Los votantes perciben que Ciudadanos se inclina a la derecha

Siendo 1 izquierda y 10 derecha, el partido de Rivera ha pasado de 5,17 puntos a comienzos de año en el barómetro del CIS a sumar 6,37 en el último sondeo

Albert Rivera vuelve de Toledo a Madrid, ayer, en su autobús electoral.
Albert Rivera vuelve de Toledo a Madrid, ayer, en su autobús electoral.Samuel Sanchez

Los electores perciben cada vez más a Ciudadanos como un partido de centro derecha. La formación era considerada por los votantes como un partido estrictamente de centro en el barómetro que el CIS publicó en enero: los encuestados le daban un 5,14 de media, siendo 1 la izquierda y 10 la derecha. Sin embargo, en el último sondeo publicado justo antes de las generales del 20-D, el partido de Albert Rivera se ha escorado hasta un 6,37. En consecuencia, creen que Ciudadanos está más cerca del PP (8,26) que del PSOE (4,40).

Más información
Rivera se queda solo con su idea sobre la violencia de género
Rivera quiere quitar el agravante penal por violencia de género
Ciudadanos, dispuesto a pactar leyes con PP, PSOE y Podemos
Rivera: “El PSOE está en ruinas”

El punto de inflexión en la valoración de los votantes llegó tras las elecciones autonómicas y municipales del 24-M, según la serie del CIS. Ciudadanos firmó entonces cuatro pactos de investidura para hacer presidentes autonómicos a candidatos del PP (Madrid, La Rioja, Castilla y León y Murcia) y uno para hacer lo mismo con el PSOE (Andalucía). La situación se reprodujo en algunas de las principales ciudades españolas, en las que el voto afirmativo o la abstención de los representantes de esta formación permitieron al PP mantener más de una decena de capitales de provincia. Eso ha sentado las bases para que, justo antes del 20-D, los electores perciban a Ciudadanos como un partido de centro derecha. Ningún otro ha experimentado una variación tan radical en los sondeos.

“Esto es parte de la batalla política”, opina José Manuel Villegas, vicesecretario general de Ciudadanos y jefe de gabinete de Albert Rivera. “A partir, sobre todo, de mayo, cuando tenemos un buen resultado a nivel nacional, nos convertimos en actores de cara a la contienda política y se empieza a decir, sobre todo por parte del PSOE, que somos de derechas”, añade. “Posiblemente pueda haber hecho algo de mella en la opinión pública”, añade. “No creo que sea tanto por conocimiento de nuestras propuestas, que se conocieron casi todas antes de la fecha de esa inflexión, sino de batalla comunicativa. Otros también juegan y nos empujan hacia ahí”, siguió. “No nos preocupa. Es mejor estar en el 5,5, en el centro puro, pero todo lo que sea estar entre el 4,5 y el 6,5 es estar en el espectro ancho del centro”, añadió.

“Estamos creando un nuevo espacio politico y no vamos a variar nuestra línea”. En aquellos acuerdos de mayo, Rivera puso condiciones para dar su apoyo (expulsar a los imputados por corrupción política, por ejemplo) y mantuvo a todos sus representantes en la oposición, sin entrar en los Gobiernos. Ahora, en plena campaña electoral, el candidato se siente “la diana” del PP y el PSOE. Pedro Sánchez es quien más presente le tiene en sus discursos. El candidato socialista acusó a Rivera de ser “la derecha” en el debate organizado por EL PAÍS. Allí arrancó una argumentación que en Ciudadanos calificaron de “juego sucio”, al considerar que no responde a la realidad de su programa. “Rivera defiende la sociedad machista que nosotros queremos combatir”, dijo Sánchez. “Vais a mantener los copagos del PP”, añadió. “Eres de derechas, tan solo de derechas”.

Ninguno de esos argumentos han influido en el barómetro del CIS, que recoge datos de noviembre. Tampoco lo ha hecho la polémica propuesta de Ciudadanos de eliminar el agravante penal cuando un hombre agrede a una mujer, igualando las penas de ambos; o su disposición a “cuestionar la funcionarización” de los profesores. Eso implica que “lo probable” es que los próximos barómetros sitúen a Ciudadanos incluso más a la derecha que ahora, según expertos consultados.

Levantar barreras

“Los rivales intentan marcarle las aristas en términos ideológicos, levantar barreras que hagan más difícil que continúe teniendo trasvase de votos”, explica Pablo Simón, doctor en Ciencias Políticas, sobre la capacidad del partido para captar votos a izquierda y derecha. “Pero una cosa es la percepción que tiene el electorado y otra dónde ubican a cada partido sus propios votantes y los potenciales”, argumenta. “Según el CIS, el PP sería de extrema derecha. Sin embargo, sus votantes le ven entre el 6 y el 7, centro derecha. Se da esa disonancia entre la posición a la que te empujan los votantes de tus rivales y donde te sitúa tu propio electorado”.

En Ciudadanos recuerdan que otros estudios les siguen situando en el centro ideológico y aseguran que detectan “un goteo de votos desde el PSOE”. Como dijo uno de los máximos responsables del partido: “Por la izquierda nos pegan, por la derecha también. El sorpasso [al PSOE] duele”.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS