Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera ofrece que el Congreso supervise la política exterior

El programa de la formación que lidera Albert Rivera incluirá la propuesta de que la Cámara pueda vetar embajadores

Albert Rivera en un desayuno informativo organizado por El Economista, este miércoles.
Albert Rivera en un desayuno informativo organizado por El Economista, este miércoles.

El programa de Ciudadanos incorporará la propuesta de reforzar el papel del Congreso como organismo supervisor y de control de la política exterior que decida el Gobierno, lo que incluirá que pueda vetar embajadores. Albert Rivera quiere dar pasos hacia un servicio de inteligencia, un Ejército y una policía de fronteras europeas, según fuentes consultadas por EL PAÍS, y arbitrar mecanismos de voto electrónico para los residentes fuera de España.

"Apostamos por una Europa fuerte, segura de sí misma, firme en sus valores de democracia y libertad, que responda a las amenazas externas sin fisuras, desde el Estado de derecho y el respeto a los derechos fundamentales, afirmando sin matices que nuestro modo de vida no se verá nunca alterado por fanáticos ni terroristas", reza el programa de política exterior, dirigido por Francisco Andrés, responsable del programa de Internacional, coordinador de la comisión de Asuntos Internacionales y candidato al Congreso por Barcelona. Estas son las principales propuestas de la formación, que aspira a construir unos Estados Unidos de Europa y que está a favor del tratado de libre comercio con EE UU, siempre que no reduzca los estándares europeos, que respete los servicios públicos y que incluya una corte judicial que vele por el cumplimiento de la legislación europea.

El papel del Congreso en la política exterior. Los autores del programa aspiran a que las elecciones del 20-D, que marcarán el ingreso de este partido y de Podemos en el Congreso, permitan generar una nueva mayoría para reformar el reglamento de la Cámara, vigente desde 1982. Ciudadanos tiene como modelo inicial la propuesta que hizo Manuel Marín cuando era presidente de la institución, en 2005, y querría que el presidente del Gobierno esté obligado a comparecer en el pleno antes y después de cada Consejo Europeo. Además, propone que la Comisión de Exteriores examine a los embajadores de los destinos más importantes. La meta es que la Cámara, según confirmó el eurodiputado Girauta, tenga poder de veto en esos nombramientos. El Congreso, que ya debe pronunciarse antes de cualquier misión de las tropas españolas, vería reforzadas sus funciones de control y supervisión de las decisiones del Ejecutivo.

Ejército, servicio de inteligencia y policía de fronteras europeas. Ciudadanos propone una política europea de fronteras que tenga un sistema centralizado de asilo para gestionar las solicitudes de los emigrantes desplazados y la distribución de refugiados entre los Estados miembros. Además, incorporaría un cuerpo de policía propio con personal de los 28 miembros de la UE. "El gran fallo de todos los atentados ha estado en la falta de intercambio de información", añade Andrés sobre la creación de un servicio de inteligencia común. La propuesta de reforma constitucional de Ciudadanos incluye un mecanismo de cesión de soberanía que facilitaría estos cambios.

Mutualizar la deuda y avanzar en la unión fiscal. Rivera quiere avanzar en la mutualización europea de parte de la deuda de los Estados miembros mediante programas supervisados por una autoridad fiscal independiente. Al principio de la legislatura ya se escucharon voces que reclamaban una mutualización de la deuda para que Portugal, España, Grecia e Italia no tuvieran que pagar unos intereses desorbitados mientras que a Alemania o Austria se los exigían más bajos. La idea consistía en que las emisiones de deuda que superaran la barrera del 60% del PIB fueran emitidas por Bruselas. Eso obligaría a los países con cuentas más saneadas a asumir riesgos.

Identificar el talento en el extranjero. Ciudadanos quiere establecer un servicio público que haga de puente entre los españoles que residen en el extranjero y oportunidades laborales. El partido crearía una plataforma que identifique, contacte y atraiga a personas cualificadas con proyectos públicos y privados, en España y fuera. Además, los dirigentes de la formación quieren acabar con el voto rogado y proponen estudiar el voto electrónico para los españoles en el extranjero. El partido también quiere desarrollar una política lingüística de Estado a través del Instituto Cervantes, y aumentar su presupuesto, pero no especifica en qué cuantía.

Más información