Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez sostiene que solo el PSOE puede traer un cambio progresista

El líder socialista incide en que España no necesita “ni a la derecha del triángulo de las Azores ni a la que quiere mandar tropas a Siria”

El secretario general del PSOE y candidato a la presidencia del Gobierno, Pedro Sánchez, este sábado en Madrid. EFE | REUTERS-LIVE!

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha hecho este sábado un llamamiento al electorado progresista previniendo de que solo su partido puede propiciar un cambio tras las elecciones del próximo 20 de diciembre. La formación que reúna más votos, afirma, tendrá más posibilidades y más legitimidad para liderar las negociaciones que conduzcan a una mayoría parlamentaria que permita formar Gobierno. Y esa es la meta que se ha fijado Sánchez: "Solo necesitamos un voto más que el partido de Rajoy para construir el cambio firme y un futuro para la mayoría de este país", ha dicho en la presentación del programa.

Las transformaciones no vendrán de la mano de Ciudadanos, al que Sánchez llama "la nueva derecha", que quiere enviar "tropas a Siria" como la "vieja derecha" que participó en el "triángulo de las Azores". Son los mensajes que ha lanzado para tratar de persuadir a votantes progresistas proclives al partido de Rivera.

Este sábado sí ha sido posible que el PSOE presentara su programa electoral para las elecciones que se celebrarán dentro de 30 días. En el Centro Cultural Conde Duque de Madrid el candidato socialista Pedro Sánchez, ha formulado las líneas maestras del programa que pondrá en marcha si gana las elecciones, después de que la pasada semana el acto de presentación se viera truncado por los atentados de París.

El acto ha sido mucho menos vistoso y numeroso que el previsto la semana pasada, pero ha servido para que, por fin, Sánchez pueda hacer la presentación oficial de su programa, expuesto hasta ahora sectorialmente y con anuncios dispersos.

Se trataba de presentar el programa pero ha traslucido la preocupación más profunda del PSOE: no ser la fuerza más votada el próximo 20-D. Programa, pero también estrategia que se ha dejado ver en apenas una frase, aunque llena de significado: "Solo necesitamos una cosa: un voto más que el partido de Mariano Rajoy".

Con esta petición, nueva durante la precampaña, Sánchez ha sintetizado la preocupación y ocupación de su partido y de sí mismo. Ninguna fuerza política obtendrá mayoría absoluta y serán necesarios acuerdos entre partidos para formar una mayoría parlamentaria. Ahora bien, quien quede el primero en la carrera llevará la voz cantante.

Este es el objetivo del PSOE, nada fácil por cuanto las encuestas dan al PP o a los socialistas la primera posición, pero con Ciudadanos pisándoles los talones. La precisión de Sánchez de que quiere sacar "un voto más" que Rajoy da cuenta de que se considerará ganador por número de votos y no por los escaños que obtenga ni los que otros puedan sumar juntos. En lógica parlamentaria, cualquier fuerza política puede intentar sumar una mayoría, pero resultará más cómodo y menos criticado que el primero lidere la negociación y sean los otros, es decir, Podemos y Ciudadanos, quienes tengan que decidir si votan la investidura de Mariano Rajoy o de Pedro Sánchez.

Este esquema sirve siempre que Ciudadanos no quede por encima del PSOE en número de votos. Desde el pasado mes de septiembre, tras las elecciones en Cataluña, el partido de Albert Rivera crece no tanto por el voto que atrae del PP, que ya es mucho, sino por el que capta del PSOE, al menos en las encuestas. Ciudadanos, por tanto, es un rival serio, cuyo impacto será menor si el PSOE logra empujarlo a la derecha en la percepción de los electores. "El cambio no va a venir de la derecha de siempre, o de la nueva derecha, o de la suma de las derechas", ha señalado este sábado Sánchez.

La reconducción de la campaña hacia el contraste de propuestas es el objetivo del PSOE. El conflicto en Cataluña por el proceso secesionista y el mazazo del terrorismo yihadista ha distorsionado por completo el avance normal de la campaña. El PSOE no ve otro camino en ambos casos que respaldar al Gobierno que preside Rajoy, y es consciente de que, en principio, el presidente es el beneficiado de esa colaboración.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >