Rajoy esgrime su bagaje frente a los “experimentos”

El líder del PP avisa en Barcelona a los secesionistas: "Cuantos más pasos den en la mala dirección, más difíciles serán las cosas"

Rajoy en el acto de presentación de los candidatos al 20-D.
Rajoy en el acto de presentación de los candidatos al 20-D. Albert Garcia

Lo que hace unos meses era una lacra, ahora es la principal baza del juego. El estigma de lo viejo y la casta, como síntomas de una política de otra era, serán los ejes renombrados con los que el PP montará su campaña. Mariano Rajoy tiene 60 años y 34 de experiencia en todos los estratos de la política local, autonómica, parlamentaria, de partido y gubernamental. No hay cargo que no haya ostentado. Esa “experiencia y bagaje” se exhibe por contraposición a las viejas recetas del PSOE y los peligrosos “experimentos” de Ciudadanos y Podemos.

Más información
El independentismo sube y la CUP se dispara en plena crisis catalana
El Gobierno corrige la oferta de Malí tras el atentado en el hotel de Bamako
Margallo avanzó que el Gobierno baraja relevar a Francia en Malí

El propio candidato presume de ello: “Vamos a decir a los españoles que aquí tienen seguridad, certidumbre y gente que va a hacer lo imposible por cuidar de lo suyo”. El candidato del PP protagonizó este sábado en Barcelona su primer acto netamente de presentación de la precampaña electoral bajo el lema: “España en serio”. No fue casual. Lo tenía previsto para exponer, el sábado de la semana pasada, el cartel de los números uno que ha compuesto su partido en todas las provincias de España, con importantes renovaciones pero también con muchos ministros y secretarios de Estado y personas con trienios de Gobierno en autonomías y Ayuntamientos. Los atentados de París obligaron a variar la fecha pero no el contenido del mensaje. El programa lo presentará al final la semana que viene en Valencia, otro feudo prioritario con muchos escaños en juego y en el que compite con el empuje de Ciudadanos.

El objetivo del PP para las elecciones del 20-D es, lógicamente, “ganar y gobernar". "No hay otro”, como admitió el propio Rajoy. Pero para lograr esa meta la estrategia a seguir consistirá sobre todo en evidenciar que el único candidato de los cuatro grandes partidos que ha tenido alguna experiencia de Gobierno es Rajoy y relacionar esa idea con que ahora, ante momentos “complejos y difíciles”, en los que se avecinan nuevos e “importantes retos” y posiblemente no solo económicos, “lo que le conviene a España” es “perseverar” y “no dar marcha atrás por el interés del país”.

“Perseverar”

Los ejes de esa voluntad de Rajoy de “perseverar”, el verbo de acción preferido del candidato del PP, son conseguir llegar al final del siguiente mandato en 2019 con 20 millones de puestos de trabajo y “poder hacer más cosas con más recaudación”. Y todo ello tras haber mantenido hasta ahora su versión light del Estado de bienestar “sin poder tirar de chequera como cuando las cosas van bien y cualquiera vale”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En esa construcción que Rajoy y su equipo de campaña se hacen de la situación electoral, el rumbo actual no se debería de cambiar el 20-D ni por un “PSOE que no es bueno para España y que supondría la vuelta al enorme error del peor pasado, del que tanto esfuerzo y sacrificio nos costó salir”, ni por los “experimentos” de Ciudadanos y Podemos.

El presidente lo argumentó así: “Los Gobiernos no se improvisan, ni los programas ni los equipos. El bagaje y la experiencia, al menos alguna de Gobierno, son buenas en cualquier faceta de la vida. Los tiempos que vivimos hacen necesario un Gobierno fuerte, con experiencia contrastada, con conocimiento de los problemas, con voluntad reformista y modernizadora, capaz de tomar decisiones que sean buenas para el interés general aunque a corto plazo no sean entendidas”.

En ese capítulo de ofrecimientos, Rajoy recalca ahora insistentemente que para la próxima legislatura “se necesita un Gobierno con grupos humanos preparados detrás y con un partido que lo respalde y que esté acostumbrado a las dificultades”, porque “España no puede volver a las andadas y si se hacen las cosas bien se puede esperar con ambición que el país sea el mejor”.

Perfil presidencial

Ese perfil más presidencial que presidencialista que el PP potenciará durante la campaña se está viendo arropado estos días por su comportamiento institucional y sus ofertas de consensos políticos a la oposición tanto sobre los atentados yihadistas como por el desafío independentista en Cataluña. Ni Rajoy ni el PP ni el PSOE ni los demás partidos tienen mucho interés real por avanzar en esos supuestos pactos de Estado antes del 20-D. Se muestran satisfechos con la imagen de estadistas que les confiere su mero enunciado.

Sobre el momento del combate contra el yihadismo radical, el presidente del Gobierno apenas aportó ayer su interés por que se produzca de manera conjunta y unidos tanto a nivel nacional como internacional.

Sobre Cataluña sí se reservó algunos avisos, aunque todos con un lenguaje moderado y prudente. Rajoy empezó por responsabilizar de todo el proceso rupturista impulsado en Cataluña en estos últimos años a los líderes nacionalistas que, “amparándose en sus sentimientos, olvidan que lo demás también tenemos sentimientos”. Y advirtió a los que catalogó como los del rumbo de colisión: “Cuantos más pasos den en la mala dirección, más difíciles serán las cosas”.

El presidente no entiende cómo el presidente catalán en funciones, Artur Mas, y sus aliados han podido asegurar en un Estado de derecho del siglo XXI que no piensan acatar y cumplir las leyes y la Constitución. Ratificó que no consentirá esa desobediencia y apuntó sobre las actuales negociaciones entre Mas, Junts pel Sí y los anticapitalistas de la CUP: “Conviene medir muy bien la elección de los amigos y los socios”.

Sobre la firma

Javier Casqueiro

Es corresponsal político de EL PAÍS, donde lleva más de 30 años especializado en este tipo de información con distintas responsabilidades. Fue corresponsal diplomático, vivió en Washington y Rabat, se encargó del área Nacional en Cuatro y CNN+. Y en la prehistoria trabajó seis años en La Voz de Galicia. Colabora en tertulias de radio y televisión.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS