Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez se confiesa más próximo al reformismo de Valls que a Corbyn

El líder socialista apuesta por una "España federal en una Europa federal"

Pedro Sánchez, en la conferencia de las Juventudes Socialistas, en Alicante
Pedro Sánchez, en la conferencia de las Juventudes Socialistas, en Alicante. EL PAÍS

La globalización, la desregulación financiera y la crisis económica han obligado a reformular el discurso de la socialdemocracia europea. En Reino Unido, Francia, Portugal, Italia o Alemania, sus dirigentes se aprestan a reconstruirlo. Por estar en campaña electoral, es el turno de Pedro Sánchez. En un encuentro con EL PAÍS el miércoles en París, el líder español se decanta por la vía moderada. Muy próxima a la sostiene el primer ministro francés, Manuel Valls, que se autodefine como “socialreformista” para rechazar el calificativo de “socialliberal”. Y alejada del nuevo jefe laborista británico, Jeremy Corbyn, porque “no ha entendido el proceso de globalización en el que estamos”. Sánchez apuesta por la socialdemocracia clásica, aunque con matices. Quiere atar más corto a las finanzas y al oligopolio energético. Y cree que la solución es Europa: “una España federal en una Europa federal”.

La actual crisis y el consiguiente aumento de las desigualdades han puesto de relieve que las clásicas recetas de la izquierda –subidas de impuestos o mayor gasto social- no son suficientes para lograr ese tradicional objetivo socialista de redistribuir la riqueza. Sánchez lo asume. “La izquierda ya no debe hablar solo de redistribuir la riqueza, sino también de crecimiento” y, por tanto, de competitividad y productividad. Es el denominador común de las izquierdas moderadas europeas, que coinciden en el diagnóstico de lo que ocurre, pero no en las soluciones.

A la hora del diagnóstico, Sánchez achaca la culpa de la crisis a “una ideología neoconservadora” que desreguló las finanzas que hoy dominan el mundo. Y al hablar de recetas, apunta una: ese sector financiero globalizado “necesita del control de las instituciones públicas”.

- Si mañana asistiera como presidente español a una cumbre europea, ¿presionaría a favor de una mayor regulación financiera?

- Sí, por supuesto. De hecho, lo haremos en España con sectores que tienen tendencia, si no al monopolio, al menos al oligopolio.

- ¿Cómo lo harán?

- En campaña presentaremos un paquete de medidas en defensa del consumidor frente a monopolios y oligopolios. Recuperaremos el debilitado poder regulatorio. Hoy existe una Comisión Nacional del Mercado de la Competencia que no regula absolutamente nada. Tenemos que ir a organismos reguladores sectoriales.

- ¿Bajaría así el precio de la luz o las telecomunicaciones?

- Sí. La competencia hará bajar esos precios.

“La respuesta de Tsipras ha sido antigua, nacional, cuando la crisis necesitaba respuestas europeas”

Elude toda responsabilidad del socialismo en el hecho de que las finanzas sean ahora capaces de imponerse a Gobiernos, aunque al menos admite que la crisis también se produjo “por la ausencia de la izquierda, de políticas de izquierdas”. Y prefiere minimizar las críticas sobre la escasa diferencia que en política económica aplican Gobiernos socialistas o conservadores. Argumenta que los Estados-nación han perdido mucha soberanía en favor de instituciones supranacionales como la UE y que es en ese marco en el que él actuará. No como el presidente Mariano Rajoy, dice, que “ni está, ni se le espera en los grandes debates europeos, por lo que no se le echará de menos cuando se vaya”.

En la UE Sánchez apoyará la implantación del impuesto sobre transacciones financieras internacionales diseñado por 11 países europeos. Opina que debiera recaudarse a nivel europeo, no a escala nacional, como se prevé. Y alaba ese renqueante proyecto de unión social europea que, según él, debe incluir “protecciones similares a los desempleados”, como un salario mínimo armonizado según los sueldos o el paro de cada país y un seguro de desempleo parecido en toda Europa. “Hay que hablar más de Estado de bienestar y menos de déficit”.

Vestido con un elegante traje azul y camisa blanca, Sánchez y su asesor en política exterior, el diplomático José Manuel Albares, no dejan de mirar el reloj porque quieren llegar con tiempo a su cita con Valls, previa a otra con el presidente François Hollande. Mientras come con rapidez un plato de comida preparada, el secretario general del PSOE solo levanta un poco más el tono al insistirle en qué medidas concretas económicas diferentes aplicará si llega a la Moncloa.

- Las soluciones las conocemos todos, afirma.

- ¿Cuáles son?

- La mayor integración europea, una intervención mayor, diferente, del Estado… La izquierda no debe ser enemiga de palabras como la competitividad, la productividad, la formación de capital humano, de capital tecnológico, de innovación. El gran desafío de la izquierda es articular propuestas creíbles de crecimiento. El socialismo representa hoy reformismo y futuro. Las políticas reformistas son hoy más necesarias que nunca.

La partitura se parece a la música de Valls, el dirigente que ahora intenta modernizar el anquilosado socialismo francés entre las críticas de los más duros del partido. Otros líderes de la izquierda europea exponen recetas más radicales. Jeremy Corbyn, el nuevo dirigente laborista británico, apuesta por nacionalizar sectores energéticos. Más a la izquierda, el griego Alexis Tsipras echó un pulso frontal a la UE, aunque le salió mal.

Sánchez huye de esas fórmulas. “La respuesta de Tsipras ha sido antigua, nacional, cuando la crisis necesitaba respuestas europeas”. “Cuando la izquierda más radical apuesta por la nacionalización de empresas energéticas, veo que no han entendido el proceso de globalización en el que estamos”.

Pero es en la casa común europea en la que el líder español ve más soluciones a los problemas más graves, tanto domésticos como globales. Y para los que él considera los cuatro grandes desafíos actuales: desigualdad, mundialización, cambio climático y migración.

- ¿Apuesta por una Europa federal?

- Sí. Presentaremos una propuesta de reforma constitucional europeísta. Constará el compromiso de España a favor de una Europa social. Una arquitectura constitucional acorde con la construcción europea. Y que, en consecuencia, esa España federal mire hacia la Europa federal que se está construyendo.

- Una España federal en una Europa federal.

- Exactamente.

Más información