Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Margallo revienta la campaña silente de Albiol el primer día

La idea del ministro de Exteriores sobre la Constitución y el IRPF trastoca el plan de evitar desembarcos polémicos del PP nacional

El ministro de Exteriores, García-Margallo (derecha), junto al candidato del PP a la Generalitat, García Albiol este viernes.
El ministro de Exteriores, García-Margallo (derecha), junto al candidato del PP a la Generalitat, García Albiol este viernes. EFE

El pasado lunes la actual presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, acudió a la sede central del partido en Madrid para exponer a la cúpula popular el diseño pensado en Cataluña para la campaña especial del nuevo candidato Xabier García Albiol. Hizo toda una larga exposición y salió convencida de que había logrado su objetivo: "Habrá un solo discurso que se emitirá desde Cataluña, no llegarán ministros o dirigentes de Madrid para causar ruido o polémicas y, todo, se ha pensado para centrar el foco sobre el candidato". El plan duró tres días. El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, lo reventó el jueves con su conferencia en Barcelona en la que reflexionó en vísperas de la Diada 2015 "a título personal e individual" sobre cómo facilitar un mejor encaje de Cataluña en la Constitución y otro IRPF. El PP y el Gobierno le desautorizaron rápidamente, pero el mal estaba ya hecho.

El propio García Albiol estaba en la conferencia junto a Margallo y no apreció, en un primer momento, el tamaño del destrozo. Escuchó atento los 50 minutos de disertaciones orales y sin leer ningún folio del ministro sobre uno de los debates que más le apasiona y sobre los que no es precisamente un novato.

Reacción inusitada

Margallo lleva 40 años pendiente de la relación especial entre Cataluña y España. Ha leído y escrito mucho del tema. Tampoco es la primera vez que sostiene que habría que construir un papel diferente para esa autonomía e incluso con otro sistema de financiación. Ya lo dijo antes de la Diada 2014. Pero este verano, en una entrevista en EL PAÍS, defendió que "ese momento ya pasó" por la deriva de los partidarios de la independencia.

En el PP y en La Moncloa, en el entorno del catalán Jorge Moragas, el director de la campaña de Rajoy, esa inoportunidad fue lo que sentó peor de las ideas ya conocidas de Margallo. Y la reacción fue inusitada.

El PP aprovechó para subrayar que no incluirá ninguna propuesta de reforma de la Constitución en su programa electoral y para matizar que si en la siguiente legislatura se estudia algún cambio sugerido por otro partido será con carácter muy puntual. Los populares lamentan así que Margallo alimente justo ahora las esperanzas de los que propugnan la ruptura de España "en plena campaña electoral" de Artur Mas y sus socios. Fue el mensaje que reiteró incluso la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros, en el que estuvo Margallo.

El desmarque del ministro trastocó uno de los ejes principales de la campaña de García Albiol. El candidato del PP, por ejemplo, apenas aparecerá en actos con ministros del Gobierno central, pese a que alguno, especialmente la vicepresidenta, sí tiene actividades programadas, pero estará con otros dirigentes, como Alicia Sánchez Camacho, o con el ministro del Interior, el catalán Jorge Fernández.

"Todo el partido se ha ofrecido para colaborar y lo aceptamos bien, pero sin desembarcos de Madrid y sin distorsionar lo importante, que es que el mensaje nítido y claro debe emitirlo solo el candidato", revela un responsable del PP catalán cercano a Albiol.

El respaldo de los barones

El PP quiere que se observe bien claro el apoyo del partido en toda España a su candidato catalán, pero sin estridencias. Xavier García Albiol sí coincidirá cinco veces con el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, para empezar ya en campaña mañana en Lleida. Antes le tocará el turno a todos los presidentes autonómicos actuales y al de la ciudad autónoma de Melilla. Los cinco presidentes regionales del PP han sido citados esta mañana en el Museo de la Historia. Fuentes populares habían contemplado la hipótesis de que solo acudieran los presidentes de Madrid, Cristina Cifuentes, y de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, los preferidos por Albiol. Al final llegarán todos, también el de Murcia, Pedro Antonio Sánchez; el de La Rioja, José Ignacio Ceniceros, y el de Castilla y León, Juan Vicente Herrera.