Ximo Puig se ofrece a Artur Mas para reconducir el proceso catalán

Los dos presidentes aprovechan sus vacaciones en Menorca para mantener una entrevista informal

El presidente valenciano, el socialista Ximo Puig.
El presidente valenciano, el socialista Ximo Puig.JOSÉ JORDÁN

El presidente valenciano, el socialista Ximo Puig, y el presidente catalán, Artur Mas, mantuvieron ayer sábado un encuentro informal en Mahón (Menorca), donde ambos pasan unos días de vacaciones, para hablar del proceso independentista abierto en Cataluña.

Puig, según fuentes conocedoras del encuentro, se ofreció al presidente Mas para estudiar “cómo puede encajar Cataluña en una posible reforma de la Constitución, independientemente de lo que pase el próximo 27 de septiembre”, tras las elecciones autonómicas catalanas.

Para el presidente valenciano, “la independencia no es una opción y es necesario trasladar en España la importancia de que Cataluña se quede”. Fuentes próximas a Puig indicaron que la Comunidad Valenciana, que mantiene una especial relación económica y cultural con Cataluña puede contribuir a buscar una fórmula de consenso que permita reconducir el proceso independentista.

Durante la conversación, que se produjo en un ambiente relajado, Mas trasladó al presidente de la Generalitat valenciana la falta de respuesta por parte del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a las peticiones de Cataluña. El inmovilismo del Ejecutivo central habría impulsado la deriva independentista del líder de Convergència, tal y como ha afirmado Artur Mas en distintas ocasiones.

Para el presidente valenciano, las elecciones generales pueden abrir un nuevo escenario que permita un mayor diálogo. El pasado viernes Puig participó en las tertulias de verano del Ayuntamiento de Es Mercadal. Allí, acompañado por la presidenta de las Illes Balears, la también socialista Francina Armengol, Puig defendió la necesidad de abordar una reforma constitucional "hablada y consensuada entre todos y partiendo de posiciones abiertas".

Puig explicó que "el modelo que propone el PP es del una España imposible porque no se puede llevar a cabo una política de no cambiar nada\ consideró necesario que "se reconozca la singularidad y la igualdad de sus ciudadanos porque si no estaremos hablando de una España fracasada".

"Es absurdo mantenerse de espaldas a la realidad, sin comunicación y sin sumar esfuerzos con Cataluña", dijo el presidente de la Generalitat valenciana, que dejó claro que no avalará ningún proyecto de países catalanes.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS