¿Llega la hora del vehículo conectado?

El sector español dedicado a la Seguridad Vial, en plena operación salida, considera estos avances tecnológicos una oportunidad para lograr "cero muertos" en accidentes

Un coche 'inteligente, en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2014.
Un coche 'inteligente, en el Salón del Automóvil de Ginebra de 2014.Bloomberg

El vehículo conectado centra desde hace meses la atención del sector español del automóvil. El desarrollo de las conexiones a internet ha abierto en la industria una línea de investigación que, paralelamente, se ha traducido en nuevos debates sobre Seguridad Vial. Los avances de las tecnologías online presentan oportunidades, pero también problemas. Los coches autotripulados, por ejemplo, son ya una realidad: pero también sus accidentes. Esta dicotomía se abordó la pasada semana en un foro celebrado en Madrid con casi medio centenar de expertos. En esa cita, precisamente, se apuntó que la incorporación de estas innovaciones permitirá avanzar "en un futuro próximo" hacia el objetivo de cero muertos en accidente.

Más información
El futuro 'online' del automóvil
Los coches que sufran un accidente llamarán al 112 de forma automática
De las películas al automóvil

Esta discusión adquiere más protagonismo en plena Operación Salida de Verano. Tráfico considera que este viernes arranca el segundo fin de semana crítico de la temporada estival. La DGT calcula que se registrarán más de 43,2 millones de desplazamientos de largo recorrido en agosto. Sumados a los casi 39 millones de julio, supondrán un aumento de la movilidad cercano al 4%. Una subida que llega a un país con un parque móvil "obsoleto", en palabras de la institución, y con una caída de las inversiones en las carreteras. 220 personas perdieron la vida en accidente en ambos meses de 2014. Esta cifra, según confían las instituciones, podrá reducirse en los próximos años gracias a tecnologías de conectividad. "Hay más oportunidades que riesgos", sentenció Jaime Moreno, subdirector de Gestión de la Movilidad de la DGT, en el encuentro de la pasada semana. Estos son tres de los avances que se esperan:

El 'ecall' obligatorio. La conectividad obligatoria ya tiene fecha de entrada en España. El Parlamento de Estrasburgo aprobó en abril que todos los nuevos vehículos que circulen por las carreteras europeas a partir del 31 de marzo de 2018 deberán incorporar el eCall. Este dispositivo avisa automáticamente, sin intervención del conductor, al 112 en caso de accidente. Y transmite datos como la posición y la hora exacta, el número de pasajeros que iban a bordo y el tipo de combustible usado. Según recalca la DGT, todo ello permitirá una respuesta más rápida de los servicios de emergencias.

Un dispositivo avisará automáticamente al 112 en caso de accidente

Pero también, como se debatió en el Hemiciclo comunitario, abre la puerta al rastreo continuo del vehículo. "No pretendemos que este sistema se convierta en un Gran Hermano. Solo lo usaremos en positivo", añadió Moreno en el encuentro de expertos, titulado Tecnología e innovación en la Seguridad Vial y organizado por la Fundación Pons.

Coches autotripulados. La convivencia de este tipo de vehículos es la meta de un desarrollo tecnológico que tiene muchas fases intermedias. Eso sí, para alcanzar el objetivo, la conexión a Internet es una primera condición imprescindible. Los vehículos deben poder acceder a mapas virtuales que traduzcan a la práctica las rutas elegidas. Pero la aplicación de sus funciones de forma progresiva, según apunta el sector, permitirá disminuir los riesgos inherentes a la conducción humana —como las distracciones—-. "Cada 10 kilómetros, cometemos de media tres errores", señala la Fundación Pons. Pero también implica sus riesgos: dos hackers han logrado este mes controlar a distancia, por primera vez, un automóvil.

Hablar entre vehículos. Todas las grandes marcas llevan años desarrollando la tecnología conocida como V2V (Vehicle to vehicle). Este sistema permite a los coches comunicarse entre sí. De hecho, un informe del Groupe Speciale Mobile Association (GSMA) y de la consultora SBD señala que en 2025 todos los automóviles nuevos estarán conectados a la red. Ese futuro posibilita la opción de que puedan transmitirse información sensible en materia de seguridad vial: por ejemplo, si un vehículo frena bruscamente, puede comunicárselo al que le sigue. Pero estos avances, que se desarrollan de forma paralela a los coches autotripulados, también plantean otros debates: incluso éticos. "¿Debería un vehículo autónomo sacrificar a su ocupante con un giro brusco que lo haga caer por un precipicio para evitar matar a los niños que llenan un autobús escolar?", se preguntaba Bloomberg.

Sobre la firma

J. Jiménez Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS