Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Feijóo implora al Apóstol por la unidad de España para “seguir juntos”

Miles de personas piden en Santiago una lista unitaria nacionalista para las generales

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha implorado este sábado en la tradicional ofrenda al Apóstol Santiago, que se celebra cada 25 de julio desde 1643, por la unidad de España, y ha recordado que "juntos queremos seguir para no perder una identidad secular y afrontar mejor las dificultades".

Ha apelado al rey Felipe VI, quien lo ha nombrado delegado regio en esta ceremonia, como garante de la España de los pueblos, de las lenguas, de las autonomías y de la democracia constitucional y, ante el desafío catalán, ha apuntado que el reto presente es que "la realidad viva se mantenga plural", como "punto de encuentro de los pueblos que la componen".

Uno de ellos, la Galicia generosa, tolerante y abierta, tres características que permiten a esta comunidad autónoma "estar en el mundo y que el mundo esté en ella", ha proseguido Núñez Feijóo, y ha apuntado que España es "una peregrina que ha recorrido en los últimos años la etapa más espléndida de su paso por la historia, aquella en la que los españoles empezamos a caminar juntos, a hacer cosas juntos y a tomar el timón de nuestro destino".

En esa trayectoria, ha dicho, el rey Juan Carlos supo interpretar el latir de un país y su hijo don Felipe encarnar una tradición que se ha adaptado a los nuevos tiempos y que responde a la monarquía constitucional votada por el pueblo en 1978.

El máximo mandatario autonómico ha deseado este sábado que todos estos valores no dejen nunca de estar vigentes, que se mantengan "en pie", y ha dicho que Europa surge precisamente de la ilusión y no de la exclusión, que acepta a los diferentes, y también que se diluyen las fronteras, "haciendo posible la suma de identidades, logrando que las lenguas unan en lugar de dividir".

Manifestación

Mientras, respondiendo a la convocatoria de unidad realizada por un grupo de intelectuales y artistas encabezados por el escritor Suso de Toro, con la vista puesta en una candidatura de unidad para las elecciones generales, decenas de miles de personas han levantado su voz en la Plaza da Quintana de Santiago para reclamar, en el Día da Patria Galega, su identidad y el derecho a decidir.

La más multitudinaria de las manifestaciones celebradas hasta el momento para conmemorar el día grande de Galicia se ha convertido también en la primera con ausencia de banderas partidistas que se recuerda. Las organizaciones políticas cedieron el protagonismo a los ciudadanos y estos desbordaron las expectativas. Cuando finalizaba el acto festivo, tras varias actuaciones musicales en la carpa instalada en una Quintana a rebosar, la cola de la manifestación recorría aun las calles adyacentes.

No han ondeado las banderas de los partidos políticos pero una multitud de banderas de Galicia (junto a la nacionalista, algunos ejemplares de la estatutaria) han agitado el aire festivo. También había un puñado de banderas de Cataluña, Euskadi y alguna griega. Mientras la multitud, en su mayor parte procedente de las distintas organizaciones en que se descompuso el BNG en 2012 y, a las que se sumaron IU y grupos independentistas, han clamado por un poder popular gallego.

La marcha ha reunido al portavoz nacional del BNG, Xavier Vence; al líder de Anova, Xosé Manuel Beiras; a la coordinadora de Esquerda Unida, Yolanda Díaz; y al secretario generalde Compromiso por Galicia, Xoán Bascuas. No han acudido los líderes de las mareas.

Pero la presencia de todos estos representantes no garantiza de momento la candidatura de confluencia a la que aspiran los organizadores. Mientras Vence ha insistido en el llamamiento a la lista de unidad nacionalista, Beiras y Díaz –unidos en ANOVA en el Parlamento gallego-- han dejado claro su deseo de que Galicia esté presente en el Congreso de los diputados "como nación, no como grupo nacionalista".

La primera renuncia de un alcalde

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha proclamado que él "nunca renunciaría" a representar a Galicia en su día y "mucho menos a poder hacerlo en uno de sus símbolos más indiscutibles: la Catedral de Europa, la Catedral de Santiago de Compostela" y ha apelado a "combinar el cambio con la tradición" porque, en caso contrario, es un cambio "condenado a cometer los errores del pasado".

En su ofrenda ante el Apóstol Santiago como delegado regio, un papel que tuvo que asumir en esta ocasión por la negativa del alcalde compostelano, Martiño Noriega, el presidente gallego ha advertido de que "Santiago no sería Santiago sin Santiago". Además, ha subrayado que "esa fantástica historia inacabada de identificación entre un pueblo y uno de sus valedores más destacados ha de ser recordada y festejada".

"El poder que las leyes confieren, siempre estará incompleto si no va acompañado de la autoridad que procede de la ética pública y privada", aseveró Feijóo, quien también reivindicó la figura de don Juan Carlos de Borbón, como Rey que "supo interpretar el latir de su país", mientras que de Felipe VI destacó que ostenta "una tradición que se adecúa a los nuevo tiempos".

Feijóo, que también tuvo palabras de recuerdo para las 79 personas fallecidas hace dos años en el accidente de Angrois, ya ejerció como delegado regio en el año 2009, cuando había ganado, meses antes, las elecciones autonómicas. Además, también había sido designado por El Rey en el año 2013, pero la tragedia del siniestro ferroviario anuló esta celebración.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información