Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renovación desde el centro liberal

El PP reivindica una política de centro liberal y reformista, anclada en el pensamiento de la libertad y el pensamiento socialcristiano

Políticas sociales y creación de empleo, continuación de las reformas estructurales, el futuro federal de Europa, una España basada en el crecimiento económico y en la generación de riqueza a través de la iniciativa privada, pero también en la lucha contra la brecha de las desigualdades y contra la exclusión social y la pobreza. Esos son los grandes temas de la Conferencia Política del PP y de su futuro programa electoral. El Partido Popular reivindica una política de centro liberal y reformista, anclada en los dos grandes veneros de los que procede su ideología y sus políticas: el pensamiento de la libertad que otorga a la iniciativa de las individuos, de las empresas y de la sociedad civil la prevalencia sobre la planificación o el dirigismo estatal, y el pensamiento socialcristiano, que a través de las políticas sociales actúa sobre los desequilibrios del mercado.

Junto a estas dos grandes líneas, otra serie de cuestiones constituyen el núcleo de la reflexión popular sobre el futuro de España y de Europa: la regeneración democrática, la I+D+i y la educación y la cultura. Se trata no solamente de reivindicar los logros conseguidos durante esta legislatura en el terreno económico —crecimiento, auge de las exportaciones y del turismo, reducción del déficit—, en el del empleo —un millón de nuevos puestos de trabajo en el periodo 2014/2015—, o en el de la modernización de las Administraciones públicas —Programa CORA, entre otras medidas—, sino también, desde la autocrítica constructiva, señalar áreas de acción para la próxima legislatura en las políticas sociales y en la atención a las nuevas reivindicaciones y legítimas solicitudes de los ciudadanos a sus Gobiernos, Administraciones y dirigentes políticos.

Es obvio que los ciudadanos hoy en España reclaman una política más abierta y transparente, unos políticos más íntegros y una mayor participación y control ciudadano de las políticas públicas. El proceso de regeneración y renovación de ideas y modos de actuar que espera una parte importante de los españoles no es en absoluto exclusivo de nuevas formaciones políticas; como han demostrado a lo largo de la historia los grandes partidos políticos en Europa, en muchas ocasiones de tradición centenaria, la regeneración es posible desde dentro. Y como ha resultado patente a lo largo de los años es justamente la sabia combinación de experiencia de gobierno, eficacia en la gestión y resultados contrastados, junto con la capacidad de renovar personas e ideas, lo que a medio y largo plazo abona la estabilidad, la prosperidad y el desarrollo económico y social de un país.

El proceso de regeneración y renovación de ideas no es en absoluto exclusivo de nuevas formaciones políticas

En los últimos años, los partidos de centro derecha en el mundo han llevado a cabo una revisión de su ideario y propuestas en la perspectiva de los nuevos desafíos globales. La gran cuestión para nuestro país sigue siendo cómo garantizar nuestro Estado del bienestar —la sanidad y la educación, las pensiones, la ayuda a las familias y a los sectores excluidos o más vulnerables— frente a una cada vez más intensa competencia global, en donde los aumentos de productividad a través de la permanente incorporación de valor añadido, la mejora continuada de la educación y la creación de empleo en los sectores más competitivos y de futuro son retos que compartimos con muchos otros países del mundo que avanzan grandes pasos.

España se encuentra en una encrucijada particularmente relevante de su historia. Debe hacer frente a graves amenazas exteriores, como el terrorismo yihadista y la inestabilidad en el Norte de África, a desafíos como la inmigración o el desequilibrio demográfico, y a las graves tensiones internas que cuestionan la estabilidad institucional y reclaman a la vez soluciones imaginativas e integradoras. Estos últimos años han hecho patente de nuevo la fortaleza de la sociedad española a la hora de afrontar la gravísima crisis económica; somos capaces, sin enfrentamientos estériles, con los instrumentos democráticos del diálogo, la negociación y la participación, de solucionar también en los próximos años las tensiones sociales y políticas que atravesamos. Un renovado Partido Popular de gran espectro social, que apuesta fuertemente por Europa, por el desarrollo de la Unión Económica, de la Política Exterior Común, de su mercado interior y sus políticas comunes en energía, en telecomunicaciones, en justicia e interior, apela a sus votantes, pero también a todos aquellos ciudadanos que deben decidir sobre un futuro estable y de desarrollo para nuestro país.

 José María Beneyto, catedrático de Derecho y Coordinador de Estudios y Programas del PP

Más información