UPyD elige al sucesor de Rosa Díez para gestionar la crisis del partido

El partido, que ha perdido 2.500 afiliados en el último año, elige al líder que gestionará su crisis en el Congreso Extraordinario de este sábado

Andrés Herzog, Julián Domínguez, José Antonio Rueda e Irene Lozano, los cuatro candidatos a dirigir UPyD.
Andrés Herzog, Julián Domínguez, José Antonio Rueda e Irene Lozano, los cuatro candidatos a dirigir UPyD. Sergio Barrenechea (EFE)

La supervivencia de UPyD se decide este sábado. La formación que abrió la primera brecha en el muro del bipartidismo celebra un Congreso Extraordinario para decidir quién encabeza la dirección que sustituya al equipo de Rosa Díez, fundadora del partido y líder de su grupo de cinco diputados en el Congreso, que a los 63 años da un paso a un lado desgastada por una crisis que ya dura meses. Hoy, en la sala de columnas del Círculo de bellas artes (Madrid), los 4.028 afiliados llamados a votar decidirán entre cuatro candidatos, sus propuestas para reactivar la vida interna de la formación, y una idea fuerza: si el futuro de UPyD pasa por la autonomía absoluta o por la posibilidad de alcanzar pactos electorales puntuales con Ciudadanos.

Más información
Los candidatos de UPyD se dividen frente al pacto con Ciudadanos
IU y UPyD son las principales víctimas del cambio político
UPyD despide a 40 de sus 53 empleados
Una fundación ofrece a UPyD pagar sus pleitos contra la corrupción
Herzog aspira a dirigir UPyD frente a Irene Lozano y Toni Cantó
Toni Cantó se suma a la candidatura de Irene Lozano para presidir UPyD

Andrés Herzog, Irene Lozano, Julián Manuel Domínguez y José Antonio Rueda son los número uno de cada una de las cuatro listas que optan a la dirección. El primero, actual portavoz adjunto de UPyD, líder de Unidos y abogado de la formación en el caso Bankia, ha sido apoyado por Díez o Álvaro Pombo, que le señalan como garante de las esencias del partido. La segunda, enfrascada en una dura batalla con la actual dirección, cuenta en su lista con Toni Cantó, exdiputado y excandidato del partido a la presidencia de la Generalitat de Valencia, y pide cambiar las formas del partido manteniendo el fondo.

"La inmensa mayoría de afiliados está por mantener el proyecto y los principios, que no son incompatibles con hacer muchos cambios", ha argumentado este sábado Herzog, justo antes del inicio del Congreso. "Animo a los afiliados a que llenen las urnas de cambio y de futuro", ha dicho Lozano.

Los dos favoritos coinciden en la necesidad de acercar a UPyD a sus afiliados; en el objetivo de acabar con el hiperliderazgo para compartir las portavocías; y en el deseo de reactivar un proyecto que corre el riesgo de ser intrascendente, tras quedarse fuera de los 14 Parlamentos autonómicos que se han puesto en juego en 2015. Un aspecto fundamental les separa: mientras que Herzog da por cerrada la puerta del diálogo con Ciudadanos ("Si me hubiera gustado Podemos, o Ciudadanos, habría ido allí"), Lozano la abriría si así se lo piden las bases ("No hay que tener miedo a pactar con la sociedad y con otras formaciones políticas").

Díez: "No vengo a despedirme"

J. J. M.

Rosa Díez no se presenta a ningún cargo en el Congreso Extraordinario de UPyD, el partido que fundó, lo que significa su adiós a la política activa. La todavía portavoz, sin embargo, ha negado que vaya a dar un paso a un lado.

"No vengo a despedirme", ha dicho la política vasca en el Círculo de Bellas Artes. "Seguiré en primera línea. Eso no es estar en un cargo, es estar en primera línea de compromiso", ha seguido. "UPyD seguirá siendo un instrumento útil para los ciudadanos. Siento orgullo por lo que somos y por lo que hemos hecho"

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Quien venza tendrá que gestionar una crisis. En el último año, el partido ha perdido casi 2.500 afiliados, según las cifras que proporciona UPyD, que, sin embargo, no da datos de expulsiones (casi 60 entre 2007 y 2013). La formación solo tendría menos de 400 afiliados más que tras su fundación, y jamás habría llegado a los 7.000, si se identifica el censo electoral con el número de afiliados (en realidad hay un desvío de varias decenas, correspondiente a los afiliados que no podrán votar por no estar al corriente del pago de cuotas). El trasvase a Ciudadanos, que presume de 25.000 afiliados, ha sido continuo. Es un síntoma de los problemas del partido de Díez, pero no el único: ha tenido que organizar seis gestoras, han dimitido dos de sus cinco diputados, han sido expulsados dos de los cuatro eurodiputados y un diputado autonómico... la sangría ha sido constante.

A eso se enfrenta al ganador. A impedir que Ciudadanos fagocite el proyecto que puso la corrupción, la regeneración democrática o el fin del bipartidismo en el centro del debate político español.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS