La fiscalía recurrirá el archivo de la causa de los chistes de Zapata

El ministerio público entiende que el concejal madrileño de Podemos debe declarar como imputado por humillar a las víctimas

Guillermo Zapata, concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid
Guillermo Zapata, concejal de Cultura del Ayuntamiento de MadridClaudio Alvarez (EL PAÍS)

La Fiscalía de la Audiencia Nacional recurrirá la decisión del juez Santiago Pedraz de archivar la investigación sobre los chistes en Twitter del concejal de Madrid Guillermo Zapata, de Podemos, sobre la víctima de ETA Irene Villa y sobre el Holocausto. Fuentes del ministerio público consideran que la causa no se puede cerrar sin tomar declaración judicial a Zapata para que explique si cuando escribió sus tuits en 2011 tenía intención de humillar a las víctimas del terrorismo.

Más información
La Audiencia archiva el caso de los tuits ofensivos de Zapata
Zapata se queda sin ser portavoz de la comisión de Cultura
Antes de tuitear, llama a tu abogado
Irene Villa: “Ni me molestan ni me molestarán los chistes sobre mí”

En 2011, Zapata escribió en la red social un tuit que decía: “Han tenido que cerrar el cementerio de las niñas de Alcáser para que no vaya Irene Villa por repuestos”. La Fiscalía considera que en esa expresión, que Zapata –y el juez Pedraz- consideran una muestra de “humor negro” se da el “elemento objetivo” del delito de humillación a las víctimas del terrorismo. Este delito, tipificado en el artículo 578 del Código Penal, castiga con una pena de hasta dos años de cárcel “la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares”.

Tras abrirse la causa, Irene Villa mandó una carta a la Audiencia Nacional en la que pedía no acudir a declarar como testigo y afirmaba que no se sentía humillada por las palabras de Zapata en Twitter. Esta misiva fue determinante para que el juez Pedraz archivara la investigación. La fiscalía considera que pese a esta comunicación de Irene Villa, que perdió ambas piernas en un atentado de ETA en 1991, el delito sigue encajando en el delito de humillación a las víctimas, que protege a estas como colectivo y no solo individualmente. Las fuentes de la fiscalía recuerdan que el delito de humillación es perseguible de oficio y que el tuit ha provocado la indignación de asociaciones de víctimas como Dignidad y Justicia, por lo que el “elemento objetivo” del delito se produce.

El ministerio público considera que Zapata debe declarar como imputado para descartar el llamado “elemento subjetivo” del delito, es decir, la intención del edil de humillar a las víctimas con su tuit de 2011. Fuentes fiscales afirman que solo una vez prestada la declaración se puede considerar la posibilidad de archivar la causa.

La fiscalía recurrirá el archivo directamente ante la Sala de lo Penal de la Audiencia. Fuentes jurídicas informan de que la causa recaerá en la Sección Segunda, presidida por Concepción Espejel, magistrada de marcado carácter conservador.

Sobre la firma

Fernando J. Pérez

Es redactor y editor en la sección de España, con especialización en tribunales. Desde 2006 trabaja en EL PAÍS, primero en la delegación de Málaga y, desde 2013, en la redacción central. Es licenciado en Traducción y en Comunicación Audiovisual, y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS