Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investidura de Barkos se retrasa

El modelo de Gobierno atasca las negociaciones entre Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e IE

La candidata a presidir el Gobierno de Navarra, Uxue Barkos (d). Ampliar foto
La candidata a presidir el Gobierno de Navarra, Uxue Barkos (d). EFE

El calendario se ha convertido en el primer obstáculo que ha encontrado la que será previsiblemente nueva presidenta navarra, Uxue Barkos (Geroa Bai). Su investidura tendrá que esperar a la segunda quincena del mes de julio, pese a la insistencia tanto de su partido como de EH Bildu de cerrar el relevo de Yolanda Barcina antes de que comiencen, el 6 de julio, las fiestas de San Fermín, que paralizan la vida de la capital hasta el 14 de julio.

Los cuatro partidos que suman mayoría absoluta en el Parlamento navarro, Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e IE, se han reunido este viernes para tratar de cerrar un documento de programa de gobierno tras una semana de negociación en comisiones sectoriales. Pese a haber un consenso en las líneas clave de ese programa, Podemos e IE ven difícil estar en condiciones para apoyar la investidura de Barkos todavía.

La Mesa del Parlamento ha decidido este viernes prorrogar en 10 días más el plazo para que la presidenta de la Cámara, Ainhoa Aznárez (Podemos), realice la ronda de contactos con los partidos para proponer una candidatura y someterse al debate de investidura. Dado que las fechas de San Fermín son inhábiles para el Legislativo foral, Aznárez tendrá hasta el 23 de julio para realizar su propuesta y así dar tiempo a los cuatro partidos que apuestan por relevar a UPN para cerrar sus acuerdos. Por ello, es difícil que Uxue Barkos entre en el Palacio de Navarra, sede del Eejecutivo, antes del final de julio.

En la negociación programática, los principales escollos están en la política lingüística, en la que EH Bildu y Podemos quieren avanzar en la oficialidad del euskera en toda la comunidad y en la financiación de la educación concertada. Sin embargo, el principal escollo, que aún no se ha comenzado a negociar en las mesas oficiales, es el formato que tendrá el futuro Gobierno de Barkos. EH Bildu insiste en un gobierno de coalición con consejeros nombrados según las cuotas de partidos, e incluso reclamando dos vicepresidencias de carácter político. Sin embargo, la candidata Barkos defiende un ejecutivo de carácter más técnico, “dada la negativa experiencia de los últimos gobiernos multipartitos en distintas comunidades”, ha señalado en una entrevista en Onda Cero.

Barkos considera que el Parlamento debe ser el escenario para el debate entre los partidos y para el control del Ejecutivo y por ello insiste en que no se pondrá "al frente de un Gobierno multipartito" porque el nuevo Ejecutivo debe ser "sólido y firme para navegar los próximos cuatro años". Por su parte, Podemos e IE insisten en la importancia de cerrar el acuerdo de programa y no tienen claro si formarían parte del Gobierno o se limitarían a apoyar la investidura y trabajar desde fuera.

Podemos realizará una asamblea este fin de semana, mientras que IE se encuentra dividida entre las dos opciones. El portavoz de IE, José Miguel Nuin, señalaba que su formación, con dos escaños, respaldará seguramente a Barkos, pero el acuerdo "requiere su tiempo" porque aún no se ha producido el debate sobre el formato del Ejecutivo y luego es necesario el refrendo de los órganos de cada partido, algo que es complicado de hacer en tres días.