Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy se pone a la cabeza de la ofensiva del PP contra Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno descalifica al PSOE por pactar con Podemos

Mariano Rajoy este martes en el Senado.

Mariano Rajoy ha asumido el mando de la ofensiva del PP contra Pedro Sánchez y no parece dispuesto a dejar pasar ninguna ocasión en la que arremeter con dureza contra el líder del PSOE. El presidente del Gobierno lo ha hecho este martes en el Senado para asegurar que "no se puede tomar en serio" al líder del PSOE.

La ofensiva del líder del PP satisface a los suyos que volvieron a aplaudir en la Cámara alta a Rajoy y no disgusta a los socialistas que se ven reconocidos como adversarios de los populares y alternativa de Gobierno.

Con los dos ojos puestos en la estrategia electoral para las generales previstas para noviembre, Rajoy, constituido en portavoz del PP y sin tono institucional alguno, parece haber elegido como antagonista al líder del PSOE. En la docena escasa de debates parlamentarios que restan, el presidente del Gobierno da muestras de estar dispuesto a martillear al PSOE, sin utilizar a otros portavoces del partido. Y los socialistas tampoco dejarán pasar ningún debate sin reforzar la crítica a la forma en la que el PP ha afrontado en esta legislatura la corrupción.

A Podemos lo trata el presidente como un grupo antisistema y radical y al PSOE como el aliado escorado a la izquierda extrema que le permite mantener esa actitud. Rajoy repasó la media docena de intervenciones públicas concretas del Sánchez en las que descartó la posibilidad de pactar con Podemos por "populistas" y próximos al chavismo y a Venezuela, para concluir que el secretario general de los socialistas carece de credibilidad.

"Señor Pedro Sánchez, ésa es la credibilidad del partido al que usted representa. Y a partir de ahí, no pueden pretender que nadie se los tome en serio porque es imposible. No puede pretender que se le tome en serio", aseguró. La pregunta la había formulado el nuevo portavoz socialista en la Cámara Alta, Óscar López, quien interpeló a Rajoy sobre su frase lamentando el "martilleo de las televisiones con la corrupción" y con acusaciones como la de haber destruido el disco duro del ordenador de Bárcenas o haber enviado mensajes al extesorero cuando ya se sabía que tenía cuentas en Suiza. Para el senador socialista, Rajoy es "un radical antisistema" por esas actuaciones sobre el caso Gürtel.

Pero Rajoy omitió cualquier referencia a la corrupción. Si hace pocos días admitió públicamente que al PP le castigaron en las urnas la corrupción y la crisis, Rajoy solo se refirió esta vez a la economía. Lo hizo para insistir una vez más en la herencia que recibió hace ya más de tres años y su gestión para evitar el rescate. El presidente del Gobierno ha aparcado ya las referencias autocríticas a la corrupción y ha vuelto al discurso de la economía y la recuperación tras la crisis.

 "Superar las consecuencias de su gestión es muy difícil”, “lo que hemos hecho es comenzar a arreglar el colosal desaguisado en el que ustedes convirtieron a nuestro país" y "nos hemos dedicado a superar la situación en que dejaron el país, al borde de la quiebra y el rescate", aseguró, para terminar con una referencia al fichaje de Jordi Sevilla para hacer el programa económico del PSOE. "Ahora ponen al señor Sevilla a ver si lo arregla", concluyó en tono airado el presidente.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información