Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos presidirá el Parlamento de Navarra

EH Bildu renuncia finalmente al puesto apelando a su responsabilidad

Los dirigentes de Izquierda-Ezkerra, Geroa Bai y EH Bildu, Txema Mauleón (izquierda), Uxue Barkos y Adolfo Araiz (centro),  respectivamente, antes de reunirse el 12 de junio para negociar el Gobierno autonómico.
Los dirigentes de Izquierda-Ezkerra, Geroa Bai y EH Bildu, Txema Mauleón (izquierda), Uxue Barkos y Adolfo Araiz (centro), respectivamente, antes de reunirse el 12 de junio para negociar el Gobierno autonómico. EFE

Podemos, cuarta fuerza del Parlamento de Navarra con siete escaños, logrará mañana la presidencia de la Cámara. Será la primera asamblea legislativa presidida por el partido de Pablo Iglesias. Lo hará después de que en la tercera reunión de los cuatro partidos que apoyan sacar a UPN del Gobierno foral EH Bildu retrocediera en su negativa a que fuera este partido el que lograse ese asiento. La coalición abertzale abogaba por respetar la correspondencia entre los escaños de cada uno de los socios y su acceso a los puestos frente al criterio del resto, que veía el hecho de que la segunda autoridad de la comunidad no fuera un nacionalista como un reflejo de la pluralidad que sacará a UPN del poder.

El portavoz de EH Bildu, Adolfo Araiz, justificaba su marcha atrás en un “ejercicio de responsabilidad” para lograr un acuerdo de las cuatro fuerzas. Para Araiz, la pluralidad “ya está representada por las fuerzas que compondrán la Mesa” y que Podemos la presida “no le añade un plus de pluralidad”. EH Bildu, con ocho escaños, se quedará con la secretaría primera de la cámara, mientras que Geroa Bai, segunda fuerza con nueve asientos, tendrá la vicepresidencia primera. Los cuatro socios trasladan a UPN, fuerza más votada el 24 de mayo con 15 escaños, la petición de que ceda la secretaría segunda al PSN, que se encuentra fuera de las negociaciones del futuro Gobierno por no querer compartir mesa de acuerdo con EH Bildu.

El acuerdo alcanzado hoy obliga a los cuatro partidos a votar en bloque a los candidatos acordados para el órgano de representación parlamentaria, por lo que depende de la voluntad de UPN ceder uno de los dos puestos que la aritmética surgida del 24 de mayo le ofrecerían en la Mesa. La candidata de Geroa Bai, Uxue Barkos, apelaba a los regionalistas para que permitan que en la votación de mañana “estén el mayor número de fuerzas posibles” en la dirección del Parlamento. Sin embargo, no está en la agenda de UPN la cesión de uno de esos dos puestos, para los que suenan el actual presidente del Parlamento, Alberto Catalán y el secretario general del partido, Oscar Arizcuren.

No hay nombres concretos en los socios del tetrapartito. Aunque en el caso de la presidencia en Podemos barajan a la ex concejal del PSN en Pamplona, Ainhoa Aznarez, su secretaria general Laura Pérez se guardaba esa confirmación y sólo apuntaba a que la presidencia “dará una imagen de la institución distinta a la que hemos tenido hasta ahora” y pronostica que “abrirá las puertas del Parlamento” a movimientos sociales y sociedad civil. La presidencia del Parlamento foral tiene una importante carga protocolaria, ya que es la segunda autoridad de la comunidad, pero su carga ejecutiva se centra en la ordenación del debate y el trabajo parlamentario. Será la primera vez en la democracia navarra que un miembro de un partido diferente a UPN y PSN preside la cámara.

Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e IE, que suman mayoría absoluta en el Parlamento que mañana se constituye, continuarán a partir del jueves sus negociaciones de manera sectorial. Han establecido 6 comisiones seis comisiones sectoriales, entre las que destaca la creación de una específica de Convivencia, Paz y Víctimas.

La nueva presidencia del Parlamento será la encargada de iniciar mientras la ronda de contactos para proponer una candidatura a la investidura. Los 4 socios trabajan con el horizonte de que el debate que haga presidenta a Uxue Barkos sea en la primera semana de julio, aunque insisten en no tener prisa para cerrar el acuerdo.