Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El parlamento francés acoge un acto por el diálogo con ETA

El reconocimiento de las víctimas de ambos lados y la dispersión de los presos centran el debate; 110 personas, entre ellas Michel Rocard, suscriben una declaración

Michel Rocard en una imagen de archivo. Ampliar foto
Michel Rocard en una imagen de archivo.

Las entidades más implicadas en abrir un diálogo con ETA han logrado este jueves un importante respaldo en la Asamblea Nacional francesa. Ni el malestar manifiesto de los gobiernos de París y Madrid ni la petición de cuatro eurodiputados españoles de cancelar el acto han tenido efecto alguno. Bien al contrario, la reunión, que ha contado con el apoyo sustancial de los ecologistas franceses, ha terminado con una declaración que han suscrito 110 personas; entre ellas, el ex primer ministro Michel Rocard y los exministros Cécile Dufflot, Pierre Joxe, Bernard Kouchner y Alain Lamassoure. En la declaración París por la paz en el País Vasco se pide el desarme de la banda terrorista, el fin de la dispersión de los presos y que España y Francia se impliquen en la reconciliación y el diálogo.

El abogado surafricano Brian Currin, del llamado Grupo Internacional de Contacto que promueve la negociación, ha sido uno de los que más ha insistido en la necesidad de terminar con la dispersión. Pero Currin ha dicho que hay que ir más allá y liberar anticipadamente a muchos presos dando prioridad a los enfermos y los mayores y estudiando caso por caso como se hizo en el proceso irlandés con el IRA. El ex primer ministro irlandés, Bertie Ahern, que ha cerrado la reunión, ha dicho estar totalmente de acuerdo en la cuestión de los presos y añadió: “Después de cuatro años del cese de la violencia en el País Vasco quizá ha llegado el momento de abordar esta cuestión”. Ahern, no obstante, dijo entender los obstáculos y recomendar a todas las partes tener paciencia en el proceso. “Se requiere tiempo, valor y perseverancia”, ha dicho.

Bakea Bidea (Vía de Paz) y la Liga de los Derechos Humanos del País Vasco son las entidades más destacadas en la organización de este acto que cuatro eurodiputados españoles de Ciudadanos y UPyD intentaron evitar enviando una carta al presidente de la Asamblea Nacional, Claude Bartolone. En ella se recuerda que ETA es una organización criminal y niega que haya un pretendido conflicto no resuelto entre Francia, España y ETA. Los firmantes son Fernando Maura, Javier Nart, Enrique Calvet y Juan Carlos Girauta.

La reunión se ha celebrado en la Sala Victor Hugo y no en el hemiciclo. La sala había sido solicitada hace varias semanas por el diputado bretón Paul Molac, según fuentes parlamentarias. Tanto el Gobierno español como el francés dijeron sentirse “incómodos” por el evento, pero el presidente de la Asamblea, el socialista Claude Bartolone, les informó de que el procedimiento seguido era totalmente legal.

Para Currin y otros participantes, el tratamiento que se depara a los presos contraviene los derechos humanos y es una pena añadida para los familiares, que deben recorrer enormes distancias. Raymond Kendall, secretario general de honor de Interpol, ha recordado que 61 presos están a más de 1.000 kilómetros del País Vasco y 121, entre 900 y 800 kilómetros. En el caso irlandés se revisaron los procesos judiciales de cientos de condenados y Gerard Gerry Kelly, miembro del Sinn Féin y diputado de Irlanda del Norte, ha explicado que los presos políticos fueron “el motor del diálogo”.

El acto ha intentado mantener una cierta equidistancia en el apartado dedicado a las víctimas del terrorismo. En la reunión estaban presentes Robert Manrique, gravemente herido en el atentado de Hipercor de Barcelona en 1987, y Axun Lasa, hermana de Joxean Lasa, secuestrado y asesinado por los GAL en 1983. Ambos han contado sus duras experiencias y han insistido en la necesidad de desterrar el rencor y buscar la reconciliación para que no haya más víctimas de ningún bando. Pierre Hazan, del Grupo Internacional de Contacto, ha recordado que, aparte de los cientos de heridos, hay 832 muertos por ETA, pero también 94 asesinados por el GAL y 73, por la extrema derecha. “Para Madrid, sin embargo, las únicas víctimas reconocidas son las de ETA”, ha añadido.

Sobre el desarme se ha pasado más de puntillas. El ex primer ministro irlandés ha contado que el gobierno de su país pretendía obtener al menos una bala del IRA para escenificar el desarme. “Eso significaba la rendición, lo que era imposible de lograr por parte de Gerry Adams”, ha explicado Ahern. “Se erigió una estructura internacional independiente que resolviera el problema. Esa es la solución”.

Entre los intervinientes han estado varios electos franceses del País Vasco francés. La declaración final ha sido leída por Serge Portelli, presidente del Tribunal de Apelaciones de Versalles. En tal declaración se recuerda el cese de la violencia por parte de ETA en octubre de 2011. Jean-Jacques Lasserre, senador y presidente del departamento de los Pirineos Atlánticos, se ha quejado de que Francia y España sigan sordos a tal acontecimiento y a la denominada Declaración de Aiete previa para poner fin al terrorismo y abrir el diálogo. Esa declaración fue suscrita por buena parte de los firmantes de la declaración de este jueves.