Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fiscalía ordena que se investigue el testimonio del topo de Al Qaeda

El trámite es el paso previo a la reapertura de la investigación judicial; un exmiembro del grupo había alertado de un atentado contra turistas españoles en Yemen

El testimonio de Hani Muhammad Mujahid.

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado a la Comisaría General de Información de la Policía que investigue la información publicada por EL PAÍS y Al Yazira el pasado 4 de junio en la que un topo de Al Qaeda reveló que avisó en dos ocasiones a los servicios secretos yemeníes del atentado que causó la muerte de 10 personas, entre ellas ocho turistas españoles. Las víctimas visitaban el templo yemení de Mahram Bilquis, cerca de la antigua ciudad de Marib, cuando un suicida al volante de un coche bomba se estrelló contra la comitiva.

Javier Zaragoza, fiscal jefe de la Audiencia Nacional, pide a la policía que investigue el testimonio del topo Hani Muhammad Mujahid, miembro de Al Qaeda en Yemen y presunto confidente de las agencias de seguridad de ese país durante el Gobierno del expresidente Alí Abdallah Saleh, a quien acusa de un doble juego y de permitir que en ocasiones se perpetraran atentados de Al Qaeda para conseguir la ayuda económica de EE UU y de sus aliados occidentales.

La iniciativa de la Fiscalía intenta acreditar la verosimilitud del testimonio de Hani, su pasado en Al Qaeda y sus vínculos como confidente de los servicios secretos de Yemen, estos últimos extremos ya confirmados por la investigación de este periódico y de la cadena catarí, según señalan fuentes judiciales. La petición de este informe a la policía es el paso previo para tomar la iniciativa de reabrir la investigación judicial del atentado, un caso archivado provisionalmente en 2011 por el juez Fernando Andreu, titular del Juzgado de Instrucción número 4 de la Audiencia Nacional, ante la falta de colaboración de las autoridades de Yemen, que solo respondieron a una comisión rogatoria (petición de auxilio judicial) de la justicia española.

El testimonio de Hani Muhammad Mujahid es de extraordinaria importancia, ya que estuvo junto a terroristas en el desierto cuando preparaban el coche bomba y escuchó sus planes de atacar a la caravana española. Se retiró unos instantes a rezar tras una duna, encendió su teléfono móvil y llamó a un coronel de los servicios secretos para alertarle del ataque. "Hay un coche preparado para atentar contra turistas españoles en Marib. Debéis parar la operación inmediatamente. Me respondió que lo comunicaría inmediatamente", relata el confidente.

"Les informé minuto a minuto y les dije quienes estaban allí (los presuntos autores), que el coche estaba lejos y que no sabía quiénes estaban dentro. Me respondió que OK. Me había puesto en peligro, estaba aterrorizado cuando hice la llamada. Estaba preocupado de que me vieran. Sabía informar rápido, pero aterrorizado y psicológicamente colapsado. Si alguien te descubre es tu final. Yo intenté controlar mis nervios y responder como si fuera todo rutinario y normal. Estuve con ellos una hora comiendo, bebiendo y riendo".

Los servicios de seguridad yemeníes no hicieron nada. Tampoco cuando avisó de los planes de atacar la Embajada de EE UU en Yemen, un ataque que provocó 12 muertos. Hani aporta nombres nuevos de los presuntos autores del atentado contra los turistas españoles que no aparecen en la única y escueta contestación de las autoridades yemení a la Justicia española y asegura que está dispuesto a declarar.

El exmiembro de Al Qaeda se unió a la yihad en Afganistán en 1998 cayó preso en Pakistán y fue interrogado por los servicios secretos de ese país y por la CIA. Fue devuelto a Yemen, donde permaneció en prisión y fue captado por la inteligencia yemení.

Más información