Ciudadanos está “en rumbo de colisión con el PP”, según FAES

La fundación de Aznar acusa al partido de Rivera de proyectar un “mensaje poco sincero” para ocultar “sus aspiraciones de poder”

Aznar, en un mitin en Zaragoza.
Aznar, en un mitin en Zaragoza. Javier Belver (EFE)

El proyecto político de Ciudadanos está “en rumbo de colisión” con el del PP, según el análisis de Javier Zarzalejos, secretario general de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES), institución impulsada por el expresidente José María Aznar y cocina ideológica del partido.

A menos de 15 días para las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo, las encuestas indican que la formación de Génova, 13 tendrá que buscar el apoyo del partido emergente para mantener los Gobiernos de hasta siete comunidades autónomas y tres capitales de provincia. Sin embargo, Zarzalejos ha lanzado este miércoles un aviso rotundo a los votantes del PP -y a la propia cúpula de la formación- que creen que no perjudicarán a su partido si eligen a Ciudadanos, al entender que el acuerdo entre ambas fuerzas es cosa hecha: “Su objetivo [de Ciudadanos] no puede ser otro que el de acabar con ese Partido Popular que a partir de 1990 reúne a todo lo que está a la derecha de la izquierda”. El propio Aznar trasladó ayer ese mismo mensaje desde un mitin. "Si alguien quiere votar al PP, que vote al PP, que no vote a otros porque ese voto no será del partido. Que vote a Luisa [Fernanda Rudi]. Es el único voto que garantiza que llegue a nosotros", afirmó en Aragón.

Más información
Ciudadanos exigirá primarias al PP para pactar
Todo sobre Albert Rivera
Rivera: “Es posible pactar con el PP y con el PSOE, incluso con Podemos”

La reflexión de FAES, cuya labor consiste de facto en enseñar a la dirección del PP las esencias de la formación, pretende distinguir entre los dos proyectos para que deje de asociarse el plan de Rajoy con el de Albert Rivera, una ecuación que preocupa a los populares, en cuyos argumentarios se califica a la formación de origen catalán de “socialdemócrata”. “Ciudadanos proyecta un mensaje poco sincero de amable antipolítica que hace pasar desapercibidas ante muchos potenciales votantes sus aspiraciones de poder, que no están llamadas a coincidir con el Partido Popular”, considera Zarzalejos.

Ciudadanos se fundó en 2006 y alrededor de una idea fuerza: quitarle a los partidos nacionalistas el monopolio de los pactos en Madrid con el PP y el PSOE. La primera vocación de Ciudadanos, en consecuencia, fue la de ser un partido bisagra que permitiera al poder central gobernar sin tener que acudir a acuerdos contranatura. Hoy ese discurso ha desaparecido al mismo ritmo vertiginoso con el que las encuestas dan cuenta del ascenso de la formación presidida por Albert Rivera.

Su objetivo [de Ciudadanos] no puede ser otro que el de acabar con ese Partido Popular que a partir de 1990 reúne a todo lo que está a la derecha de la izquierda Javier Zarzalejos

"Cualquiera que sea la proximidad ideológica que cada cual perciba en Ciudadanos", prosigue Zarzalejos, "hay una lógica de poder que sitúa a este partido en rumbo de colisión con el PP, ahora y después de las elecciones". "Eso no significa que no pueda haber colaboración, ni un terreno de entendimiento en esta o aquella comunidad autónoma o en este o aquel Ayuntamiento", concede el número dos de FAES. "Un sector del electorado que en general se ha identificado con el PP", avisa, "puede sentir cercanía ideológica a Ciudadanos, sobre todo si no se ha ocupado de conocer en un cierto detalle una buena parte de sus propuestas, si pasa por alto su propia definición como partido de izquierda o si olvida que su socio deseado no es el PP sino UPyD".

Ciudadanos, según el barómetro del CIS, es ya la cuarta fuerza política de España, la que crece a mayor velocidad y la única a la que los electores perciben en el centro ideológico, lo que le permitiría pactar con PP, PSOE, IU y Podemos. Esa combinación de características han transformado al partido de posible aliado en rival descarnado por el poder, según el análisis de Zarzalejos, que escribió tras hacerse público que Ciudadanos exigiría al PP convocar primarias para llegar a un acuerdo, entre otras medidas.

Al margen de la hipotética colaboración entre ambas fuerzas tras las elecciones autonómicas y municipales el 24-M, Zarzalejos incide en las diferencias. “Lo que sí quiere decir es que se trata de proyectos políticos diferentes y que, en el caso de Ciudadanos, y más aún como partido emergente, esa diferencia se plasmará en opciones de poder que no pasarán por el Partido Popular sino, a menudo, contra el Partido Popular y, en todo caso, para la sustitución del Partido Popular como objetivo”, subraya.

En FAES, como en todo el PP, se leyó con extrema preocupación la entrevista de Rivera con EL PAÍS, en la que el líder de Ciudadanos se mostró abierto a dialogar con todos los partidos, incluido Podemos. La dirección de la formación de origen catalán considera que hay puntos comunes con la de Pablo Iglesias, como el objetivo de regeneración democrática y la meta de la despolitización de los medios de comunicación públicos, que obligan a dejar abierta la puerta del diálogo. Un posicionamiento que acerca a Rivera a la "escuela" del italiano Giulio Andreotti, según Zarzalejos. Se trata de un dardo muy claro, puesto que la figura Andreotti, protagonista de la política italiana desde finales de la Segunda Guerra Mundial a la última década, representa buena parte del imaginario que Rivera quiere combatir: vieja política y reparto de poder. Y así lo señala el exsecretario de Estado: "Esas maniobras serían propias de los partidos a los que desdeñan sin distinción como tradicionales, pero no del partido que se atribuye la fórmula de la renovación".

“Lo que sin duda hay que reconocer a Ciudadanos es su habilidad para cubrir con un velo de firmeza ideológica y de virtuosa lejanía a las aspiraciones de poder, lo que resulta ser una llamativa versatilidad táctica y un notable pragmatismo”, reconoce el secretario general de FAES en su análisis, titulado La ruta del voto.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS