Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rivera redobla sus opciones a costa de UPyD

Ciudadanos refuerza sus listas en varios territorios gracias a los fugados del partido de Díez

Albert Rivera, durante una presentación de Ciudadanos. Ampliar foto
Albert Rivera, durante una presentación de Ciudadanos.

Al menos tres de los trece candidatos autonómicos que Ciudadanos presentará en las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo han militado en UPyD.

La lista que forman Miguel Sánchez (Murcia), Diego Paños (Navarra) y Rubén Gómez (Cantabria), podría ampliarse si el partido de Albert Rivera decide contar con Ignacio Prendes, exdiputado y excandidato de la formación de Rosa Díez, como cabeza de lista en Asturias, donde no ha decidido todavía quién será su número uno (el plazo para presentar listas vence el día 20). La dirección ha tomado medidas para evitar que el ADN de Ciudadanos quede diluido por la llegada de miles de militantes de UPyD, PP o PSOE.

Las listas de afiliados con derecho a votar en las primarias se cerraron a finales de marzo, para que los recién llegados no alteren con sus votos el orden de las candidaturas. Además, el partido contrató a una compañía que le ha permitido detectar y revocar las "afiliaciones en bloque" de grupos de personas que se dieron de alta usando el mismo correo electrónico y dirección postal "con el objetivo de controlar las primarias", según explicaron fuentes del partido. Ciudadanos, finalmente, ha intentado asegurar el control central de los pactos electorales para evitar la aparición de barones autonómicos díscolos. Cualquier candidato que llegue a acuerdos sin la aprobación de la sede central será expulsado en 24 horas, según la dirección.

El partido de Rivera nació en 2006 y no decidió su expansión nacional hasta 2015, lo que le ha obligado a protagonizar un crecimiento vertiginoso para poder presentarse en 1077 municipios en las elecciones de mayo. Murcia, Navarra, Cantabria, Valencia o Asturias dan testimonio de lo importante que está siendo acoger a miembros de UPyD para el partido de Rivera, que hasta el viernes no pudo confirmar que se presentará en las 13 circunscripciones.

En la primera comunidad, Sánchez es su candidato a la presidencia tras haber sido concejal de UPyD en Caravaca. En la segunda, Paños, exportavoz de UPyD, será el candidato al Gobierno foral. En la tercera, Gómez, el cabeza de lista, militó antes en UPyD. En la cuarta, el número dos de la lista autonómica es Alexis Marí, excoordinador de UPyD en la Comunidad. Y en la quinta, Ciudadanos negocia la llegada de Prendes como independiente. Los candidatos deben llevar al menos seis meses afiliados, pero la dirección tiene la potestad estatutaria de hacer excepciones, como ha hecho con Begoña Villacís, que aspira al Ayuntamiento de Madrid.

En menos de tres meses, la formación de Rivera ha pasado de ser una opción limitada a los electores catalanes a convertirse en un partido que pueden votar "el 80% de los españoles", según las cifras que maneja su dirección. En ese periodo de tiempo, cientos de afiliados han dejado UPyD para unirse a Ciudadanos, que no llegaba a los 150 militantes en Baleares, Cantabria, Navarra, Asturias, Ceuta o Melilla.

La llegada de nuevos candidatos y afiliados multiplica tanto las opciones de Ciudadanos como el peligro de que las nuevas voces intenten competir con las del núcleo duro de Rivera, que hasta ahora ha decidido el discurso del partido sin interrupciones. La dirección es rotunda. "Los candidatos de Ciudadanos que apoyen a otro partido sin el acuerdo de la Comisión Electoral serán expulsados inmediatamente. En 24 horas", explicaron fuentes de la formación sobre los candidatos, que tienen que firmar una carta en la que aceptan que se investigue su patrimonio y se comprometen a acatar cualquier decisión de la Comisión. "Está clarísimo", subrayaron desde Ciudadanos. "Nuestra idea es no entrar en gobiernos que no presidamos. Allí donde no ganemos, será difícil que lleguemos a acuerdos, por la línea roja de que no haya corruptos en las listas de PP o PSOE. En ese caso, será materialmente imposible llegar a pactos".

Más información