Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La guerra interna empieza a desangrar a IU en Madrid

La marcha de un alto cargo afín a Tania Sánchez abre la vía a una fuga de militantes hacia otra lista fusionada con Podemos

Sánchez, tras ganar las primarias de IU el 30 de noviembre. Ampliar foto
Sánchez, tras ganar las primarias de IU el 30 de noviembre.

Jorge García Castaño, un alto cargo de Izquierda Unida en Madrid afín a Tania Sánchez —candidata a la Comunidad— y que ha jugado un papel fundamental en el proceso de convergencia con otros partidos ante las elecciones de mayo, renunció ayer a su acta de concejal en el Ayuntamiento de la capital y abandonó sus cargos orgánicos. Deja IU “en una decisión muy meditada” para “sumar todos los esfuerzos para una candidatura de unidad popular”.

Su marcha abre la puerta a una escisión o fuga de militantes y cargos de IU en Madrid —que según diversas fuentes ya se ha iniciado— a consecuencia de la quiebra absoluta y parálisis organizativa que ha provocado el enfrentamiento entre la corriente que controlaba hasta ahora la formación (el coordinador regional, Eddy Sánchez, dimitió en diciembre y no sido sustituido por falta de acuerdo) y el sector crítico, que ganó las elecciones primarias (junto a Tania Sánchez, Mauricio Valiente logró la candidatura al Ayuntamiento de la capital).

El posible procesamiento de Tania Sánchez por un presunto caso de malversación, tráfico de influencias y prevaricación en el Ayuntamiento de Rivas (donde fue concejal entre 2007 y 2011) ha agrandado la incertidumbre sobre el futuro de la formación, que podría quedarse sin candidata si el Tribunal Superior de Justicia de Madrid admite a trámite la querella del Partido Popular.

El próximo martes, la Presidencia Regional de IU decidirá si “converger” con otras fuerzas. La corriente que ostenta aún el poder orgánico apuesta por llegar a pactos en coalición y sin renunciar a las siglas. “IU se va a presentar a las elecciones de mayo”, dice un alto cargo de esa corriente.

El sector de Sánchez defiende la convergencia: que los candidatos de IU concurran a las primarias de una agrupación de electores (bautizada primero como Municipalia, ahora como Ganemos y en las elecciones quizá otro nombre), que sería su única marca.

El martes se impondrá la postura de la corriente mayoritaria, que se aplicaría tanto en las elecciones autonómicas (en las que Tania Sánchez quiere concurrir en Ganemos y no como IU) como en los distintos municipios. El alcance de la ruptura a partir de ahí es imprevisible, pero la marcha de Jorge García Castaño, una figura mucho más simbólica de lo que su puesto como concejal haría pensar, abre la puerta a una posible escisión. Pero nada está planificado en una formación que vive al día, sin plan b ni estrategias a corto o medio plazo, y en donde diversas fuentes coinciden en que se oscila entre la guerra a muerte y el sálvese quien pueda.

El sector afín a Tania Sánchez da por hecho que no habrá convergencia porque “dentro del aparato se ha excluido esa posibilidad, no se quiere”, señalan fuentes cercanas al concejal dimitido. Así, la decisión “personal” de García Castaño es interpretada de forma mayoritaria como cualquier cosa menos personal. Un alto cargo de la corriente crítica considera la marcha del edil como “consecuencia de una situación límite”. “Tienen secuestrada la organización, han desobedecido a la dirección federal, han roto con las líneas políticas de IU”, añade, confiado eso sí en que la marcha de García Castaño sea “una señal de alarma” para evitar una escisión.

Apuesta por la intervención de la dirección federal, que dirige Cayo Lara (de viaje ayer en Grecia para respaldar a Syriza), y desde ese entorno se asegura en efecto que se está hablando con todos de forma discreta para reconducir la situación. No será fácil: la dirección federal (próxima al sector crítico) ya exigió la renuncia de los portavoces en la Asamblea de Madrid, Gregorio Gordo, y en el Ayuntamiento, Ángel Pérez, por el escándalo de las tarjetas opacas de Caja Madrid. En vano.

“Nadie se quiere ir. Queremos que la organización sea nuestra. Pero esto abre una puerta, a lo mejor es lo que hay que hacer. De hecho, muchos ya se lo estaban planteando”, se asegura desde el sector crítico. “Eso es lo que esperan los otros, que nos vayamos, pero yo defiendo la legitimidad de IU y su proyecto, son ellos lo que se han ido”, tercia un alto cargo de esa corriente. Desde la cúpula del sector crítico se deja claro: habrá convergencia total porque así se ha acordado a nivel federal y local. “IU se presentará en coalición o sola”, responde la corriente mayoritaria. Y añade otro factor: “La lista la elige IU”. Es decir, ellos. Tania Sánchez y Mauricio Valiente podrán encabezarla, pero el resto de nombres se decidiría en órganos controlados por sus rivales. Eso sí hay una sola lista y no concurre en mayo la mitad de IU contra la otra mitad.