Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior no cambiará su estrategia sobre las devoluciones ‘en caliente’

El Gobierno insiste en que son compatibles con la normativa europea

Cristina Cifuentes, Juan José Imbroda e Ignacio González (de izda a dcha) en la clausura de las jornadas sobre seguridad del PP, en Madrid.
Cristina Cifuentes, Juan José Imbroda e Ignacio González (de izda a dcha) en la clausura de las jornadas sobre seguridad del PP, en Madrid. efe

El Gobierno no tiene intención de modificar su hoja de ruta sobre las devoluciones en caliente, a las que pretende dar cobertura a través de la Ley de Seguridad Ciudadana, pese a las críticas recibidas el pasado viernes desde el Consejo de Europa. El comisario de Derechos Humanos de dicho organismo, Nils Muiznieks, afirmó que esas expulsiones contravienen la Convención Europea y, de legalizarse, supondrían “el inicio del fin de la política de asilo”.

Jesús Sotero, subdirector general de Inmigración del Ministerio del Interior, subrayó ayer que la normativa europea prevé unas “matizaciones” que permitirían la práctica. Ceuta y Melilla, dijo, presentan unas “singularidades” que permiten dicha reforma legal que, según él, no se opone a los tratados internacionales rubricados por España. En las fronteras de estas localidades se produce un “problema de orden público y de seguridad interior”, declaró el representante del Ejecutivo en la última jornada del foro Libertad y Seguridad, organizado por el PP en la Casa América de Madrid, que ayer se centró en los retos que implica en materia de seguridad la llegada de sin papeles.

A la cita no faltaron los presidentes Ceuta y Melilla, Juan Vivas y Juan José Imbroda, respectivamente. El primero respaldó la acción del Gobierno, “a quien nadie, ni de fuera ni de dentro del país, le puede dar lecciones en la defensa de los derechos humanos”. Imbroda, por su parte, subrayó que “no hay país que resista la entrada de miles de personas por las vallas”. “La presión migratoria solo se puede parar con políticas de Estado y europeas. Pero también hay que implicar a la oposición y al poder judicial”, remachó el presidente de la ciudad autónoma, que insistió en la necesidad de combatir el acceso ilegal de extranjeros porque “hay que saber quién entra por la ventana a tu casa y a qué viene”.

En Ceuta y Melilla hay un problema de seguridad interior, dice el PP.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, abrió el debate, titulado España, un país solidario, el reto de la inmigración. Durante su intervención, el político del PP alertó de los peligros de la inmigración irregular en momentos en que Europa es un objetivo prioritario del terrorismo islamista. “La inmigración bien ordenada es buena. Si no, se puede convertir en un elemento tremendamente peligroso para nuestras sociedades”, sentenció antes de calificar de “demagógico” el discurso de la izquierda española. “No podemos permitir aquellas culturas que chocan frontalmente con nuestros valores democráticos”. Y sostuvo que se debe “expulsar” de España a quienes ataquen los principios “consagrados en la Constitución”.

José Ignacio Echániz, consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha y moderador de esta mesa, coincidió: “Expertos en yihadismo están alertando de que los terroristas aprovechan la porosidad de la frontera para entrar en Europa”.