Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
RESUMEN DEL AÑO

Pedro Sánchez, a la reconquista de las clases medias y trabajadoras

El líder socialista disputa con la derecha, el centro y la izquierda el espacio electoral

Pedro Sánchez, aclamado como líder.  Pedro Sánchez, durante su discurso. / REUTERS LIVE!

Pedro Sánchez Pérez – Castejón, vivió su día de máxima gloria al ser elegido secretario general del PSOE frente a otros dos candidatos, Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapia, con casi el 50% de los votos de la militancia en junio pasado; el congreso extraordinario del mes de julio ni hizo sino ratificar el cargo que venía dado por la voluntad de miles de militantes. A partir de ese día ha tenido días de flores y rosas pero también de sinsabores por tropiezos propios y empujones de sus propios correligionarios. No le falta determinación en su búsqueda de llevar al PSOE a un horizonte luminoso aunque aún está en el pozo. Su objetivo es la reconciliación con las “clases medias y trabajadoras”, como repite incesante, en la búsqueda del entronque con la sociedad que tuvo el PSOE de Felipe González de 1982 y que se prolongó casi catorce años. No todos en el PSOE piensan que es el líder idóneo para esta magna empresa y ahí está Susana Díaz para recordárselo.

No sería acertado señalar que sobre él pende la sombra de la presidenta de Andalucía. No es una sombra, es una realidad. Desde el PSOE andaluz se le ha advertido que no tiene un cheque en blanco. Su baza es y va a seguir siendo la militancia. Los dirigentes son importantes pero más son los afiliados en los que se apoyará para ser el candidato a la presidencia del Gobierno. Con esta creencia mantendrá su contacto con los afiliados, a través de las llamadas Asambleas Abiertas, de manera permanente y combinará la tarea parlamentaria, la institucional, con encuentros sectoriales, y con su partido.

Han sido seis meses al frente del PSOE de una enorme intensidad en los que ha tenido tiempo para comprobar que no tiene un cheque en blanco pero que su aceptación interna y externa no va por mal camino. En este tiempo su partido ha detenido la sangría de votos, según detectan tanto Metroscopia como el Centro de Investigaciones Sociológicas. Pero no es suficiente, le dicen quienes le miran de reojo. Con un 28% no se ganan las elecciones, se escucha en su propio partido.

Para subir ese porcentaje tiene que acertar con el mensaje una vez que en el mismo caladero quiere pescar Podemos, Izquierda Unida, UPyD, y el PP. En las anteriores elecciones generales ya ocurrió que todos los partidos mordieron del pastel del PSOE. Aunque en un primer momento Sánchez decidió despachar a Podemos con alusiones a sus contactos y relaciones bolivarianas ahora la estrategia está en el pleno proceso de cambio. Van a por ellos, y todo el PSOE lo sabe. “El PSOE es la izquierda que puede gobernar, la que transforma España, la que puede quitar privilegios……”. Estas son algunas de las proclamas de Pedro Sánchez en relación a Podemos, sin descuidar el flanco del PP. El comienzo de 2015 será también el principio de elaboración de la estrategia electoral. Por la izquierda y por la derecha, tratando de situar al PP lejos del centro, que quiere para sí.