Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pérez Tapias dimite como portavoz de la corriente Izquierda Socialista

"He intentado mediar entre posiciones muy enfrentadas", se lamenta el profesor

El hasta ahora líder de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias, en un acto de Podemos el 15 de noviembre.rn rn
El hasta ahora líder de Izquierda Socialista, José Antonio Pérez Tapias, en un acto de Podemos el 15 de noviembre.

La única corriente autorizada dentro del PSOE, Izquierda Socialista (IS), alcanzó en junio la mejor de sus posiciones en muchos años al aglutinar un 15% del apoyo de la militancia en torno a José Antonio Pérez Tapias, que se presentaba a las primarias para la secretaría general del PSOE, que ganó, finalmente, Pedro Sánchez. Tapias dimitirá formalmente mañana sábado ante la coordinadora de IS a quienes ha escrito una carta con su decisión, como ayer desveló el Huffington Post.

En conversación con EL PAÍS, Tapias pone de manifiesto que las diferencias han surgido por razones “organizativas, de procedimiento y por personalismos” y eso hace imposible, dice, que pueda llevar adelante el proyecto político de esta corriente.

No hay diferencias ideológicas, ni políticas, por lo que todo queda en el ámbito de las rencillas internas. Los enfrentamientos con la exlíder de las juventudes socialistas internacionales Beatriz Talegón son citados como uno de los elementos del conflicto. “Las diferencias con ella por su forma de entender su presencia pública han sido notorias; su forma peculiar de actuar han creado fricciones y no he sido capaz de acortar distancias”, señala en un lenguaje un tanto críptico.

Enorme tensión

En la asamblea del pasado octubre hubo enorme tensión y las discrepancias fueron profundas. La división en torno al apoyo o no al secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, después de que se conocieran las irregularidades de su sucesor en la alcaldía de Parla y amigo, José María Fraile, es otro elemento a añadir.

“Durante meses he intentado mediar entre posiciones muy enfrentadas que se han ido consolidando entre nosotros. El resultado, por decirlo de forma comedida, está lejos de ser satisfactorio”, escribe en su carta Pérez Tapias. IS nunca ha tenido “mucho poder” en el seno del PSOE pero sí ha tenido crédito, reflexiona, con la esperanza de que su dimisión “sirva para que no haya rupturas en IS”. A la pregunta de si la dirección federal estaría detrás de la crisis de la corriente respondió con un no categórico. “No creo en las conspiraciones”. Otra cosa es que el debilitamiento de la corriente produzca alivio en la ejecutiva que dirige Sánchez. Pérez Tapias forma parte del comité federal.

"Durante meses he intentado mediar entre posiciones muy enfrentadas que se han ido consolidando entre nosotros.El resultado, por decirlo de forma comedida, está lejos de ser satisfactorio", lamenta el profesor universitario en su carta. En la misiva, se refiere a un "conjunto de hechos lamentables" que se han sucedido desde hace meses y que han llevado a un momento "especialmente dañiño" a la corriente y a "muchas personas pertenecientes a ella".

Pérez Tapias se remonta a antes de la asamblea del pasado 25 de octubre, en la que se le propuso como portavoz de la corriente--, hasta el congreso extraordinario, "si no hasta la misma campaña para la Secretaría General", que tuvo lugar el pasado mes de julio. Pero hace hincapié en la asamblea, que pese a ser "convocada y realizada con toda legitimidad", visto "cómo transcurrió" y cuáles fueron sus "derivadas posteriores", fue "una asamblea fallida".

En estas circunstancias, ha decidido presentar su dimisión como portavoz y que la próxima reunión de la coordinadora resuelva "quiénes y cómo han de desempeñar esa tarea".

En la carta, Pérez Tapias pide "disculpas" por aquello en lo que no haya "acertado" y espera que se aplique "el mejor criterio y la mayor responsabilidad" para que la corriente salga "de una situación a la que no habría que haber llegado" y que la sitúa "en una posición en la que difícilmente puede hacer valer el crédito del que siempre ha gozado". El exdiputado pide "comprensión" a su "decisión personal" y asegura que seguirá participando de los debates del partido defendiendo las posiciones de Izquierda Socialista y trasladándolas al Comité Federal del PSOE, del que es miembro, cuando la coordinadora o los nuevos portavoces de la corriente lo estimen necesario.