Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz se hace con el control de las áreas territoriales del PSOE

Antonio Pradas, de la máxima confianza de Díaz, será el secretario de Política Federal. El debate territorial queda bajo el control de Andalucía.

Chacón y Navarro representarán al PSC en la ejecutiva del partido

Pedro Sánchez y Susana Díaz a su llegada a la sede del PSOE en Madrid, el pasado día 14.
Pedro Sánchez y Susana Díaz a su llegada a la sede del PSOE en Madrid, el pasado día 14.

La presidenta de Andalucía rechazó este viernes los intentos del secretario general electo del PSOE, Pedro Sánchez, para que acepte la presidencia del partido. Sin embargo, sí accedió a presidir el nuevo consejo político federal —hasta ahora llamado consejo territorial—, que reúne a los barones y que no sólo decidirá sobre la política territorial, sino también sobre todos los asuntos que debe afrontar el PSOE, aunque sus decisiones deben ser ratificadas por el comité federal.

Pero no solo la presidenta se hace con este cargo si no que el diputado andaluz Antonio Pradas, de la máxima confianza de Díaz, será el secretario de Política Federal. De esta manera el debate territorial queda bajo el criterio del PSOE de Andalucía. A punto de empezar el congreso, ya se sabe la mayoría de los miembros que entrarán a formar parte del equipo de Pedro Sánchez: Manuel de la Rocha Vázquez será el secretario de Economía; Mari Luz Rodríguez, la secretaria de Empleo; la diputada extremeña Pilar Lucio ocupará la nueva secretaría de Cambio Climático y Sostenibilidad. El canario José Miguel Pérez ocupará la secretaría de Educación, y la catalana Meritxel Batet será la secretaria de Estudios y Programas. La aragonesa Susana Sumelzo tendrá en sus manos Administraciones Públicas.

Además, Andalucía sigue la tradición de poner a uno de los suyos en la presidencia del partido. Pedro Sánchez ofreció este viernes a una veterana de la política nacional y andaluza, Micaela Navarro, el puesto que ahora ocupa el expresidente andaluz José Antonio Griñán y antes ocupó Manuel Chaves, otro expresidente. El prestigio de esta política asegura una buena acogida en toda la organización socialista. El puesto no es ejecutivo, pero exige que su titular sea una referencia de autoridad moral. Navarro es actualmente presidenta del PSOE andaluz, cargo que mantendrá. Además, ha sido consejera de Igualdad en los Gobiernos socialistas y estuvo en la comisión ejecutiva federal como responsable de esa misma área.

Aunque el líder socialista ha tenido casi dos semanas para confeccionar su ejecutiva, los ajustes van a prolongarse hasta hoy mismo, primer día del congreso.

En la cúpula figurará Micaela Navarro, y a continuación Sánchez, seguido por César Luena, secretario de Organización. La elección del joven secretario general de los socialistas riojanos, de 33 años, y diputado por esa comunidad, se entiende por su cercanía personal y política con el nuevo líder. Su puesto requiere de la máxima complicidad y entendimiento, y esas características se dan entre Sánchez y Luena, según fuentes socialistas.

La entrada en la ejecutiva federal de Ximo Puig, secretario general de los socialistas valencianos, en un área relacionada con la política institucional, es otra de las novedades, ya que será de los pocos barones que ocupen un área de responsabilidad. En ese mismo nivel estará el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, cuya cartera está aún por determinar.

No quiere una cartera el secretario general de los socialistas de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, por su dedicación a la alcaldía de Toledo. Además, en breve deberá preparar las elecciones autonómicas como candidato. Aun así, estará en la dirección federal como vocal, a petición de Pedro Sánchez. Con él estarán el secretario general madrileño, Tomás Gómez, y el líder de los socialistas gallegos, José Ramón Gómez Besteiro, así como la balear Francina Armengol.

Por deseo propio no estará Guillermo Fernández-Vara, secretario general de los socialistas extremeños, quien asegura que su decisión nada tiene que ver con el hecho de haber estado vinculado a la candidatura de Eduardo Madina. “Solo me quiero dedicar a Extremadura”, señaló a EL PAÍS. Ahora bien, sí estará la extremeña, la diputada  autonómica María Murillo. En representación de Castilla-La Mancha, Manoli Gallego será una de las personas seguras. El bloque internacional lo llevará la catalana Carme Chacón, incluidas las relaciones con los think tanks.  El ex primer secretario del PSC Pere Navarro también entrará en la ejecutiva. Carmen Montón, valenciana y responsable del área de Igualdad en el grupo parlamentario, estará también en la nueva dirección socialista.

Antonio Hernando, estrecho colaborador de Pedro Sánchez, ocupará sin duda un lugar relevante, así como la diputada por Guadalajara Magdalena Valerio, aunque quizá su lugar esté en el grupo parlamentario. Fuera de la ejecutiva pero asistente de pleno derecho será Óscar López, actual secretario de organización, que pasará a ser portavoz en el Senado.

Cuando todos los ajustes estén terminados y se conozca la lista al completo, será posible hacer una valoración de las características del equipo de Sánchez. Él cuenta con el aval de todos los secretarios generales, aunque no con el de algunos sectores que apoyaron a Madina. Este se reunió anoche con una cincuentena de los suyos en un restaurante de Madrid. Muchos de ellos insisten en que debe estar representado el 36% de los militantes que le respaldaron. De antemano, José Antonio Pérez Tapias, el otro candidato, que obtuvo un 15%, da por supuesto que la integración no se producirá.

Más información