Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL REY ABDICA

Don Juan Carlos perderá la inviolabilidad al ceder el trono

La protección se mantendrá sobre todos los hechos ocurridos durante sus 39 años de reinado

El Rey y el presidente de Volkswagen, M. Winterkorn.
El Rey y el presidente de Volkswagen, M. Winterkorn. EFE

La abdicación hará que don Juan Carlos pierda la protección jurídica de la que gozaba hasta ahora, ya que, como rey, la Constitución le otorgaba la condición de inviolable, lo que le exime de cualquier responsabilidad reclamada ante un juzgado. No obstante, la protección se mantendrá sobre todos los hechos ocurridos durante sus 39 años de reinado y, por ello, no se tramitará ninguna acusación que se refiera a esta etapa.

Fuentes de La Moncloa aseguraron ayer que el Rey perderá su condición de inimputable cuando la abdicación se haga efectiva. Las mismas fuentes no concretaron qué protección jurídica se le otorgará. Posiblemente se limite a un aforamiento que se incluiría en una ley orgánica, como la del Poder Judicial, en la que se propuso incluir a la Reina y al Príncipe como aforados. Este privilegio no les exime de responsabilidad, sino que dicta que, en el caso de estar inmersos en un proceso judicial, deben ser juzgados por un tribunal superior,normalmente el Tribunal Supremo. Aun así, el Gobierno no entiende que esta sea una medida que haya que abordar de forma urgente.

Varios catedráticos de Derecho Constitucional consultados han indicado a este diario que el estatus de don Juan Carlos debería quedar plasmado en una ley orgánica que fijara las normas del estatuto al que estaría sometido. Así han apuntado que esta podría, incluso, prolongar las prerrogativas con las que cuenta actualmente, incluida la inviolabilidad, aun sin hacer expresa referencia a ella. No obstante, la prolongación de la protección a través de una ley orgánica invadiría las competencias constitucionales y la norma acabaría siendo fiscalizada por el Tribunal Constitucional. Además, el Gobierno ya ha descartado completamente mantener la condición de inviolabilidad a don Juan Carlos.

La única circunstancia decidida por el Gobierno hasta el momento es que el tratamiento que deberá recibir el Rey cuando deje de serlo se explicitará en un real decreto que entrará en vigor en el mismo momento en que Felipe VI sea proclamado rey.

Entre los títulos que podría ostentar se encuentra el de Conde de Barcelona, un título que está ligado a la Corona de España y que el padre de don Juan Carlos utilizó durante la dictadura de Franco. Tras la restauración monárquica, el rey Juan Carlos I le concedió oficialmente a su padre, en 1978, el derecho al uso del título, que lo mantuvo hasta su muerte, en 1993. Actualmente el título de Conde de Barcelona está en manos del Rey.