“No se ha hecho nada para impedir que una crisis se vuelva a producir”

Falciani, el informático que desveló a 130.000 evasores fiscales, es cabeza de lista del Partido X

En el centro Hervé Falciani el cabeza de lista del Partido X y a la derecha la número dos, Simona Levi el pasado 16 de mayo en Málaga.
En el centro Hervé Falciani el cabeza de lista del Partido X y a la derecha la número dos, Simona Levi el pasado 16 de mayo en Málaga.Cedida por Partido X

Es uno de los hombres más buscados por la justicia suiza. Si va a Bélgica es posible que lo extraditen. Conocido como el cazador de fortunas, Hervé Falciani, el informático italo-francés que destapó en 2009 un gigantesco fraude fiscal al poner al descubierto 130.000 cuentas bancarias de HSBC, busca un escaño en el Parlamento Europeo el próximo sábado. A pesar de que no habla bien español, se presenta como cabeza de lista del Partido X, una formación surgida hace año y medio del movimiento 15-M, con el objetivo de representar la "voz de la ciudadanía" en las instituciones. La justicia española denegó su extradición a Suiza hace un año, ahora colabora con el Gobierno español, aunado al de Francia, Alemania e Italia. 

Simona Levi, número dos de la lista de este partido a las europeas, es también extranjera. En su currículo se describe como directora de teatro, artista multidisciplinar, gestora cultural y activista de origen italiana naturalizada en España. Ha sido una de las fundadoras del método del Partido X y se ha convertido en la portavoz de la formación, aunque prefiere no cargar con esta etiqueta. Habla perfectamente castellano y por esto responde a muchas de las preguntas. El Partido X ha conseguido plasmar su compromiso de lucha contra el fraude fiscal colocando a Hervé Falciani como cabeza de lista. 

Más información

Pregunta. ¿Está usted a favor o en contra de un aumento de los impuestos?

Falciani. Estoy a favor de un esfuerzo equilibrado, pero que no sean siempre los mismos quienes pagan. Hoy las rentas se redistribuyen de manera totalmente incontrolada, y por lo tanto injustificada en la mayor parte de los casos. Hay un cierto número de economistas que defienden que la valorización del trabajo no ha dejado de bajar. La idea es que los que utilizan las infraestructuras, normalmente, las grandes empresas, coticen en función de lo que las utilizan. Hay formas para lograr que el ciudadano no pague ciertas cosas, y no nos faltan los especialistas, tanto en Francia como aquí.

P. ¿Cree necesaria una moderación salarial?

F. En las cuestiones económicas tengo una experiencia que está clara y que va contra el fraude. Sobre las cuestiones salariales, hay otros. Puedo reproducir la posición que está en el programa: queremos hackear este sistema, esta democracia poco democrática, que no permite que se participe de manera tan amplia como lo permite la tecnología. 

P. En el Parlamento Europeo no se discute solo el fraude bancario. Si llega a obtener un escaño, ¿sería usted capaz de tratar otros temas?

F. Con respecto al Parlamento Europeo, estamos en unas lógicas de operación y acción, y hay varias. Mi presencia solo tiene sentido porque hay una comunidad detrás que va a vigilar y que sabe qué pasa exactamente en el Parlamento. Esta comunidad ofrece nuevas perspectivas de acción. Todos somos responsables. Yo no voy a ser el diputado, voy a ser un diputado —eso si soy elegido y si estoy solo—, mi reto es hacer que la potencia de la red funcione.

P. Pero como cabeza de lista de esta red, ¿podemos saber cuál es su postura con respecto, por ejemplo, a la inmigración? Sabiendo que no es solo su opinión, sino la del partido.

F. Evidentemente. Nosotros no hablamos de inmigración, sino de personas que sufren. Que están en la frontera y que están ahí, ¿por qué? Porque hemos saqueado sus economías. Gente que tenía comercios en África los han perdido, por culpa de las subvenciones europeas. Porque el dumping [cuando se vende a un precio bajo con el que los demás no pueden competir; se considera una competencia desleal] de exportaciones beneficia a Europa.

Levi. Nosotros defendemos un mundo de quien lo habita y no de quien lo gobierna. Las personas deben ser libres de habitar donde la vida les lleva. A los Gobiernos europeos les conviene que los inmigrantes entren a la UE saltando las vallas o en pateras, para que estén desprotegidos de todos sus derechos y en una situación de tal desamparo para que estén dispuestos a vivir como esclavos. Esta es la voluntad política.

Falciani: “Gusta mucho a los Gobiernos enfrentar a los ciudadanos, aborto sí o aborto no”

P. Es evidente que el punto fuerte del Partido X es su política de anticorrupción financiera, pero la mujer que vote querrá saber si están a favor o en contra de la reforma del aborto del PP, por ejemplo. ¿Queremos saber si se pueden mojar más en lo social?

L. En nuestra hoja de ruta no se tratan directamente algunos temas, pero hay unas líneas marcadas. Primero, no habrá sorpresas. El calendario europeo viene impuesto por la Comisión, entonces las sorpresas son bien pocas. Si se da una situación sorpresiva nosotros vamos a seguir aplicando lo que siempre hemos aplicado que es la wikilegislación, que es colgar la directiva o el documento sobre lo que se tiene que decidir, si todavía no está decidido en el programa. 

En el caso del aborto, nuestra política de democracia y punto está hecha para rechazar este enfoque polarizante. Gusta mucho a los gobiernos enfrentar a los ciudadanos, aborto sí o aborto no, mientras que nosotros reivindicamos que estas cuestiones son graves e importantes, por lo que se deben organizar debates informados, transparentes, y constructivos. En Europa no se hablará de aborto, pero suponiendo que estamos en España donde está la ley Gallardón sobre la mesa, este documento lo sacaríamos a wikilegislación.

P. ¿Una Cataluña dentro de la UE?

L. Más de lo mismo. Entre nosotros hay diferentes opiniones respecto a este tema. En una red ciudadana como la nuestra, que lleva un año y medio, podríamos estar arrancando los ojos discutiendo un debate tan complejo como es la soberanía de Cataluña. Pero nuestra red nos permite trabajar juntos y saber que encontraremos una solución juntos. El debate como se está planteando ahora no sirve para nada, ni a nadie. 

F. La trampa es esa. No se puede contestar con un sí o un no. Se necesita diversas respuestas para diferentes situaciones. Hay muchos matices y no sirve de nada polarizar. Esto es la riqueza de nuestro programa: Democracia y punto, la verdadera complejidad de la convivencia.

P. ¿Qué hay que hacer con Suiza? Incluso si la UE regula el secreto bancario, Suiza va a seguir siendo un paraíso fiscal. ¿Es necesaria una unión bancaria?

F. No es solo Suiza, hay casos como Chipre o Luxemburgo. Hay que recordar que la batalla se juega sobre si es Juncker o no quien va a decidir sobre la unión bancaria. En las finanzas y la lucha contra el fraude hay que ir a la fuente del problema, que es la desregulación, que es no saber qué es lo que está pasando, no tener a ningún policía en la calle. El verdadero interés no es hablar de unión bancaria, hay que hacer muchas cosas antes. 

P. ¿Habla usted de regulación impuesta desde Europa, la misma para todos?

F. Diría que el sentido común existe también en el marco de unas finanzas que están totalmente desreguladas. La especulación financiera mira ahora a los países emergentes. No hay nada que les impida volver y hacer lo mismo que han hecho con Grecia. No hemos atacado el origen de la crisis económica, que ha venido de una crisis financiera, y no se ha hecho ninguna modificación para impedir que se produzca de nuevo.

P. ¿Por qué solo le han propuesto a Podemos organizar un debate? ¿Los consideran su mayor rival?

Levi: “Nosotros defendemos un mundo de quien lo habita y no de quien lo gobierna”

L. Por una cuestión pragmática. La gente nos está preguntando la diferencia entre Podemos y nosotros, yo creo que la ciudadanía tiene más claro la diferencia con Equo, por ejemplo, porque está muy vinculado al tema ecologista.

P. ¿Les han contestado? ¿Dicho debate se celebrará?

L. No han contestado. Igual que la última vez cuando les preguntamos por una posible coalición. Mientras Equo nos contestó formalmente con una carta oficial diciendo que no, de Podemos nos enteramos por los medios.

P. ¿Cuáles son sus expectativas reales para el próximo 25 de mayo?

L. Nosotros llevamos mucho tiempo estudiando esto y creemos que tendremos uno o dos eurodiputados.

P. Nos enviaron una encuesta sobre los números en las redes sociales de algunos partidos políticos, pero este informe lo realizó una persona de su partido. ¿No creen que pierde fuerza?

L. Él es un asesor externo. Él no es del partido X, ha dado una conferencia para nosotros en Zaragoza en la primera gira, pero solo nos ayudan en la parte estadística. A nosotros nos ha pasado una cosa muy curiosa y es que hemos aparecido dos veces en Metroscopia, la segunda doblando la primera, y de repente hemos desaparecido y hemos estado informándonos. Estamos trabajando con especialistas para ver la realidad desde otra perspectiva, además nuestra encuesta son datos totalmente verificables. Son estadísticas de Facebook. Ahí están.

P. ¿Por qué no fueron invitados al debate de La Sexta, junto a los otros partidos minoritarios?

L. Nosotros en las estadísticas estamos codo a codo con Podemos, la lógica sería que nos invitaran. No sabemos la respuesta, pero pensamos que no ha sido intencionado, ni por un olvido o por una casualidad, pero es que no nos gustan las peleas de barro.

P. ¿Qué les ha parecido el debate entre Cañete y Valenciano?

L. Lo que más se nos ha quedado es lo que dijo Cañete un día después, que no ha podido machacar suficiente a Elena Valenciano porque si uno acorrala a una mujer lo tachan de machista. Esto es muy representativo de en manos de quiénes estamos.

P. ¿Cómo se sienten en la recta final?

L. Cansados y muy animados. Nosotros estamos haciendo muchos kilómetros y hablando con la gente. Nos ha sorprendido que la gente sí quiera hablar de política, creímos que iba a ser difícil explicar algo nuevo y todo lo contrario, la gente está hambrienta de entender.

F. Estamos animados, queremos compartir información de verdad, útil, y recordar que un Juncker significa la no regulación. Hoy después de ocho años la gente sufre por una crisis financiera. Nosotros no vamos a ser un partido más, sino que vamos con los ciudadanos.

P. ¿Por quién votarán como presidente de la Comisión?

L. Nosotros tenemos una posición particular. El tratado de Lisboa dice que el presidente del Parlamento se decidirá una vez conocido el resultado electoral, pero resulta que nosotros que llegaremos el 26 de mayo y nos encontramos con que tenemos a cinco personas ya esperándonos, sin haber esperado el resultado. Se nos quiere dar la cosa ya cocinada. Habrá muchas sorpresas que cambiarán el escenario, queremos esperar y por qué no proponer, por ejemplo, a Hervé Falciani como candidato. 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción