Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los vídeos de Interior demuestran disparos cerca de los inmigrantes

Las críticas obligan a la Guardia Civil a publicar las imágenes entregadas a la instructora

"No se ha acreditado causa-efecto entre la actuación y las muertes", afirma Fernández Díaz

La magistrada continúa con la investigación y no decreta el secreto de sumario

Un guardia civil detiene a un inmigrante exhausto al llegar al Tarajal.

Lanzamientos de botes de humo. Disparos de pelotas de goma al agua, cerca de los inmigrantes. Y devoluciones en caliente. Estas secuencias se suceden, una tras otra, en los vídeos de la tragedia de Tarajal (Ceuta) publicados ayer por el Ministerio de Interior en su página web y que, según subrayó este en un comunicado, se corresponden con las grabaciones "íntegras" enviadas por la Guardia Civil a la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta. La presión y las críticas han obligado al Gobierno a difundirlas.

La decisión fue adoptada por el Ministerio tras entregar el material audiovisual a la magistrada y recibir la notificación de que no había decretado el secreto de sumario. "No se podían colgar antes", subrayó ayer el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, que calificó esta medida como un "ejercicio de absoluta transparencia" del Ejecutivo.

Las nueve grabaciones de la tragedia publicadas en internet —con una duración de cuatro horas y 44 minutos— recogen el intento de entrada en Ceuta de un grupo de 300 subsaharianos el pasado 6 de febrero, cuando 15 de ellos murieron al intentar alcanzar a nado la costa española. "Se han subido a la web en su formato original para no ser acusados de manipulación", explicó en un décimo vídeo de "contextualización" el teniente coronel de la Oficina de Relaciones Informativas y Sociales (ORIS) del instituto armado, Fernando Cubillo.

La Guardia Civil, además, volvió ayer a defender la actuación de sus efectivos: "No se aprecia impacto de ningún medio [antidisturbio] sobre los inmigrantes. Tampoco que ninguno de los subsaharianos que se encuentran en aguas españolas sufra percance por sumersión". Una idea en la que perseveró, tras el Consejo de Ministros, Fernández Díaz. "No se ha acreditado que haya ninguna relación de causa y efecto entre la actuación disuasoria de los agentes y las muertes", aseguró. En rueda de prensa, además, recalcó que el instituto armado "jamás engañó al Gobierno", en referencia a los informes publicados el jueves por EL PAÍS y que demuestran que los mandos de la Comandancia de Ceuta ocultaron entre el 6 y 8 de febrero la carga en la playa con pelotas de goma.

Disparos de los agentes desde el espigón que separa Ceuta y Marruecos.

De vuelta a los vídeos, en las imágenes captadas por una cámara térmica instalada en el monte Hacho y a 3,2 millas náuticas de la playa, se observan los impactos de las pelotas de goma en el agua, a escasos metros de donde se encuentran los subsaharianos. Y, por su parte, el contenido de otra cinta constata nítidamente los disparos directos al mar, a pocos metros de los inmigrantes, efectuados por agentes que se encontraban en el espigón que separa Ceuta del espacio conocido como tierra de nadie.

Todas estas imágenes, según informó Cubillo, forman parte de las grabación bruta de la zona —más de 20 horas— de las 37 cámaras desplegadas por el perímetro fronterizo. "Desde el puente de Biutz al Tarajal", apostilló el teniente coronel.

Esta publicación de Interior también evidencia las devoluciones en caliente practicadas por los guardias civiles. Una cámara capta cómo conducen a los subsaharianos hasta una puerta que comunica con el país vecino. Esa práctica fue denunciada por las ONG al considerarla ilegal, en base al desarrollo reglamentario de la actual Ley de Extranjería, que obliga a llevar a una comisaría, para su identificación y posterior devolución, a todos los extranjeros interceptados "en la frontera o en sus inmediaciones". El ministro, en cambio, defendió esta actuación, ya que afirmó que no se accede a España hasta que se "supera la línea policial".

Paralelamente, la difusión de las cintas acaba también, previsiblemente, con la posibilidad de que se abra una comisión de investigación en el Congreso, como solicitó el PSOE. El PP ya quería vetar esa petición. Una opción que ahora Fernández Díaz ha dejado más clara: "La motivación de esta era que no se habían entregado los vídeos".

Imagen captada por la cámara térmica, localizada en el monte Hacho.
Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información