Las distintas alianzas con Bildu envenenan el futuro de Navarra

El PSOE cita votaciones de UPN y PP con la formación radical

Una parlamentaria de Bildu ha estado varios meses ausente de la cámara foral por un largo tratamiento médico. Al comunicar su baja, una parlamentaria de UPN se le ofrece para acompañarle por las noches en el hospital si es necesario.

La oferta, lógica entre compañeras de cualquier centro de trabajo, asciende de categoría por la afiliación política de una y otra, pero la realidad de la convivencia en el legislativo de una comunidad pequeña se impone, sobre todo después de dos años con las pistolas de ETA en silencio.

La coalición Bildu, que agrupa a militantes de la izquierda abertzale junto a EA y Alternatiba, llegó a los ayuntamientos navarros y vascos y a sus cámaras forales en las elecciones de mayo de 2011, con el aval del Tribunal Constitucional.

Esa misma instancia judicial había anulado todas las candidaturas consideradas herederas de Batasuna, desde su ilegalización en 2003. En Navarra, Bildu gobierna 17 ayuntamientos y tiene presencia en la mayoría de los consistorios. En las últimas elecciones generales, Amaiur, que une a los componentes de Bildu con Aralar, logró uno de los cinco diputados navarros gracias a obtener el 15% de los votos.

En una entrevista con EL PAÍS celebrada el pasado sábado, la presidenta navarra, Yolanda Barcina (UPN), proclamó que "nunca haría un acuerdo" con Bildu. Se refería a la necesidad que tiene el PSN de lograr los 13 votos de EH Bildu para la moción de censura que plantean los socialistas si se demuestran las irregularidades en el departamento de Hacienda denunciadas el martes por su ya ex directora.

Para contrarrestar el argumento de su coincidencia con Bildu, en el PSN recuerdan que ciudades navarras como Tafalla y Olite, gobernadas por UPN, han aprobado sus presupuestos de este año gracias a la coalición abertzale. En el caso de Tafalla, Bildu, que es la segunda fuerza con seis ediles, se abstuvo, y sólo los tres concejales socialistas votaron en contra de las cuentas. En Olite, el único edil de Bildu se sumó a los cinco de UPN para aprobar el proyecto frente a la abstención de PP y PSN.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por otra parte, los concejales que UPN tiene en Leitza y Bera apoyaron el proyecto de cuentas presentado por los alcaldes de Bildu de esos dos municipios.

Los socialistas recalcan que estas coincidencias con Bildu también afectan al PP en Euskadi. El alcalde de Vitoria, Javier Maroto (PP), pactó con ellos el proyecto y cambio de ubicación de la nueva estación de autobuses. Igualmente, en la ciudad de San Sebastián, gobernada por Bildu, el PP apoyó, justo al inicio de legislatura, el cambio de ubicación de la estación intermodal, contra el criterio del anterior primer edil, Odón Elorza (PSE).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS