Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
INCIDENTES EN BURGOS

“La policía, tras disolver, se ha dedicado a pescar en el barrio y coger a chavales”

Los seis encarcelados, de entre 18 y 24 años, carecen de antecedentes por desórdenes y daños

Tres de los enviados a prisión pagan la fianza de 3.000 euros impuesta por la instructora

Las piedras vuelan. Un contenedor de obra arde. Y los antidisturbios cargan contra el grupo de jóvenes encapuchados que se enfrenta a ellos en la calle de Vitoria. Son las nueve de la noche del lunes en Gamonal. Y empiezan las carreras que acaban a las diez con ocho chavales en la vía de Severo de Ochoa. Enfrente, cuatro policías. Allí, según consta en un auto, los cantos vuelven a surcar el cielo y uno impacta en el muslo de un agente. Otra vez, más persecuciones. La policía entra en un portal "donde se habían refugiado los jóvenes". A uno le encuentran, según la magistrada, una piedra, guantes y un pasamontañas. Para la instructora, indicios suficientes. A prisión.

Él es uno de los seis arrestados que han acabado en la cárcel tras los altercados. Podría enfrentarse a seis años de internamiento por los delitos de "desórdenes públicos, atentado y lesiones". ¿Su perfil? "Carece de ocupación o trabajo alguno", precisa la titular del Juzgado de Instrucción número 3 en su escrito. El chico, que vive con sus padres, reside en Burgos. Al igual que los otros cinco jóvenes —todos hombres y de entre 18 y 24 años— para los que ha decretado su entrada en un centro penitenciario.

"Son gente del barrio y de Burgos", apunta Óscar, miembro de la asamblea que ha coordinado las protestas contra el bulevar y uno de los tres encargados de ejercer de enlace entre el colectivo y las familias y abogados de los seis enviados a prisión. "Yo no sé qué filiación tienen después, si son de grupos radicales. Pero aquí no estaban por ser de ellos", apostilla el representante vecinal, que cuestiona los arrestos de los agentes: "La policía, tras disolver, se ha dedicado a hacer pesca en el barrio y coger a los chavales".

A Jorge Balbás, 23 años, lo detuvieron en la noche del viernes al sábado. Cuenta que estuvo en los calabozos de comisaría hasta las seis y media de la mañana, cuando lo trasladaron a los juzgados. "A un nicho de tres metros cuadrados, donde me metieron con otras dos personas", destaca el joven, que salió en libertad a las tres y media de la tarde del domingo; y que asegura que estaba tomando cervezas con unos amigos cuando lo arrestaron. "Yo solo estaba viendo el follón".

Desde el lunes, el Ministerio de Interior se ha esforzado en vincular los altercados de Gamonal con grupos violentos organizados "que se desplazan" a distintos puntos del país. A pesar de ello, ninguno de los 46 detenidos en los disturbios cuentan con antecedentes penales por desórdenes públicos o daños; y, además, en los atestados policiales enviados a los tribunales no consta que formen parte de ningún grupo ultra, según informan fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León.

"Cuando ocurren incidentes de estas características lo más fácil es decir que viene el lobo y achacarlos a grupos violentos. Pero esto es un estallido social que viene de lejos, de una situación de hartazgo. El bulevar ha sido la chispa", apunta el representante de la asamblea. De los 46 detenidos, los 11 menores se encuentran a disposición del fiscal y, desde un primer momento, la juez decretó libertad provisional para 29.

En los atestados enviados a los juzgados no consta que los detenidos sean de grupos radicales

Óscar, el enlace con los abogados de los seis enviados a prisión, recuerda que estos pertenecen a "familias humildes". La instructora fijó una fianza de 3.000 euros y, hasta ahora, solo tres la han pagado. Uno de ellos, D. G. F., la abonó el martes. Él ya ha pisado la calle. Según relatan portavoces de la asamblea vecinal —que ha empezado a recaudar dinero entre los congregados en la zona cero para pagar las fianzas—, este ha mantenido un encuentro con ellos: "Está en shock". Fue uno de los dos que ingresaron en un centro penitenciario en la noche del lunes. De los cuatro arrestados que lo hicieron el martes, dos también han abonado los 3.000 euros. Los otros dos, junto a un chaval de 18 años enviado a la cárcel el lunes, aún esperan encerrados en la prisión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información