Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE espera que las europeas sean el primer ‘no’ a Rajoy

Una de las bases de la campaña será el rechazo a la ley del aborto

Los socialistas ven Europa como el escenario de un conflicto ideológico

Foto de familia del Consejo de Política Europea del PSOE. Ampliar foto
Foto de familia del Consejo de Política Europea del PSOE.

El PSOE ha empezado este miércoles la carrera por las elecciones europeas del próximo mayo con uno de sus ejes muy definido: la oposición a la reforma de la ley del aborto, a la que se han unido todos los socialistas europeos. Lo confirmaba la presencia de Zita Gurmai, representante europea de las mujeres socialistas, en la primera reunión del Consejo de Política Social Europea. Un órgano del que saldrán las estrategias para los comicios de la Unión, que Elena Valenciano propone como la primera oportunidad de los ciudadanos españoles para decir "no" a las políticas de Rajoy; y para decir "sí" a otro tipo de política "que no sea la que genera más y más desigualdades".

La reforma de la ley del aborto de Gallardón, ha sido parte central del discurso de Valenciano, que presidía la reunión donde también se ultimaban los detalles de la "cumbre europea por la libertad de las mujeres que se celebrará en Madrid y que pretende reunir a diversas personalidades de distintas áreas... Todos aquellos que quieran defender la libertad de las mujeres".

El mensaje ha sido claro: para los socialistas, las elecciones europeas son el escenario de un conflicto ideológico. "Entre quienes quieren debilitar la democracia y quienes quieren fortalecerla", ha puntualizado Elena Valenciano, cuyo planteamiento ha girado en torno al retroceso que está suponiendo las políticas de Mariano Rajoy, con repercusión en toda Europa, y a la defensa de las libertades que supondrá la campaña socialista, "sobre todo la libertad de las mujeres cuando quieren ser madres".

Esa defensa se hará con la unión de los socialdemócratas europeos: 28 países van a compartir manifiesto, programa y candidato único a presidir la Comisión Europea, Martin Schulz. "Debemos fortalecernos en este momento decisivo en el que debemos ver que Europa no es solo un escenario económico, sino también un gran espacio público para la defensa de las libertades y no su recorte para hacer negocio".

El "momento decisivo" al que se refería Valenciano es la reciente percepción de que nada es para siempre. "No hay nada garantizado. En poco tiempo y con Rajoy a la cabeza hemos visto como nuestras perspectivas iban más allá. Han llegado mucho más lejos de lo que podíamos imaginar".

Valenciano ha asegurado que, desde hoy, no habrá nada más importante en los próximos meses que trabajar para las elecciones europeas, cuyo candidato se elegirá, según la vicesecretaria, en el comité federal de marzo. Para entonces ya podría estar terminado el calendario de primarias que Alfredo Pérez Rubalcaba ya ha empezado a ver con los barones socialistas. Se abre la posibilidad de unas primarias autonómicas, previas a las del candidato para la Moncloa, según las preferencias de algunos barones.

La dirección federal no se ha decantado todavía por ninguna fecha ni por ninguna de las opciones que proponen los propios dirigentes autonómicos. Que se mueven entre elegir primero al candidato para las generales y o celebrar primero las autonómicas, opción que cada vez tiene más adeptos entre las federaciones. Si el consenso general es que las primarias a La Moncloa sean en octubre, las autonómicas tendrían que ser en verano.

 

"No se puede volver al siglo XIX"

Zita Gurmai ha acompañado al PSOE en la primera reunión del Consejo de Política Europea y ha estado en la posterior rueda de prensa a los medios. Valenciano ha aclarado que la presencia de Gurmai en el Consejo es una muestra de la lucha, "nacional y europea", que los socialistas van a dar en contra del anteproyecto de ley del PP y "el compromiso y el apoyo que los socialistas españoles tienen en Europa contra este retroceso legislativo".

Gurmai, muy expresiva, ha calificado la reforma de la ley del aborto como "gran horror" y se pregunta si eso es lo que quieren realmente los ciudadanos y el propio Partido Popular, "que está dividido internamente". La política húngara argumenta que la religión "no puede desempeñar un papel en esto y tiene que dejar de ejercer presión sobre los políticos. No podemos volver al siglo XIX".

Para Valenciano la división del PP es "normal y evidente, con una ley híper restrictiva que hace casi imposible abortar en España". Los socialistas recuerdan que en el resto de países europeos gobernados por la derecha "existe la regulación de plazos para que las mujeres puedan decidir libremente sobre su embarazo. Cosa que aquí no se podrá hacer por la simple y llana imposición de la moral de una minoría sobre la mayoría".

El PSOE teoriza sobre la posibilidad de que los populares guarden la reforma para después de las elecciones europeas: "Puede pasar. Ya la han sacado a la luz y aplacan un poco a los más conservadores. Ahora podrían guardarla para contener a los más moderados".

Más información