Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Golpe al control de los presos etarras

Detenidos los abogados encargados de mantener la disciplina entre los reclusos

La fiscalía indaga por qué Interior anunció la operación antes de terminarla

Uno de los detenidos en la operación contra ETA.

El Gobierno no quiere saber nada de “mediadores” ni de “grupos de coordinación” ni de correas de transmisión con los presos de ETA. Cuatro días después del acto de Durango (Bizkaia) en el que 74 antiguos reclusos de la banda terrorista apoyaron la decisión de sus compañeros en prisión de rechazar la violencia y aceptar la legalidad penitenciaria como paso previo a buscar beneficios penitenciarios individuales, Interior asestó un nuevo golpe al grupo encargado de mantener la disciplina interna, verdadera fuerza del colectivo.

Agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil han detenido este miércoles en Bizkaia, Gipuzkoa y Navarra a ocho miembros del llamado frente de makos (cárceles) de ETA, entre ellos los abogados Arantza Zulueta y Jon Enparantza, supuestos cabecillas del entramado de conexión entre los reclusos y la dirección de la banda. Ambos están considerados por el Gobierno como parte del núcleo duro de la banda y no como meros satélites de la organización. Fuentes policiales afirman que al menos Zulueta va a ser imputada por integración en organización terrorista. Los registros se prolongaron durante la madrugada.

La Operación Jaque se produce apenas tres días antes de la manifestación que la izquierda abertzale celebrará el próximo sábado en Bilbao para reclamar el fin de la política de dispersión de los presos de ETA y el acercamiento de los reclusos a cárceles próximas al País Vasco. Fernández Díaz ha declarado que la operación policial es “un paso más que se está dando desde el Estado de derecho contra ETA para conseguir su definitiva liquidación”. Enfrente, Pernando Barrena, portavoz de Sortu, el partido de la izquierda abertzale, ha calificado las detenciones como “el enésimo intento del Partido Popular del ahogar el proceso de paz”.

Fuentes de Interior califican a Arantza Zulueta como “la mano de ETA en el mundo de los presos”. Según los informantes, la letrada, “estaba gestionando lo que queda de ETA, e impide las alternativas y las decisiones individuales de los presos”. Entre los otros gestores de los residuos de la banda terrorista figuran, en la cúpula militar, David Pla e Iratxe Sorzabal y un pequeño grupo de activistas que “se dedican a sobrevivir”, especialmente en Bélgica.

Zulueta estuvo presente el pasado sábado en el acto de Durango, que fue calificado de “aquelarre repugnante” por el ministro del Interior. Según fuentes gubernamentales, la letrada se dedicaba a mantener prietas las filas, tanto de los reclusos como de sus familiares. Tras el cese definitivo de la violencia por parte de ETA, y la expectativa de que se pueda adelantar la fecha de salida de prisión, numerosos reclusos y familiares de presos mostraron internamente su rechazo a las gestiones de Zulueta. Fuentes gubernamentales desvinculan la Operación Jaque tanto de la reunión de expresos de ETA de Durango como de la manifestación del próximo sábado en Bilbao. Sin embargo, dejan entrever que detrás del despliegue policial existe una estrategia para el proceso de fin de ETA. “Hay que sacar de la circulación a esta gente para que la izquierda abertzale pueda liderar el proceso”, sostienen las fuentes bajo exigencia de anonimato.

La Operación Jaque está coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional y dirigida por el juez Eloy Velasco. Fuentes de la investigación la sitúan como una continuación de la desarrollada el pasado 29 de septiembre contra Herrira, la organización de defensa de los derechos de los presos de ETA. Esa operación se saldó con 18 detenidos en el País Vasco y Navarra, todos los cuales quedaron en libertad, excepto cuatro, que debieron presentar una fianza de 20.000 euros.

El éxito de la operación policial, en la que trabajaron más de 100 agentes, estuvo a punto de frustrarse después de que el Ministerio del Interior anunciara las detenciones mediante una nota de prensa y a través de las redes sociales antes incluso de que los operativos hubieran salido del cuartel bilbaíno de La Salve. A las 15.04, Interior envió la nota a los medios de comunicación y lanzó la noticia en Twitter. Sin embargo, apenas media hora después, el departamento que dirige Jorge Fernández envió la misma nota con un llamativo encabezamiento en rojo y en mayúsculas: “La información enviada sobre esta operación antiterrorista queda anulada a todos los efectos”. Entre las dos notas, según fuentes de la investigación, los detenidos tuvieron ocasión de deshacerse de documentación comprometedora. La Fiscalía tiene previsto abrir investigar a Interior por este error porque es “lamentable que una operación de esta envergadura se vaya así al traste”, informa Efe

El ministro Fernández Díaz ha cometido ya varios deslices de este tipo: el pasado julio, adelantó en una entrevista en la radio que se iba a producir una operación contra ETA horas después. Esta indiscreción del titular de Interior estuvo a punto de echar a pique el arresto en Francia del etarra Juan María Mujika.

Antiguos miembros de la banda ejercen como interlocutores de los presos

Arantza Zulueta (izq.) Jon Enparantza (der.)
Arantza Zulueta (izq.) Jon Enparantza (der.)

Además de los abogados Arantza Zulueta y Jon Enparantza, en la Operación Jaque fueron detenidas otras seis personas vinculadas a ETA.

  • Aitziber Sagarminaga Abad, detenida en Bilbao, fue la persona que alquiló el pasado sábado el Kafe Antzokia de Durango, en el que los expresos de ETA se alinearon con la vía emprendida por sus compañeros en prisión de rechazo a la violencia. Sagarminaga, de 38 años y antigua tesorera de Askatasuna, pasó cinco años en prisión por pertenecer al aparato de información de ETA.
  • Asier Aranguren Urroz. Detenido en 2003 y condenado en 2009 a diez años de prisión en Francia por ser el lugarteniente de Ainhoa García Montero, considerada jefa del aparato de información de ETA. Protagonizó la película Asier eta biok (Asier y yo).
  • Egoitz López de la Calle Uribarri, de 34 años, arrestado en junio de 2001 en Ochandiano (Álava), acusado de participar en varios actos de violencia callejera atribuidas a la ilegalizada organización juvenil Haika.
  • Miren Aintzane Orkolaga Etxaniz. En libertad desde el 26 de septiembre de 2009 después de cumplir casi nueve años de condena en Francia.
  • José Miguel Almandoz Erviti. Arrestado en 2003 cuando preparaba atentados junto al entonces jefe etarra Gorka Palacios. Liberado en septiembre de 2012.
  • José Luis Campos Barandiaran. Miembro del aparato logístico de la banda, huyo a Francia en 1982.

Más información