Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ácratas detenidos por la bomba del Pilar rondaron la basílica de Montserrat

Dos de ellos están acusados del atentado contra la basílica del Pilar

La policía sospecha que España se está convirtiendo en refugio de radicales del anarquismo

Entre los arrestados hay tres chilenos, una italiana y un argentino

Disponían del plano del famoso templo barcelonés, contra el que supuestamente iban a atentar

La policía ha detenido sobre las tres de la madrugada de este miércoles, en un piso el barrio del Carmel de Barcelona, a cinco personas como supuestos autores del atentado con bomba en la Basílica del Pilar de Zaragoza del pasado 2 de octubre. La Comisaría General de Información, que ha ejecutado los arrestos, considera que los autores materiales del atentado son Francisco Javier Solar Domínguez (Santiago de Chile, 1979), alias Cariñoso, y Mónica Andrea Caballero Sepúlveda (1988, también de Santiago de Chile), apodada Moniquita. Ambos fueron ya procesados en su país junto a otras diez personas por la colocación de 30 artefactos incendiarios en Chile entre los años 2006 y 2009. Las detenciones se han ejecutado al día siguiente de que dos de los detenidos fuesen detectados merodeando cargados con mochilas por la basílica del monasterio de Montserrat, en la provincia de Barcelona, de donde se llevaron un plano.

El Ministerio del Interior asegura que los detenidos formaban parte de "un comando anarquista muy bien organizado, extremadamente peligroso y con fuertes conexiones internacionales". Ahora se les ha encontrado el plano de otro templo español, por lo que la policía sospecha que pretendían atentar. Los arrestados, imputados por delitos de terrorismo, serán trasladados posiblemente este viernes a la Audiencia Nacional, según fuentes de este tribunal.

De izquierda a derecha: Mónica Andrea Caballero, Gerardo Damián Formoso, Valeria Giacomoni, Rocío Yune Mira y Francisco Javier Domínguez.

Los dos supuestos autores materiales fueron arrestados junto con la italiana Valeria Giacomoni (Trento, 1979) que no vivía en esa casa pero que, según la investigación, es la persona que trajo a España a Mónica Caballero. Los otros dos detenidos son el argentino Gerardo Damián Formoso, nacido en 1980 en Buenos Aires, y la chilena Rocío Yune Mira Pérez, nacida en 19822 en Santiago de Chile, que estaban en el piso donde se realizaron las detenciones. La policía espera cerrar los detalles de la operación en breve.

El hecho de que los arrestados sean extranjeros confirma la sospecha de la policía, desde hace varios meses, de que España se está convirtiendo en refugio de radicales del anarquismo internacional. Los dos supuestos autores materiales se libraron del proceso en su país por un error procedimental y se refugiaron en España. Una de las acciones llevadas a cabo por la organización a la que presuntamente pertenecían fue la colocación de un artefacto explosivo el 21 de noviembre de 2009 en la iglesia de Los Sacramentos, en Santiago de Chile (Chile). Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, ha recibido la llamada de su homólogo chileno, quien le ha explicado que los detenidos "son muy conocidos por su historial delictivo en Chile" en el marco del llamado caso Bombas.

La policía española solicitó el pasado 4 de septiembre a la policía chilena y a la Agencia Nacional de Inteligencia (ANI) datos sobre Moniquita y Cariñoso, así como de un tercer chileno, cuya identidad no ha trascendido y que también estuvo involucrado en el caso Bombas.

Los principales sospechosos han sido identificados a raíz de las imágenes grabadas el mismo día de la explosión en los aledaños de la basílica. Fueron vistos llegando con dos mochilas al templo y tomando precauciones para no ser vistos. Después, salieron del lugar poco antes del estallido del artefacto. El explosivo colocado en la basílica del Pilar de Zaragoza provocó una fuerte detonación en el pasillo central del templo, sin provocar heridos, a pesar de que estaba abierto al público en esos momentos. Los dos detenidos llegaron al Pilar en transporte público.

Los investigadores no han podido atar de momento que los dos detenidos en relación directa con la bomba de Zaragoza sean los mismos que atentaron contra la catedral de La Almudena de Madrid, el 7 de febrero. Pero el hecho de que ambos ataques fueran reivindicados por el Comando Insurreccional Mateo Morral y que las bombas presentaran "características similares" les lleva a afirmar que será "cuestión de tiempo" imputarles por el ataque en la capital de España.

Francisco Javier Solar fue acusado por la fiscalía chilena de manipular artefactos explosivos e incendiarios que fueron colocados en varios templos, bancos, restaurantes... En diciembre de 2009 fue detenido con ropas impregnadas de TNT. Su compañera Mónica Andrea fue acusada de la colocación de una bomba en la iglesia Los Sacramentinos de Santiago de Chile. Cuando fue detenida en la casa ocupada La Crota, la fiscalía chilena explicó que tenía en su poder "insumos para la confección de artefactos explosivos e incendiarios". Ambos fueron llevados ante un tribunal de su país, pero fueron absueltos al entender los jueces que no había "suficientes elementos de convicción contra ellos". Tras salir libres del que fue conocido como caso bombas, abandonaron el país rumbo a Barcelona, de la mano de la italiana Giacomoni, según fuentes policiales españolas y periodistas chilenos consultados. La fiscalía presentó 7.000 elementos de pruebas contra ellos, pero el 60% fueron rechazadas por el juez al considerarlas impertinentes.

Imagen de los destrozos causados por el artefacto explosivo en El PIlar

Solar Domínguez, antropólogo, y Caballero Sepúlveda, fueron absueltos en julio de 2012 junto a otros 12 anarquistas en el llamado caso Bombas,una sucesión de 29 ataques a bancos, templos, restaurantes e incluso la Agencia Nacional de Inteligencia. Ambos estuvieron un año en prisión preventiva. Moniquita fue acusada de colocar una bomba en la iglesia Los Sacramentinos, en Santiago de Chile, el 21 de noviembre de 2009. Fueron absueltos por no haber pruebas suficientes contra ellos y la fiscalía y el Ministerio del Interior chilenos fueron condenados en costas.

Hoy, tras las detenciones, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, telefoneó para felicitar a su homólogo español, Jorge Fernández Díaz. “Algo de razón teníamos en el caso Bombas”, dijo Chadwick. Los detenidos quedan ahora en manos de la Audiencia Nacional.

El atentado fue asumido por el denominado Comando Insurreccional Mateo Morral, el mismo grupo anarquista que se atribuyó la colocación de un artefacto en la catedral de La Almudena de Madrid en febrero. La explosión destrozó varios de los bancos de madera ubicados frente al altar mayor de la catedral madrileña, pero no causó heridos al no haber visitantes cerca del punto donde se depositó el artefacto.