Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exescolta de Matutes robó en su empresa un millón con un soplete

Otro agente, piloto de rallies, ha sido arrestado por esconder el dinero

Un policía, exescolta del exministro Abel Matutes y ahora destinado en la Brigada de Seguridad Ciudadana de Ibiza, se apoderó de casi un millón de euros en la sede empresarial de este último, tras violentar una caja fuerte mediante un soplete, según fuentes policiales. El presunto ladrón es R.R.G, de 39 años, quien supuestamente cometió el robo durante la madrugada del sábado 26 de octubre, en un edificio en donde trabajó de vigilante durante cinco años. Junto con él, la policía ha puesto a disposición judicial a otro agente, J.J.F.A, de 38 años, acusado de haber enterrado dos cajas con la mayor parte del dinero en un jardín de su propiedad.

El robo se produjo hace dos semanas en el edificio de Empresas Matutes, en la avenida de Bartomeu de Roselló. El policía R. R. aprovechó presumiblemente su conocimiento del inmueble para llegar hasta donde estaba la caja fuerte y la reventó con total tranquilidad mediante un soplete. Se apoderó de casi un millón de euros y huyó sin que nadie se percatase de su acción. Después, se quedó con unos 100.000 euros y entregó el resto del botín a su compañero J. J. F. para que se lo guardase.

Aunque la policía no ha dado detalles de la investigación, fuentes próximas al caso han informado de que el pasado martes fue arrestado R. R., que vive en un apartamento cercano al edificio del grupo empresarial Matutes. El viernes pasado también fue detenido su presunto encubridor, quien el pasado 2 de octubre fue condecorado con la Cruz al Mérito Policial con distintivo blanco. Este agente, que también es un conocido piloto de rallies automovilísticos en Mallorca, tenía actualmente el proyecto de montar una escuela de jóvenes pilotos en Ibiza.

Además de la investigación judicial, la policía tendrá que determinar si el presunto autor material del robo incurrió en incompatibilidades, ya que tras ser escolta del ministro Matutes, siguió trabajando durante cinco años como vigilante en el grupo del político ibicenco. Por ese motivo residía actualmente en un apartamento muy próximo al lugar donde presuntamente perpetró el asalto, según fuentes policiales.