El Ciberquijote que osó luchar contra los molinos del aparato

El alcalde tuitero rozó la candidatura sin apoyo oficial

José Antonio Rodríguez Salas, tras descargar de su coche los avales de las primarias.
José Antonio Rodríguez Salas, tras descargar de su coche los avales de las primarias.JULIO MUÑOZ (EFE)

“Pensé que íbamos a atravesar el muro. Un día más y lo logramos. Ahora, los aparatos de los partidos, y no solo el mío, tienen razones para preocuparse. Les hemos puesto contra las cuerdas. Las campañas en la Red funcionan. David le ha dado una pedrada a Goliath, y la próxima vez, el pequeño puede tumbar al gigante”.

José Antonio Rodríguez Salas, el alcalde del pueblo granadino de Jun, rumia todavía, y no precisamente en silencio, su “falsa” derrota frente a la aplastante victoria de la candidata oficialista, Susana Díaz. “No he perdido”, insiste, inmune a la contundencia de los 21.179 avales que ha acreditado Díaz frente a los 6.664 que dice haber reunido él. “Me considero ganador porque he despertado conciencias”, replica, “esto es como la piedra que agita el agua estancada, solo que el estanque es el partido, y las piedras, los tuits”.

Más allá de su tendencia a la autorreivindicación permanente, la gesta de Rodríguez no es pequeña. Ha rozado la candidatura —le han faltado 196 avales, según su contabilidad, dado que no entregó los documentos a la Comisión de Garantías para evitar delatar a sus disidentes avalistas ante el partido— partiendo de la nada.

El alcalde de un municipio de 3.500 habitantes, un perfecto desconocido en la calle más allá de su hiperactividad en Twitter, donde tiene 220.000 seguidores, osa plantarle cara a la heredera señalada por Griñán, una fontanera del partido desde adolescente, y casi logra forzar unas primarias que muy pocos veían factibles dado lo cantado del resultado.

Un ciberquijote luchando con lanzas virtuales (tuits, reivindicación de la validez del aval electrónico, creación de redes y nódulos de apoyo) la contra la terca solidez de los molinos de la realidad política (mítines, peso de la jerarquía, manejo de las lealtades y deslealtades internas). Al final, se ha impuesto apabullantemente la lógica analógica. Pero hay quien piensa que el agua ha temblado.

“Se ha abierto la espita”, dice el politólogo Antoni Gutiérrez Rubí. “El entorno digital permite desafíos antes impensables. Que los pequeños, rápidos y conectados puedan ganar a los grandes, lentos y desenchufados. Vamos a un nuevo ecosistema. Y las especies que no se adaptan tienden a extinguirse”, vaticina. Mientras tanto, analógicos y digitales siguen a la greña. Los partidarios de Díaz “no se creen” los avales de Rodríguez, y viceversa. Ya lo dijo Adenauer: hay enemigos, enemigos mortales, y compañeros de partido.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Más información
El alcalde de Twitter busca la tercera vía
El alcalde de Jun dice que le faltan 803 de los 6.780 avales
El alcalde tuitero de Jun acaricia el campanazo

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Luz Sánchez-Mellado

Luz Sánchez-Mellado, reportera, entrevistadora y columnista, es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y publica en EL PAÍS desde estudiante. Autora de ‘Ciudadano Cortés’ y ‘Estereotipas’ (Plaza y Janés), centra su interés en la trastienda de las tendencias sociales, culturales y políticas y el acercamiento a sus protagonistas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS