Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo abogado de Bárcenas: “Quien manda soy yo”

Javier Gómez de Liaño asegura que el extesorero del PP será disciplinado y se portará bien

Ampliar foto
El abogado Javier Gómez de Liaño, a su salida de Soto del Real.

Javier Gómez de Liaño confirmó el jueves a su salida de la cárcel de Soto del Real que sería el nuevo abogado del extesorero del PP, Luis Bárcenas. Un día después, ha concedido una entrevista al programa de televisión Espejo Público en la que ha asegurado que su cliente será disciplinado, ya que le ha advertido que el que mandará será él y no admitirá interferencias en su trabajo. "Como en un hospital médico", ha comparado.

Bárcenas, que permanece en prisión incondicional desde el pasado 27 de junio por delitos relacionados con blanqueo de dinero, fraude fiscal, falsedad de documentos y estafa procesal, rompió con su anterior bufete el pasado 8 de julio debido a una "pérdida de confianza". Los letrados, que llevaban a su cliente desde el inicio de su implicación en 2009 en el caso Gürtel, hicieron constar que la ruptura se debe a una disparidad de criterios. Estos desacuerdos llegaron a su máxima expresión con la publicación de unas declaraciones de su defendido en el diario El Mundo sobre la financiación irregular del PP.

Gómez de Liaño ha reconocido que le costó tomar la decisión de defender a Bárcenas pero finalmente aceptó. El abogado se ha mostrado convencido de que el extesorero "se portará bien". "Si yo he asumido la defensa es porque él ha asumido ese compromiso". También ha recalcado que su defensa será jurídica, ya que nunca ha utilizado medios al margen de la ley.

El abogado también ha recalcado que no se dejará influir por ningún medio de comunicación y que su defensa será jurídica y no "radiada". "La verdad está por encima de todo, si no hay verdad, no hay justicia", ha afirmado.

 El exmagistrado de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Liaño es columnista de El Mundo y se dedica a la abogacía desde que fue condenado en octubre de 1999 a 15 años de inhabilitación y expulsado de la carrera judicial por prevaricación en el caso Sogecable. En la actualidad Gómez de Liaño se dedica a la abogacía junto a su esposa María Dolores Márquez de Prado, exfiscal y quien en su día perteneció al grupo de fiscales considerados los indomables de la Audiencia Nacional.