Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles dan a sus políticos una de las peores notas de la UE en corrupción

Con Chipre y Grecia es el país europeo con peor visión de sí mismo en este aspecto

El 72% de españoles cree que la lucha política contra la corrupción es ineficaz

Los españoles tienen una percepción paupérrima de su país en materia de corrupción, hasta el punto de que se ven como uno de los países más deshonestos de Europa. Casos como Palma Arena, la trama Gürtel o los Eres de Andalucía han minado aún más la confianza en la clase política hasta el punto de que dos de cada tres españoles creen que hay más corrupción con respecto a 2011. En una escala de 1 a 5, siendo cinco “muy corrupto”, los españoles dan un 4,4 a sus dirigentes.

Estos son los datos que arroja el Barómetro de la Corrupción Global, un documento que mide la percepción de los ciudadanos en base a sus experiencias personales.El documento ha sido presentado este martes por International Transparency, una organización sin ánimo de lucro con sede en Alemania volcada en la lucha contra la corrupción. En su octava y última edición,  ha realizado la cobertura más amplia hasta la fecha entrevistando a 114.270 personas de 107 países.

El Barómetro indaga sobre la opinión de los ciudadanos acerca de la corrupción en su país y en qué instituciones se manifiesta este problema de manera más grave. Los españoles no son los únicos: un 53% de todos los encuestados cree que este fenómeno ha empeorado en su país en el último año. En la escala de 1 a 5 donde los españoles dan la peor nota a los políticos (4,4), también castigan, aunque menos, al poder legislativo (3,9) y el judicial (3,5). Un 66% de los españoles cree que la corrupción se ha incrementado mucho, un 29% opina que lo he hecho moderadamente, y solo el 5% cree que ha bajado.

“Comparativamente, somos el cuarto país de Europea donde más gente cree que se ha incrementado, solo por detrás de Portugal, Grecia y Chipre”, ha explicado el catedrático de la Universidad Rey Juan Carlos Manuel Villoria. “Solo tenemos a Portugal por delante en la carrera de la depresión”, ha opinado, en referencia a la pobre visión que tenemos de nuestro país y que, según ha opinado durante la presentación del Barómetro, no se corresponde tanto con la realidad.

El 72% de españoles cree que la lucha política contra la corrupción es ineficaz

Las instituciones mejor paradas son el Ejército (2,6), las Organizaciones No Gubernamentales (2,4) y los sistemas sanitario (2,3) y educativo (2,1). Entre medias se encuentran los medios de comunicación (3,2), los organismos religiosos (3,1), las empresas privadas (3,3) y la policía (3,1).

El pago de sobornos es una de las patas sobre las que se apoya el estudio. En España tenemos una visión muy optimista, ya que solo un 2% de los encuestados reconocieron haber aceptado a un soborno durante las entrevistas. Sea cierto o falso, España se sitúa con este dato entre los países del mundo donde menos sobornos se pagan, tan solo con Dinamarca por delante.

“Si no pagamos sobornos, cuál es el problema tan grave para tener esa visión negativa de nuestro país”, se ha preguntado Villoria. La clave está en que la corrupción no se da en el ámbito administrativo o en el educativo, sino a nivel político, ha indicado.

Frente a la ausencia de sobornos, los españoles nos mostramos muy dispuestos a la hora de recurrir a las amistades personales para solucionar asuntos con la Administración. Un 73% cree que son muy importantes. “Denota que tenemos una cultura de la legalidad bastante baja”, ha reprochado Villoria.

En un país donde la desconfianza institucional es un rasgo “histórico”, Villoria ha resaltado que esta se ha incrementado ya que el 72% cree que la lucha política contra la corrupción es ineficaz, y solo un 60% opina que podría hacer algo para cambiar las tornas. Entre las medidas más aceptadas se encuentran firmar una petición o acudir a una protesta, algo que apoyaría un 64%.

El dato más triste viene de una pregunta muy concreta: ¿Si conociera un caso de corrupción, lo denunciaría? Ante esta diatriba, daneses y alemanes se muestran tajantes con un 97% y 92% de respuestas afirmativas, mientras que los españoles solamente lo haríamos en un 73% de casos. La razón es que, para la mayoría, no sirve para nada.