Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández Díaz recuerda al 25-S que el Congreso es “inviolable”

La Cámara baja, blindada ante el nuevo intento de rodearla en el debate de los presupuestos

Interior moviliza a 600 antidisturbios, que impedirán "coacciones" a los diputados

El Congreso de los Diputados vuelve a blindarse ante la nueva protesta del Movimiento 25-S, que ha llamado de nuevo a "rodear" la Cámara baja, coincidiendo con la primera jornada de debate sobre los Presupuestos Generales del Estado de 2013. A su juicio, estas cuentas públicas generan "opresión y miseria". Esta vez, no han comunicado la protesta a la Delegación del Gobierno en Madrid, que ha multado con 6.000 euros al convocante del 25-S. Después de los graves disturbios con los que se estrenó el colectivo —ese día hubo 64 heridos y 35 detenidos—, la nueva convocatoria invita a rodear el Congreso "con propuestas", que los manifestantes pretenden en hojas de papel sobre las vallas que protegen el palacio de la Carrera de San Jerónimo.

El 25-S ha convocado una marcha a las cinco y media de la tarde que discurrirá entre la Cuesta de Moyano y la plaza de Neptuno de la capital. A las seis y media, en Neptuno, se celebrarán dos asambleas-debate: una sobre presupuestos, deuda y recortes, y otra sobre el proceso constituyente que quieren promover. El intento de rodear el Congreso "literalmente" será a partir de las nueve. La plataforma asegura que permanecerá rodeando el Congreso hasta que acabe el pleno y se marchen los diputados. Los convocantes avisan además de que regresarán el 25 y el 27 de octubre. "Convocaremos acciones y rodearemos el Congreso las veces que haga falta, hasta que nos devuelvan la democracia", aseguran.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha recordado esta mañana que el Congreso es "inviolable", tal como establece la Constitución, y que no se permitirá ningún tipo de coacción. En los pasillos de la Cámara baja, antes de que comenzara el debate de presupuestos, ha indicado que "la Policía está para garantizar los derechos fundamentales de reunión y manifestación, en el marco de la ley, y la Policía está también para hacer que, efectivamente, se cumpla el mandato constitucional y legal de que el Congreso es inviolable", ha señalado. Según ha recordado el titular de Interior, cuando el Congreso está reunión en sesión plenaria "no se le puede pretender coaccionar" ni "intentar ejercer ningún tipo de coacción sobre los diputados".

El presidente del Congreso, Jesús Posada, confía en que haya una sesión "tranquila" y ha hecho hincapié en que la convocatoria "no es legal", ya que "no ha seguido los trámites adecuados", en referencia a que no ha sido comunicada a la Delegación del Gobierno. La delegada en Madrid, Cristina Cifuentes, ya advirtió ayer de que la Policía actuará "como lo hace siempre" para "garantizar la seguridad y el orden público, como es su deber". 

Por su parte, el portavoz adjunto del PP, Rafael Hernando, ha tildado la protesta de "absolutamente irracional" y ha sostenido que estas manifestaciones "lo único que buscan es echar a la gente a la calle para generar más conflictos". El presidente de Madrid, Ignacio González, ha tildado la protesta de "provocación" y una "decisión clara de vulnerar la ley". En Antena 3, González ha indicado que es "partidario" de "exigir" a estos movimientos "que cumplan la ley", pues, en su opinión, "no se pueden hacer ni concentraciones ni manifestaciones que no estén autorizadas cumpliendo los tramites normales".

El vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, ha pedido un ejercicio de "responsabilidad" y de "sentido común" a quienes convocan, a quienes autorizan y también a la justicia, que en ocasiones "han tumbado" las ubicaciones alternativas que ha propuesto la Delegación para las movilizaciones. En Telemadrid, ha destacado que esta semana la capital acoge más de 85 concentraciones y que la media es de 10 a 15 diarias desde julio, ha lamentado que muchas veces se desarrollen "en un triángulo de seis calles" en el centro de la ciudad y ha advertido de que el Ayuntamiento, junto a la Delegación del Gobierno, va a ser "inflexible con los violentos".

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha afirmado que las manifestaciones no autorizadas "no se pueden aceptar" y sobre todo "cuando se trata de cercar el Congreso". "Lo importante es que en Madrid tenemos una delegada del Gobierno que está convencida de que lo que tiene que hacer es cumplir la ley y hacerla cumplir", ha indicado Aguirre. La expresidenta madrileña, en su primer acto como asesora de Turismo, ha señalado que "confía" en que estas movilizaciones en la calle "no influyan" en la Marca España ni dañen la imagen de nuestro país en el exterior.

Al margen del PP, incluso a los grupos parlamentarios más cercanos a los manifestantes esta convocatoria les produce incomodidad y preocupación, habida cuenta de que el 25 de septiembre los acontecimientos terminaron en hechos violentos y con una intervención policial que muchos han considerado desproporcionada. Sin embargo, ante los problemas económicos y los dramas sociales que ya hay en España, justifican estos gestos de protesta. Así lo expresan los portavoces del Grupo Izquierda Plural ( IU-ICV y Cha), también de ERC y del PSOE. La portavoz socialista, Soraya Rodríguez, ha mostrado todo su “respeto” hacia “el derecho de manifestación”

Para proteger el Congreso, fuertemente acordonado desde hace meses, el Cuerpo Nacional de Policía desplegará hoy a unos 600 agentes antidisturbios. El reciente anuncio del Gobierno del PP de su intención de prohibir la toma de imágenes de policías mientras ejercen su trabajo ha indignado a muchos activistas. "Yo saldré a la calle igual. Y si hace falta, con una cámara en el casco”, cuenta uno de ellos a EL PAÍS.

Más información