Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La directora de Tráfico computa ya las víctimas con el método que cuestiona

La estimación de fallecidos a 30 días se aplica ahora en operaciones especiales

El sistema antes solo se utilizaba en los anuarios

Asociaciones de víctimas y automovilistas no creen que el recuento real produjese "sorpresas"

Accidente ocurrido en febrero a la altura de Figueres, Girona, en el que murieron cinco personas.
Accidente ocurrido en febrero a la altura de Figueres, Girona, en el que murieron cinco personas.

La forma en la que se contabilizan los fallecidos en carretera ya ha empezado a cambiar. Pero mientras la nueva responsable de la Dirección General de Tráfico (DGT), María Seguí, ha anunciado su intención de llegar a un “cómputo real” de las personas que fallecen durante los 30 días posteriores al accidente, de momento lo que ha hecho ha sido aplicar en periodos concretos la forma de hacer estimaciones que hasta ahora solo se utilizaba en los anuarios.

La Semana Santa de este año ha sido la primera vez que Tráfico ha dado un balance estimado tras una operación especial. Hasta ahora, únicamente aportaba el recuento a 24 horas, el absolutamente científico y sobre el que finalizado el año se aplica un sistema corrector. Desde la DGT reiteran que el objetivo es conseguir un dato real a 30 días pero reconocen que hoy por hoy es imposible. Mientras, pretenden ir dando adelantos e “ir viendo qué van diciendo” esos datos.

De momento, lo que los datos dicen es que esta Semana Santa se ha experimentado un repunte en la siniestralidad por primera vez desde 2006, tanto a 24 horas como aplicándose el factor corrector. Murieron 45 personas en vías interurbanas frente a los 39 del mismo periodo del año pasado, o 48 frente a 44 si se tiene en cuenta la estimación. Tráfico afirma que “la información de un periodo de tiempo tan reducido no permite el análisis de la evolución de la siniestralidad, por lo que hay que llamar la atención en el escaso significado de pequeñas variaciones en el número absoluto de víctimas”.

Si bien el número de muertos en accidentes durante este periodo de vacaciones representa el 2,6% del total anual y en lo que va de año “la cifra estimada de víctimas mortales” ha descendido un 5%, hasta 373, la DGT también asegura que la Semana Santa es el momento “más conflictivo” del año. Esto se debe a la multiplicación de desplazamientos en un corto periodo de tiempo, “hacia destinos similares” y “en las mismas horas”.

“Estos datos apuntan la necesidad no solo de mantener, sino de añadir nuevas políticas e incrementar las intervenciones de seguridad vial”, asegura Tráfico. Los factores del repunte son varios y hay que analizarlos con detenimiento, pero desde las asociaciones de víctimas consideran que abrir el debate sobre un posible aumento de velocidad en el límite de 120 kilómetros por hora no ayuda.

Lamentablemente, pese a todas las medidas que se adopten, el descenso de la siniestralidad en carretera sufre un frenazo e incluso un repunte llegado un punto. Ocurrió en Francia, Reino Unido y Holanda y se temía que pasase también en España. “En algún momento el número de muertos aumentará y tendrá que asumirlo quien esté al frente de la DGT”, admitían a principios de año fuentes de la institución. Seguí es consciente de ello y de que se hizo cargo de un departamento que ha cosechado los resultados más espectaculares de toda la historia de la seguridad vial en España. Así las cosas, sembró la duda con unas ambiguas declaraciones sobre el recuento de fallecidos. Según sus palabras, el indicador utilizado habitualmente refleja solo una “fracción del problema” y puede haber “sorpresas” cuando se haga un cómputo real.

Esas palabras fueron las que suscitaron polémica, no el hecho de que se quiera modificar el modelo. La nueva fórmula que se pretende aplicar es considerada positiva por asociaciones de víctimas y de automovilistas. Lo que no comparten es que vaya a haber esas “sorpresas”. “No debería haber una variación excesiva”, afirma Jorge Castellanos, coordinador de movilidad del RACE.

“Aunque se obtiene una aproximación, los criterios utilizados han sido los mismos durante los últimos años por lo que la reducción ha sido real”, indica Francisco Canes, presidente de la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes de Tráfico. Apunta que la diferencia puede estar entorno al 3%, porque la sanidad ha mejorado mucho. “La asistencia inicial es la que más importa”, agrega. Canes defiende que durante un tiempo, “dos o tres años”, converjan los dos sistemas. Así aboga por que el de la estimación desaparezca cuando el real esté consolidado.

Algo más escéptica es la vicepresidenta de Stop Accidentes, Ana Galán. Al no ser el de ahora un dato “100% real” opina que sí puede producirse un incremento en las cifras, aunque no sabría cuantificar de cuánto.

En lo que coinciden todos los agentes que participan en la seguridad vial es en la dificultad de hacer un cómputo real. La propia DGT reconoce que lo que Seguí propone no es fácil. Todo depende de que los centros sanitarios comuniquen cada defunción a Tráfico durante el mes siguiente al siniestro y muchas veces no se consigue. El equipo anterior, liderado por Pere Navarro, ya lo intentó durante casi ocho años, sin éxito.

Más información