La Cortes inician la tramitación de la ley electoral con la protesta del PSOE

Los socialistas cargan contra Cospedal y califican de "tropelía" la tramitación de la norma, que contempla cuatro nuevos diputados

Las Cortes de Castilla-La Mancha han aprobado hoy la toma en consideración de la reforma de la ley electoral de la comunidad propuesta por el PP, que contempla cuatro nuevos diputados, uno para cada provincia, excepto en Albacete, en una votación en la que el PSOE ha escenificado su protesta.

El pleno ha comenzado así el inicio del trámite parlamentario de la reforma de la ley con los 25 votos a favor del PP, que considera que el nuevo texto devuelve la "justicia democrática" a la comunidad.

Por su parte, los parlamentarios del PSOE, aunque no han abandonado el pleno, han decidido no votar como señal de protesta, pues consideran que la ley no garantiza que gobierne quien gane en número de votos.

"No hemos querido participar en esta tropelía y por eso no hemos votado esta proposición de ley", ha dicho en rueda de prensa el portavoz parlamentario del PSOE, José Luis Martínez Guijarro, escoltado por el resto de los parlamentarios socialistas que llevaban carteles en los que se leía "Cospedal mentira", "Cospedal trampa" y "Cospedal pucherazo".

“Creíamos que la palabra de María Dolores de Cospedal valía algo”, ha subrayado Guijarro acompañado por otros 22 diputados socialistas, todos, salvo la portavoz de Educación, que estaba siguiendo el debate. El portavoz socialista ha insistido en que su partido está dispuesto a llegar a un acuerdo, pero no a aceptar "una ley tramposa, hecha con criterios arbitrarios y que solo persigue asegurar la victoria de Cospedal sin necesidad de que tenga que venir los días que solo suele estar en la región a la semana".

La propuesta del grupo parlamentario popular distribuye los nuevos escaños en cada una de las provincias de la región a excepción de Albacete, que se mantendría en diez diputados. Guijarro ha ofrecido dos alternativas concretas al Gobierno regional para alcanzar ese consenso. Ambas, bajo el criterio “de que quien gane por un voto, gobierne”. De este modo, ha establecido la circunscripción única o las cinco provincias impares como sistemas mucho más justos que garantizan lo que el Ejecutivo dice supuestamente perseguir: asegurar que alcance el Gobierno quien tenga más votos.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS