Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una excolaboradora de Cascos será su rival en las elecciones de Asturias

Mercedes Fernández asume el poder en el PP de la comunidad

Ha sido suficiente menos de media hora de reunión para que la diputada nacional del PP por Asturias, Mercedes Fernández, se haya alzado hoy con la presidencia del partido en la comunidad -sin convocatoria previa de un congreso-, haya sido avalada como candidata a la presidencia del Principado en las elecciones anticipadas de Asturias del próximo 25 de marzo y para que haya visto corroborada una lista electoral hecha a su medida.

Aquello por lo que tanto porfió sin éxito durante año y medio el ex secretario general del PP Francisco Álvarez-Cascos –asumir el control total del PP asturiano- lo ha logrado la excasquista Mercedes Fernández sin grandes convulsiones. Las tres decisiones fueron tomadas por unanimidad por el comité y por la junta directiva regionales de la formación.

Ovidio Sánchez, diputado nacional y presidente del partido desde hace 13 años, ha cedido esta responsabilidad para que la asuma Mercedes Fernández. Esta fórmula ya la utilizó el PP cuando en 1998 Sánchez asumió la presidencia del PP regional. Entonces fue Álvarez-Cascos quien, en pleno enfrentamiento con el presidente del Principado Sergio Marqués (PP), hizo valer su condición de secretario general del partido para forzar la renuncia del hoy senador Isidro Fernández Rozada al frente de la formación asturiana y su sustitución por Ovidio Sánchez en la esperanza de que este estrechara aún más el cerco sobre Marqués.

Mercedes Fernández, que encabezó la candidatura del PP por Asturias en las elecciones generales del 20 de noviembre y logró vencer al PSOE y sobre todo al partido de Álvarez-Cascos –FAC fue desplazado a la condición de tercera fuerza política en la comunidad-, reclamó a las direcciones nacional y regional del PP manos libres para formar su propio equipo como condición para liderar la lista del 25 de marzo.

La candidatura ha sido muy renovada, al extremo que no repetirán ni Isabel Pérez-Espinosa, que fue la candidata del PP a presidir Asturias en los comicios autonómicos de mayo pasado, ni el presidente del PP de Avilés y hasta ahora portavoz parlamentario, Joaquín Aréstegui.

El delegado del Gobierno en la comunidad y exalcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, hasta ahora el principal poder fáctico en el PP asturiano, ha sostenido que la candidata “debe tener manos libres para hacer su equipo con gente de su confianza” y que “aunque haya personas que puedan sentirse damnificadas, el PP nunca ha dejado a alguien tirado”.

Tampoco la dirección de la junta local de Gijón (la mayor ciudad de Asturias) ha logrado introducir personas afines en la candidatura. Mercedes Fernández y la dirección del PP de Gijón, que preside la exdiputada y exsenadora Pilar Fernández Pardo, mantienen una mala relación política y personal desde que Fernández Pardo arrebató en 2003 el control del PP gijonés a los casquistas, de los que Mercedes Fernández fue su máxima representante hasta que en enero de 2011 Cascos abandonó el PP para formar un nuevo partido y Mercedes Fernández no le secundó en la escisión. La Junta Local del PP de Gijón expresó su “desilusión, desencanto y desconcierto” con una candidatura autonómica en la que no se siente representada y para la que ni tan siquiera, aseguró, fue consultada.