Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cospedal se atrinchera en el PP

La 'número dos' del partido dice que tiene el apoyo del presidente para repetir en el cargo

La secretaria general trata de controlar más el partido para no perder opciones

Cospedal, durante su intervención en un acto de Nuevas Generaciones del PP.
Cospedal, durante su intervención en un acto de Nuevas Generaciones del PP. EFE

Dolores de Cospedal tiene la firme intención de controlar todo lo posible el PP. Después de tres años en los que no ha estado muy presente en la gestión del día a día del partido, que llevaba más Ana Mato —Cospedal es presidenta y antes candidata de Castilla-La Mancha, una región inmensa que le obliga a viajar constantemente— la secretaria general parece decidida a instalarse en la calle Génova más que nunca. Y a estar encima de todo. “Ha estado más pendiente en las últimas tres semanas, con la organización del Congreso, que en los últimos tres años”, señala un dirigente. Se refiere al congreso de Sevilla, que arranca el viernes y renovará las estructuras del partido ahora que buena parte de los dirigentes se han marchado al Gobierno.

Cospedal está confirmada hace mucho tiempo como secretaria general para otros tres o cuatro años. Por si quedaba alguna duda, las despejó el nombramiento de Ana Mato, su sucesora natural, como ministra de Sanidad. Pero no basta con eso. Quiere ejercer a fondo ese puesto, aunque eso suponga un choque con Javier Arenas, el hombre fuerte del partido, y con el equipo del aparato de toda la vida, siempre fiel al líder andaluz y a Mato, que funcionan como un bloque.

Cospedal quiere mandar más que hasta ahora y para eso necesitará colocar a sus fieles en puestos clave, aunque los dirigentes de su mayor confianza están en el Gobierno de Castilla-La Mancha. Pero antes Rajoy tendrá que cerrar con ella y con Arenas y otros la estructura del partido.

La idea inicial era colocar a un coordinador, una persona que se ocupara del partido mientras Cospedal gobierna Castilla-La Mancha. Se pensaba que en ese puesto estaría Esteban González Pons, que se quedó fuera del Gobierno. Parece que Cospedal, distanciada del portavoz, ha vetado esa solución, que implicaría menor control para ella.

Rajoy esperará hasta el último minuto para cerrar la estructura, pero parece claro que Arenas, González Pons, Mato y la todopoderosa vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría tendrán su cuota de poder.

Con la llegada del PP al Gobierno, Cospedal, que tenía una enorme presencia mediática y aspiraba a mucho más que la presidencia de una comunidad pequeña económica y políticamente y con una situación financiera delicadísima, ha perdido mucho fuelle. Atrincherándose en el PP, y buscando esa presencia mediática, la secretaria general trata de mantener sus opciones para el futuro, señalan varios dirigentes.