Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
polémica en el Congreso

La izquierda y el PNV abandonan el hemiciclo en un homenaje a Fraga

El tributo se ha celebrado a propuesta del presidente de la Cámara baja

PP y PSOE aplauden durante el acto

Los diputados disidentes regresan al hemiciclo. Ampliar foto
Los diputados disidentes regresan al hemiciclo.

La figura de Manuel Fraga Iribarne sigue suscitando amores y odios. Los diputados de la izquierda minoritaria (IU-ICV-CHA, ERC, Amaiur, BNG, Geroa Bai y Compromís) y del PNV han abandonado esta tarde el hemiciclo del Congreso para no asistir al homenaje que le ha ofrecido la Cámara baja. “No seremos cómplices de un homenaje a un hombre del general Franco. No imaginamos un acto como este en cualquier otra democracia occidental”, ha manifestado el portavoz de ERC, Alfred Bosch.

La decisión de rendir tributo a Fraga, que murió el pasado 15 de enero a los 89 años, partió del presidente del Congreso, Jesús Posada, que ha ensalzado su “lealtad y sentido democrático” y el “destacado papel” que desempeñó en la Transición, especialmente como padre de la Constitución de 1978.

“Contribuyó de forma decisiva a la concordia y reconciliación entre los españoles”, dijo Posada, que ha dejado claro que es para él “un gran honor” recordar al fundador de Alianza Popular y ha instado a los parlamentarios a sentirse “orgullosos” de la tarea realizada por quienes permitieron la instauración y consolidación de la democracia en España. Posada ha querido subrayar que siempre hará lo mismo “con otros predecesores ilustres de la Transición”.

Mientras que los diputados del Partido Popular han aplaudido efusivamente tras la lectura del presidente de la Cámara baja, algunos socialistas, como Alfonso Guerra o Elena Valenciano, no lo han  hecho. Tampoco los diputados de CiU, que han permanecido en sus asientos.

Posada, que ya conocía la intención de los grupos minoritarios de izquierda de no acudir al acto, les ha facilitado la salida del hemiciclo y les ha concedido un margen para que pudieran incorporarse de nuevo y llegar a tiempo a las votaciones del pleno. “Es un acto inaudito, impropio y fuera de lugar”, pues supone no barrer el pasado “franquista”, han explicado desde ERC. “No entraremos hasta que se vaya el olor a Fraga”, ha declarado el diputado de Izquierda Unida Joan Josep Nuet. No obstante, la mayoría de los diputados que se han ausentado han seguido la lectura de Posada fuera del salón de plenos, a través de una pantalla de televisión.

El Congreso ya había rendido homenaje a los otros dos padres de la Constitución fallecidos, Gabriel Cisneros y Jordi Solé Tura, aunque esta es la primera vez que el acto se realiza en el hemiciclo. En el caso de Cisneros se celebró en la Sala de Columnas, mientras que el homenaje a Solé Tura tuvo lugar en el Salón de Pasos Perdidos.

Por otra parte, la Plataforma contra la impunidad del franquismo ha enviado una carta a la alcadesa de Madrid, Ana Botella, pidiéndole que no le ponga a una calle el nombre de Manuel Fraga. "Formó parte del Consejo de Ministros que autorizó el fusilamiento de Julián Grimau, los acontecimientos sucedidos en Vitoria en 1976 donde murieron cinco trabajadores así como la responsabilidad en la muerte de Enrique Ruano", argumentan. "Fraga también está detrás de la deicsión de ejecución a los anarquistas Francisco Granados y Joaquín Delgado, asesinados por garrote vil tras un juicio de pantomima en 1963. Un crimen que Fraga justificó por radio y televisión", añaden.