mafia este

La Audiencia acuerda extraditar a Georgia al líder de mafia rusa en España

El tribunal rechaza que el país de destino pueda vulnerar los derechos humanos de Shushanasvili

El líder de la mafia ruso-georgiana en España, Kakhaber Shushanasvili (i), durante la vista celebrada hoy en la Audiencia Nacional para decidir su extradición a Georgia. Shushanasvili fue detenido en Barcelona en marzo de 2010 en el marco de la "operación Java", que se desarrolló también en Austria, Alemania y Suiza, Francia e Italia. EFE/Archivo
El líder de la mafia ruso-georgiana en España, Kakhaber Shushanasvili (i), durante la vista celebrada hoy en la Audiencia Nacional para decidir su extradición a Georgia. Shushanasvili fue detenido en Barcelona en marzo de 2010 en el marco de la "operación Java", que se desarrolló también en Austria, Alemania y Suiza, Francia e Italia. EFE/ArchivoEFE

La Audiencia Nacional ha accedido a extraditar a Georgia al líder de la mafia ruso-georgiana en España Kakhaber Shushanasvili, detenido en Barcelona en marzo de 2010 en el marco de la "operación Java", y reclamado por los delitos de asociación ilícita y extorsión.

La sección segunda de la sala de lo penal de este tribunal ha adoptado esta decisión a instancias de la Fiscalía en un auto hecho público hoy en el que considera que se cumplen todos los requisitos exigidos por la ley para acceder a la entrega de Shushanasvili, que también tiene una causa abierta en el juzgado de Fernando Grande-Marlaska.

Georgia lo acusa de haber extorsionado a principios de 2010 junto con su hermano a otro compatriota suyo que tenía un restaurante en Salónica (Grecia), al que le exigieron un pago de 40.000 euros para no quitarle el establecimiento, aunque finalmente no los pagó.

En concreto, las autoridades georgianas sostienen que Shushanasvili, al que consideraban un "ladrón de ley" en los años 90, que tras huir de su país se instaló en 2005 en España, desde donde siguió desarrollando sus actividades ilícitas, extorsionó al dueño del local a través de skype (servicio de telefonía gratuita por Internet).

El tribunal entiende que la imputación en Georgia en relación al delito de asociación ilícita es más amplio que el investigado en España y descarta que ambas investigaciones "abarquen los mismos hechos", tal y como defendía la defensa de Shushanasvili en la vista de extradición celebrada el pasado 13 de diciembre.

También rechaza que, aunque la llamada de extorsión se cometiera desde España, deban ser los tribunales españoles los competentes, ya que Shushanasvili es ciudadano georgiano, al igual que la víctima, lo que, para la sala, es un "vínculo de conexión más que vendría a reforzar" la legitimidad de Georgia para conocer del caso.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Otro de los argumentos que descarta la sala, integrada por los magistrados Ángel Hurtado, José Ricardo de Prada y Enrique López, es la ausencia de garantías judiciales en Georgia, al considerar que este país ha firmado convenios o tratados internacionales con España y "ninguna duda hay que poner" a que cumpla sus compromisos en materia de derechos fundamentales.

"Habremos de rechazar categóricamente las sombras que se pretenden hacer recaer sobre Georgia a la vista de las garantías ofrecidas por el Gobierno de dicho país en la propia documentación extradicional", concluye el escrito.

Según el auto por el que Grande-Marlaska decretó su ingreso en prisión en marzo de 2010, la organización criminal georgiana "Kutaisi" se asentó en 2005 en España con Shushanasvili como líder, quien en orden jerárquico estaba subordinado a su hermano Lasha Shushanasvili, el jefe internacional de la red, que logró escapar de la operación en Grecia, y su lugarteniente, Koba Shermazashvili.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS