Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda abertzale muestra su “pesar” a las víctimas de ETA y de los Estados

El texto señala que “todas las víctimas deben ser tratadas por igual”, sin distinción entre quienes murieron en atentados o los familiares que acuden a las cárceles a visitar a presos de la banda

El dirigente de la izquierda abertzale, Rufi Etxeberria, junto a la dirigente de Aralar, Rebeka Ubera. EFE

La antigua Batasuna y el resto de partidos firmantes del Acuerdo de Gernika (Aralar, EA y Alternatiba) han comparecido esta mañana en la Casa de la Paz de San Sebastián para dar lectura a un documento en el que muestran su “pesar” las víctimas provocadas “tanto por la violencia de ETA como por las “estrategias represivas y de guerra sucia de los Estados español y francés”.

La declaración se ha hecho pública en la misma sala donde se celebró, en octubre pasado, la conferencia de paz en la que tomó parte, entre otros, el Nobel Kofi Anann y en la que se reclamaba a la banda terrorista el cese definitivo de la lucha armada, decretada justo un mes después. Una treintena de representantes del Acuerdo de Gernika han presentado su reflexión en torno a las víctimas, que ha sido leída por Pello Urizar (EA) y Rebeka Ubera (Aralar) en euskera y por Rufi Etxeberria (izquierda abertzale) y Amaia Agirresarobe (Alternatiba) en castellano. Entre los asistentes se encontraban también la abogada Jone Goirizelaia y Oskar Matute.

El texto señala que “todas las víctimas deben ser tratadas por igual”, sin distinción entre quienes murieron en atentados cometidos por ETA y, por ejemplo, los familiares que acuden a las cárceles a visitar a presos de la banda.

Los firmantes sostienen que la “superación del conflicto político” vasco es la “única garantía” para que no se vuelvan a repetir escenas de “sufrimiento” por ninguna de las partes. Tras reafirmarse en su “compromiso de utilizar exclusivamente las vías políticas”, han llamado a “abrir un proceso de diálogo” entre los partidos políticos. También han mostrado su voluntad de “incentivar” la reparación del dolor causado a todas las víctimas y su reconocimiento.