Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los críticos buscan un líder para desbancar a Vázquez en el PSdeG

La renuncia de José Blanco desata la batalla entre los socialistas gallegos

Ampliar foto
Pachi Vázquez, líder del PSdeG.

Desde que Emilio Pérez Touriño perdió la presidencia de la Xunta de Galicia y cedió los trastos a Pachi Vázquez, el secretario general del PSdeG ha vivido a la sombra de José Blanco. Con un pie en Madrid y otro en tierras gallegas, el vicesecretario general del PSOE mantuvo siempre una calculada ambigüedad sobre su eventual desembarco en la política autonómica, para desasosiego del actual presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo (PP), y del propio Vázquez, al que le ha costado liberarse del padrinazgo del aún ministro. La implicación de Blanco en la Operación Campeón y su anunciada retirada de la primera línea de la política le han dado un vuelco al socialismo gallego, oportunidad que trata de aprovechar el secretario general para blindarse.

Si hasta el momento la cuestión era quién se enfrentaría a Feijóo en las autonómicas, previstas inicialmente para la primavera de 2013, ahora está en juego el liderazgo mismo del partido. El PSdeG celebrará su congreso en las semanas siguientes al federal de febrero. De momento hay un único aspirante, Pachi Vázquez, que ha tomado la delantera para postularse. Enfrente, una amalgama de críticos de distinto signo trata de articular contra reloj una alternativa al actual líder.

La principal desventaja de los opositores al secretario general es su propia heterogeneidad. La siguiente, que de los sucesivos fracasos electorales en autonómicas, municipales y generales no ha salido nadie indemne, y no se vislumbra en el Parlamento gallego ni fuera de él una alternativa libre de culpas. El ministro en funciones Francisco Caamaño, de A Coruña, apareció fugazmente como opción, pero antes de que fuera cortejado por los críticos ya se había declarado al margen de intrigas orgánicas.

Los resultados menos malos son los de Abel Caballero, que revalidó en mayo la alcaldía de Vigo y en las generales dejó a su ciudad por encima de la media gallega. Pero Caballero ya experimentó como candidato la hiel de la derrota en unas autonómicas, cuando enfrentado a Fraga relegó por única vez en su historia al PSOE por detrás del BNG. Hasta hace poco aliado de Pachi Vázquez, la insistencia de este en forzar a Carmela Silva a elegir entre el Congreso y el Ayuntamiento de Vigo lo ha convertido en el más temible de sus opositores. La alternativa de Silva, portavoz del PSOE en el Senado en la última legislatura y mano derecha de Caballero, es la única que presenta cierta verosimilitud para hacer sombra a Vázquez, si por verosímil se entiende una alianza entre A Coruña y Vigo inaudita en el PSdeG.