Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey sanciona la reforma constitucional que limita el déficit presupuestario

En una ceremonia de apenas cinco minutos, ha firmado la revisión de la Carta Magna

El Rey ha sancionado este martes la segunda reforma de la Constitución, que consagra el principio de estabilidad presupuestaria, de obligado cumplimiento para todas las administraciones públicas.

En una ceremonia en el Palacio de la Zarzuela de apenas cinco minutos y en la que han estado representados los tres poderes del Estado, ejecutivo, legislativo y judicial, y acompañada por la Reina, el Rey ha recibido en el Salón de Audiencias del Palacio a los asistentes al histórico acto apoyado en una muleta, ya que el monarca lleva en el pie izquierdo una férula con un tacón incorporado tras la operación del tendón de Aquiles a la que se sometió el pasado cinco de septiembre.

La ceremonia ha arrancado con la lectura por parte del jefe de Protocolo de la Casa del Rey, Alfonso Sanz, del trámite de comunicación de la reforma trasladado al monarca por los presidentes de las Cortes, José Bono y Javier Rojo, respectivamente, presentes en Zarzuela.

A continuación, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha refrendado el texto con su firma y el Rey posteriormente lo ha sancionado. Sólo entonces para estampar su rubrica el monarca se ha desprendido de la muleta, que dejó apoyada mientras escribía ligeramente inclinado sobre la mesa.

Una vez sancionada la norma, el Rey y el resto de los asistentes han posado para una foto de familia. Además de los ya mencionados, acudieron al acto los presidentes del Tribunal Supremo y el Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, y del Tribunal Constitucional, Pascual Sala.

La segunda reforma en la historia de la Constitución española modifica su artículo 135 para incluir en la Carta Magna el principio de estabilidad presupuestaria de las Administraciones públicas. Hasta ahora, la única reforma que había conocido la Constitución se remonta a 1992, cuando se añadió al artículo 13.2 la expresión "y pasivo" referida al ejercicio del derecho de sufragio de los extranjeros en elecciones municipales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >