Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso prohíbe la entrada con bermudas o camisetas de tirantes

La nueva normativa establece lo que llama criterios mínimos pero "claros" de respeto

Bono llamó la atención al ministro Miguel Sebastián por no llevar corbata en el mes de julio

Hemiciclo del Congreso. Ampliar foto
Hemiciclo del Congreso. Europa Press

La Secretaría general del Congreso de los Diputados ha hecho públicas las normas de vestimenta que la Mesa de la Cámara baja -órgano rector del Parlamento- acordó el 21 de junio para garantizar lo que consideran unos criterios "mínimos pero claros" de respeto a la institución. Con esta medida la Mesa pretende evitar que sus visitantes recorran las dependencias parlamentarias con prendas como bermudas o camisetas de tirantes en el caso de los hombres. Estos parecen ser, de hecho, el principal objetivo de las normas, pues ninguna de las reglas especifica prendas prohibidas para las mujeres.

En realidad, como explican desde el Congreso, de los alrededor de 70.000 visitantes que reciben al año las Cortes, solo 4 ó 5 visten de forma que se pueda considerar "poco adecuada", y siempre en verano. El reglamento pretende aplicar "el sentido común" en la indumentaria y pone por escrito unas normas que ya existían desde hace tiempo, para que quienes van a visitar la cámara puedan conocerla con antelación, aclara el Parlamento.

El Congreso establece que el acceso y la circulación por sus edificios se haga con vestimenta adecuada "al decoro exigible" y apunta a que en las comunicaciones a los grupos y visitantes se recordarán estas medidas. Se prohíbe también acceder a las tribunas públicas durante la celebración de sesiones a quienes no vistan pantalón largo o falda. Tampoco se permitirá a los hombres llevar camisa sin mangas o camiseta de tirantes. "Sentido común", insisten, porque no se pretende exigir a los visitantes que lleven traje y corbata.

Las unidades de la Secretaría general en materia de acceso y circulación por las dependencias del Congreso de los Diputados vigilarán el cumplimiento de estos criterios e impedirán la entrada a quienes no se adecuen a los mismos, advierte la nota emitida por la Cámara. No se prevé tener a disposición del público, como se hace en centros religiosos con reglas parecidas, prendas que se ajusten al reglamento y que se puedan tomar prestadas durante la visita.

El episodio de la corbata del ministro

Se trata de "sentido común", porque no se pretende exigir a los visitantes que lleven traje y corbata

La Mesa del Congreso tomó esta decisión hace dos semanas para evitar episodios en los que los ujieres se han visto obligados en veranos pasados a llamar la atención a visitantes con atuendos considerados impropios, según Europa Press.

A principios de esta legislatura el propio presidente de la cámara, José Bono, protagonizó uno de esos momentos con el ministro de Industria, Comercio y Turismo, Miguel Sebastián, al que dio un toque de atención por presentarse sin corbata en una sesión extraordinaria del mes de julio de 2008. Fuentes del Congreso insisten sin embargo en que aquello no tuvo absolutamente nada que ver con la publicación de las normas de hoy -que no van dirigidas a los diputados porque sencillamente no acuden a trabajar en bermudas o camiseta de tirantes-.

Lo cierto es que Sebastián, que acudió con camisa y chaqueta, pero sin corbata, acababa de aprobar una medida en su ministerio para ahorrar energía en el consumo de electricidad por el aire acondicionado, por la que se permitía a los funcionarios no llevar corbata excepto para acudir a actos oficiales.

El razonamiento no le sirvió sin embargo a Bono, que se preguntó: "¿Y si esto [un Pleno extraordinario del Congreso] no es un acto oficial, ¿qué es?, ¿una reunión folclórica?". A Sebastián, respecto a su corbata, le daba igual que fuera lo uno o lo otro: insistió en no ponérsela. Y Bono terminó por regalarle una.