Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso aprueba prorrogar la misión en Libia, que cuesta 14,4 millones al mes

España lleva gastados 43 millones en la operación militar de Libia

La ministra de Defensa, Carme Chacón (izquierda), y la de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, comparecen ante una reunión conjunta de las comisiones de Defensa y de Exteriores del Congreso. Ampliar foto
La ministra de Defensa, Carme Chacón (izquierda), y la de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, comparecen ante una reunión conjunta de las comisiones de Defensa y de Exteriores del Congreso. EFE

El Congreso ha avalado hoy con el respaldo de todos los grupos, a excepción del rechazo de IU y la abstención de UPyD, la prórroga indefinida de la participación española en la operación militar en Libia, que acarrea un coste mensual de 14,4 millones de euros.

Las ministras de Exteriores, Trinidad Jiménez, y de Defensa, Carme Chacón, han solicitado ante la comisión conjunta Defensa-Exteriores del Congreso la autorización para mantener la presencia española en Libia de forma indefinida y en los mismos términos que hasta ahora. Tras más de tres horas y media de debate en la comisión conjunta, la Comisión de Defensa lo ha aprobado por 36 votos a favor (PSOE, PP, CiU y PNV), ninguno en contra y una abstención (Rosa Díez, de UPyD).

Esta misión continuará mientras los libios sigan padeciendo la barbarie del régimen de Gadafi

Trinidad Jiménez

Antes, Chacón ha cuantificado en 43 millones de euros el coste de la participación española en la misión de la OTAN en Libia. Además, Jiménez ha cifrado en casi seis millones de euros la ayuda humanitaria facilitada a Libia, que ha incluido cinco envíos de material sanitario y de primera necesidad.

La titular de Defensa ha reiterado el compromiso de España con la misión en Libia y ha reclamado a la OTAN que extreme las precauciones y evite víctimas civiles en sus acciones. La paz en Libia pasa por la acción política, pero mientras Gadafi siga es necesaria la presión militar y diplomática, ha asegurado Chacón, quien ha reiterado que España seguirá en la operación de la OTAN el tiempo que sea necesario hasta que se logre el alto el fuego, la retirada de las fuerzas militares del régimen de Gadafi y se garantice el acceso de la ayuda humanitaria a la población. La participación española, en cualquier caso, se desarrollará en los mismos términos que hasta ahora y sin implicar acciones sobre el terreno, ha precisado la ministra.

Desde que comenzó la misión el pasado 19 de marzo, España contribuye con cuatro cazas F-18 y dos aviones de abastecimiento para el control del espacio aéreo libio, sin entrar en acciones de combate. Además, tiene desplegados un avión de vigilancia marítima, una fragata y un submarino para el embargo naval de armas. Estos medios, según Chacón, han tenido un coste de 43 millones como se preveía, mientras que los 14,4 millones mensuales que costará prolongar la presencia española en el operativo son una estimación. La intención, ha precisado la ministra, es reducirla con el esfuerzo continuo del Estado Mayor de la Defensa.

184 misiones aéreas

Según los datos aportados por la ministra, los F-18 han realizado hasta ahora 184 misiones, han acumulado 805 patrullas y no han recibido ninguna orden de intervención. El avión cisterna B-707 ha cumplido 68 misiones, 368 horas de vuelo y suministrado 1,5 millones de litros, mientras que el Hércules también de reabastecimiento ha realizado 39 misiones, 200 horas de vuelo y ha suministrado 275.000 litros de combustible.

Por su parte, en la fragata Méndez Núñez, en la operación naval de embargo de armas ha interceptado 117 embarcaciones e inspeccionado 19, mientras que el submarino Mistral ha identificado unas 800 embarcaciones. El avión de vigilancia dentro de esta misión también ha desarrollado 36 misiones, realizado 116 horas de vuelo y ha identificado 525 embarcaciones.

Tras aportar estos datos, Chacón ha afirmado que la participación española es de "gran relevancia" para la operación de la OTAN. En este sentido ha asegurado que tras tres meses de operación los resultados son positivos y los objetivos militares se están alcanzando, es decir que los ataques a la población civil se están reduciendo y, lo que es más importante, se están salvando vidas de miles de personas que corrían el riesgo de ser masacradas por el régimen de Gadafi.

Exteriores apuesta por una solución "desde dentro"

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, ha asegurado que España seguirá participando en la misión militar en Libia mientras Gadafi siga siendo una "amenaza" para el pueblo libio y la región. "Esta misión continuará mientras los libios sigan padeciendo la barbarie del régimen de Gadafi. Estaremos todo el tiempo que haga falta", ha dicho la responsable de Exteriores en su petición de apoyo al resto de grupos parlamentarios.

Jiménez, no obstante, ha apuntado que la solución al conflicto que comenzó a final del pasado febrero "debe venir desde dentro de Libia" y "no debe ser solo militar, sino fundamentalmente política". También ha defendido la reconciliación del pueblo libio y la búsqueda de una solución democrática "lo más inclusiva posible", que asegure la unidad y la integridad territorial de Libia. EN ese sentido, ha reiterado que el Consejo Nacional de Transición de Bengasi, la capital de los anti-Gadafi, es el "representante legítimo del pueblo libio" y es visto por los aliados como un "auténtico socio".

La ministra de Exteriores ha valorado que las presiones militar, diplomática y económica han llevado al régimen de Trípoli a estar cada día "más aislado y debilitado". Jiménez, que ha comenzado su discurso recordando a los militares heridos en el último atentado en Afganistán, ha manifestado que hay semejanzas entre este país y Libia, aunque cada misión tenga una naturaleza diferente. Aparte de tener el amparo de la ONU, ha asegurado que el objetivo común es ayudar a las poblaciones libia y afgana "frente a quienes quieren instaurar un régimen de terror".