Camps saca pecho y liquida al sector crítico del PP en Alicante

Joaquín Ripoll no podrá ser presidente de la Diputación

José Joaquín Ripoll, acompañado de su esposa, tras conocerse que no repetirá mandato al frente de la Diputación.
José Joaquín Ripoll, acompañado de su esposa, tras conocerse que no repetirá mandato al frente de la Diputación.Morell (EFE)

El campismo liquida al ripollismo en Alicante. El presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, defenestró ayer a uno de sus rivales políticos, Joaquín Ripoll, de su carrera hacia un nuevo mandato en la Diputación de Alicante. Al final, no hubo dos listas de aspirantes a diputados por la comarca de L‘Alacantí.

Ripoll, presidente provincial del PP y de la Diputación, optó al mediodía de ayer por “dar un paso atrás para intentar pactar y que el partido no estallara”, según explicaron sus colaboradores. Pero a Ripoll, que tradicionalmente ha controlado el partido en la provincia, no le salieron las cuentas. La lista de los campistas, encabezada por la alcaldesa de Sant Vicent del Raspeig, Luisa Pastor, tenía 66 avales, de un total de 89 concejales de la comarca (un 75%), y para refrendar una lista son necesarios 30 avales.

El campismo hizo ayer una demostración de fuerza en los juzgados de Alicante cuando llegaron todos juntos, y en procesión, los 66 ediles que avalaron a Pastor. Ante la evidencia, José Joaquín Ripoll ni siquiera acudió al acto, después de intentar retrasar la convocatoria con dos estériles recursos ante la junta electoral para aplazar la elección de diputados de ayer por la tarde, alegando que primero debía resolverse la impugnación de dos mesas electorales en Torrevieja.

Ripoll: “En la vida, tan importante es saber ganar como saber perder”

Según fuentes próximas a Ripoll, su retirada formaba parte de “un pacto” para que los campistas incluyeran al alcalde de Mutxamel en el equipo de futuros diputados. El regidor, Sebastián Cañada, acudió con sus colaboradores al juzgado para ver si había integración, pero al final los campistas aplicaron el rodillo y excluyeron a los ripollistas.

Los campistas admitieron que con la renuncia de Ripoll se alcanzó “un pacto global” para frenar cualquier intento de escisión por parte de los ripollistas que sobrevivirán con una clara minoría. De los 20 diputados provinciales del PP, solo cuatro o cinco serán ripollistas. El aparato regional no puede dejar la puerta abierta a un hipotético, aunque difícil, acuerdo de gobierno con los 11 diputados socialistas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los ripollistas más irritados barajan ese escenario como “posible”, dar la presidencia de la Diputación a los socialistas con un equipo de escindidos del PP.

Ripoll, en un acto anoche, todavía como presidente de la Diputación, no aclaró si abandonará el PP y admitió que “en la vida tan importante es saber ganar como saber perder; a partir de ahora dedicaré más tiempo a mi mujer”.

La alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, declaró tras la votación que “había una sola lista y ha sido elegida por unanimidad”, y sobre el futuro de Ripoll dijo: “El PP nunca ha dejado a nadie fuera, y el que quiera quedarse y participar puede hacerlo”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS