Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barreda fija la deuda con proveedores en la quinta parte de lo que dice el PP

La consejera de Hacienda cifra en 416 millones los impagos a finales de marzo

El PP denunció que el Gobierno socialista de Castilla-La Mancha debía 2.000 millones a los proveedores. La consejera de Economía y Hacienda del Gobierno del socialista José María Barreda, María Luisa Araújo, con datos oficiales, según recalcó ayer, sitúa esa deuda en 416 millones a finales de marzo, la quinta parte de lo que afirmaba el PP.

Araújo compareció ante los periodistas para aclarar la situación financiera de la comunidad tras la alarma desatada por los populares, que pusieron en entredicho las cuentas de la Junta y hablaron de “quiebra total”. Tras censurar “la irresponsabilidad del PP”, la vicepresidenta saliente presentó la Cuenta General de 2010, que contiene la liquidación del presupuesto de la comunidad en ese año.

Araújo recalcó que el documento contiene “toda la información que ha solicitado el PP” y que recibió oficialmente el viernes pasado, el mismo día en el que su secretario regional, Vicente Tirado, lanzó las acusaciones más graves, reconociendo que no contaba con datos fehacientes para apoyarlas.

Con el informe, accesible a todos los ciudadanos desde la página web de la Intervención General de Castilla-La Mancha, Araújo quiso defender la transparencia de su gestión y de todo el proceso de traspaso de poderes. La vicepresidenta se sirvió de esos datos “sometidos a la auditoría y control de la Sindicatura de Cuentas de Castilla-La Mancha” para refutar las denuncias de los populares sobre la deuda pendiente y la verdadera situación de las arcas de la Junta.

La consejera cifró en 416 millones de euros la deuda que el Gobierno mantenía con los proveedores a fecha de 31 de marzo de este año. Casi cinco veces menos que los 2.000 millones de euros que denunció Tirado el fin de semana.

Al PP no le pasó inadvertido que la cifra dada ayer por Araújo en conferencia de prensa difiere de la de 700 millones que la consejera reconoció el domingo a EL PAÍS. Por la tarde, el secretario de Acción Parlamentaria del PP en Castilla-La Mancha, Leandro Esteban, denunció “el engaño” al que la vicepresidenta en funciones pretendía someter al Banco de España, a los miembros del Ejecutivo y a los castellanomanchegos. Fuentes del PSOE de Castilla-La Mancha explicaron que los 700 millones a los que se refirió Araújo aludían “al total de la deuda de la comunidad, incluyendo los 416 millones a proveedores y a otros organismos y entidades pendientes de cobrar”.

Araújo asegura que en la comunidad no hay deudas ocultas pendientes de pago

La única cifra en la que coinciden PP y PSOE es en los 639 millones de déficit acumulado hasta el 30 de abril. No obstante, las interpretaciones que del dato dan ambas formaciones son bien distintas. Para los populares esa cantidad implica un incremento de los 7.000 millones de deuda que ya tiene la comunidad, según dijo Esteban. Para el Gobierno de Barreda la cantidad supone el 1,7% del PIB, medio punto menos que el del año anterior, que ascendía al 2,2% -muy por encima del límite del 1,7% que el Ministerio de Economía fijó para 2010-.

La consejera lamentó el empeño del PP por cuestionar el estado de las finanzas autonómicas y acusó a los populares de “socavar la confianza de los mercados” con su comportamiento desleal y reveló que, días después de que la agencia Fitch retirara la vigilancia negativa sobre la deuda regional, el lunes la agencia Moody’s se puso en contacto con ella “alarmada” por las noticias que habían aparecido en medios de comunicación. Araújo, no obstante, quiso hacer un llamamiento “a la calma y la tranquilidad”.

La agencia Moody’s llamó “alarmada” tras las denuncias del Partido Popular

Para la consejera, el comportamiento del PP “parece esconder la política de recortes” que “no ha contado en campaña” y que tiene previsto aplicar cuando gobierne. Esta interpretación está en sintonía con el argumentario que ayer distribuyó el PSOE de Castilla-La Mancha entre sus dirigentes y en el que se recalca que “el único objetivo” de “la estrategia” de los populares es “pintar todo muy negro para luego no tener que cumplir sus compromisos electorales”. En el documento, de seis páginas, se enumeran “las mentiras” de la formación y se aportan datos para rebatirlas.

Tras la bronca de las cuentas, cordialidad en el traspaso

La enconada desavenencia entre ambos partidos en las últimas semanas, en un periodo previo a la constitución de las nuevas Cortes regionales el próximo día 16, no se ha trasladado a la relación entre el consejero de Presidencia, Santiago Moreno, y Tirado, los dos interlocutores designados para llevar a cabo el traspaso de poderes.

Ambos celebraron ayer una reunión en las Cortes después de que Moreno anunciara la suspensión de los encuentros preparatorios entre los dos partidos. “Normalidad” es el término que los dos dirigentes utilizaron para definir el clima de la entrevista.

“El problema no está en las reuniones sino en lo que pasa en las conferencias de prensa”, declaró ayer a este diario Moreno. El consejero explicó que toda la documentación que ha solicitado el PP le será entregada a los consejeros entrantes. “El traspaso de poderes es de Gobierno a Gobierno, no de Gobierno a partido”.

Tirado destacó que su partido está dispuesto a hacer un traspaso con normalidad para seguir informados de la “difícil, dificilísima situación económica a la que nos han llevado los responsables socialistas de Castilla-La Mancha”.

Ambos han confirmado que continuarán los encuentros para el traspaso de poderes. El próximo será este viernes.

Datos y desmentidos

  • Deuda a los proveedores. El PP aseguró que ascendía a 2.000 millones de euros. La consejera de Economía dice que a 31 de marzo ascendía a 416 millones, cinco veces menos.
  • Cargos “recolocados”. El coordinador económico regional del PP, Marcial Marín, afirmó que eran 3.000. El consejero de Presidencia puntualizó que durante el mandato de José María Barreda solo ha habido personas en altos cargos (121) o como personal eventual (122).
  • Empresas públicas. Los populares declararon que había 92. El Gobierno socialista puntualizó que existían 24 y que, tras la remodelación del sector, se redujeron a 13.
  • Nóminas de los 70.000 funcionarios. El secretario regional del PP, Vicente Tirado, aseguró que peligraban los salarios del mes de junio. El consejero de Presidencia explicó que las nóminas mensuales asciende a 275 millones de euros y que Castilla-La Mancha recibe mensualmente del Estado central 350 millones de euros al mes, con lo que su pago está garantizado.

Más información